Mostrando entradas con la etiqueta Lo cotidiano en el matrimonio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Lo cotidiano en el matrimonio. Mostrar todas las entradas

20 febrero 2021

Vida conyugal de larga duración

 En esta cultura de la soberbia y del orgullo que quiere abrirse camino a toda costa, se nos abren caminos diferentes a las discusiones y controversias, conflictos y disturbios. Las autopistas espaciales nos llevan ahora al planeta Marte pues se sabe que hubo vida de algún tipo ya que buena parte del planeta era agua, y nos lo irán explicando en la medida que se descubran novedades. Así nuestro conocimiento se ampliará más allá de la pandemia que nos asola.


Y buscando en diarios digitales católicos nos hemos encontrado con una noticia que ha dado la vuelta al mundo, y el medio de comunicación que ha querido la ha publicado. Son noticias de esperanza para la institución matrimonial que constantemente la sociedad de la muerte la quiere desvirtuar pues su objetivo es conseguir un híbrido varón-mujer, y que la procreación sea de laboratorio, y con ello romper con Dios, el Creador.

Por eso no son habituales las noticias de vida conyugal de larga duración. Copio directamente de la web INFOCATOLICA: Margaret y Derek se hicieron novios con 14 años. A los 21, contrajeron matrimonio. 70 años después han muerto con tres días de diferencia. Primero él, luego ella. Estaban ingresados en el mismo hospital y el personal médico consiguió que se pudieran despedir días antes de su fallecimiento.

INFOCATOLICA

No dudamos desde aquí que Margaret y Derek ya gozan del descanso eterno junto a Dios y que por la sabiduría del Altísimo ya sabrán qué ocurrió en el planeta Marte para que se secara.

22 noviembre 2020

Un vídeo de la serie "Un sí para toda la vida"

 Mi testimonio sobre el Matrimonio católico está formado por un conjunto de
experiencias, amores y desavenencias acumulados por más de cuarenta años junto a mi marido. Se une a ello el conocimiento recibido por otros matrimonios que me han rodeado, de familiares, compañeros de trabajo, vecinos, amistades, etc. lecturas, películas y una montaña de cosas que no sabría describir en breves líneas. Y, además, haber estudiado este sacramento sagrado y su versión jurídica en las leyes civiles o humanas.

Este bagaje es maduro, vivido y estudiado. Pero ¿Qué nos dirían los jóvenes que se van a casar o apenas llevan casados y entregados un lustro?

Creo que, aunque sean jóvenes, nos pueden aportar nuevas impresiones que nos ayudarán con más luces para seguir adelante en la entrega.


Sigue el testimonio de cuatro parejas de jóvenes portuguesas:

El día ideal para la boda

13 agosto 2020

La formación continua en el Matrimonio

En la vida profesional, la formación continua es obligatoria para no quedarte atrás. Como cristianos, también la formación continua se hace imprescindible para poder ser apóstoles de nuestro tiempo, una era veloz en acontecimientos. Y como marido y mujer, esposos, en una palabra, también.

En el Matrimonio, aparecen luchas con nuestro YO egoísta, y la entrega y el compromiso que esperan de nosotros. Es decir, parece que esté en juego nuestra libertad. Por ello, para los esposos católicos que todavía están a tiempo de mantener vivo el matrimonio por el que se unieron ante Dios, la formación como tales tampoco debe parar.

No se trata de proponer ahora estudiar de codos todo un curso que puede llegar a ser agotador de no se cuántos meses, sino de cogeros de la mano y ver y escuchar los vídeos del Padre Espinosa de los Monteros, sacerdote mejicano, y con un don de la comunicación impresionante, por su simpatía y acierto.

En este blog lo hemos citado en varias ocasiones. Hoy propongo un vídeo de 5 minutos, que es un extracto de una conferencia de 45 minutos, que también la adjunto. Va dirigido tanto a las esposas como a los esposos que confían en Dios y en sus designios, y a todos los demás, aunque les extrañen los consejos.

El vídeo es sobre aquello que producimos cuando nos hieren … ¿Será la ira?

Padre Espinosa de los Monteros, extracto de conferencia

Padre Espinosa de los Monteros, conferencia de 45 minutos

06 julio 2020

Los amigos de mi familia


Nuestro amigo Fernando Sánchez Marcos murió en la madrugada del 4 de julio de 2020, después de sufrir siete años de una enfermedad tumoral que llevó con heroicidad y serenidad. Su esposa, mi querida amiga Pilar, ha estado una pieza angular en el sufrimiento de cada tratamiento, viviéndolo con entereza y esperanza en la paz de Dios junto a su esposo, el apoyo de sus dos hijos varones, incondicional en todo momento.


El funeral católico ha sido muy entrañable. La iglesia se ha llenado verdaderamente de amigos y familiares. La viuda nos ha regalado muchas sonrisas de agradecimiento por nuestra presencia. Los hijos, al final de la celebración eucarística, han hablado de su padre ¡tan bonito! que ya quisiéramos muchos que nos mereciéramos al morir, aunque sea una cuarta parte de lo que han referido de Fernando. El coro de voces femeninas, acompañado del organista, parecía que en su lugar cantasen los ángeles custodios que estaban con nosotros.

Se ha dicho de Fernando que le gustaba mucho viajar por el mundo con su familia, de congresos o con sus amigos. Recuerdo especialmente el viaje que hicimos con ellos a Normandía. Mi marido, muy amigo de Fernando, y él vivieron intensamente, durante una semana, todos los hechos ocurridos en aquella región aludiendo al Desembarco de las tropas aliadas durante la II Guerra Mundial del siglo pasado. ¡Qué buenos recuerdos aquellos! Y tantas otras celebraciones, excursiones, romerías, almuerzos y cenas en su casa, siempre llenas de un gran sabor de conocimiento y de respeto a la diversidad y a la globalidad, pero si dejar de seguir el camino arduo que nos señala Jesucristo.

Fernando, lo recordaremos todo y estaremos muy muy cerca de Pilar.



16 abril 2020

Bueno es, seguimos juntos


En estos días de confinamiento, hemos celebrado mi marido y yo un nuevo aniversario de boda, una nueva afirmación de nuestro compromiso dado, en aquel año en el que el referéndum nacional aprobara la Constitución en España, en aquel año en el que la Iglesia tuvo tres Papas, San Pablo VI, Juan Pablo I y San Juan Pablo II, un año de muchos cambios en nuestro país, en la Iglesia y en nosotros también. Y todo ha seguido cambiando. Es el ciclo de la historia y de la vida.


Los avatares que siempre hay en todas las familias, a buen tiempo o con marea, se han ido superando, rezando y pidiendo gracias a Dios para ello. Como siempre se dice, y es cierto, no es fácil, pero si existe amor hondo en cada uno de los dos, se puede ir superando todo. Muchos matrimonios lo saben, otros creen que lo saben y otros se rompen para siempre. Y no hay que darle más vueltas. Nadie es perfecto, pues lo es sólo Dios.

Y ahí vamos, recordando qué hicimos en esta misma fecha el año pasado y otros muchos, y el resumen es que seguimos juntos.

Así que en estos días de pandemia podemos los matrimonios ahondar en temas en los que no hayamos tenido valor o tiempo para platicarlos. Pero, por favor, que de nuestras bocas salgan muchos corazoncitos y ningún dardo envenenado. Pues para planificar viajes y vacaciones siempre estaremos a tiempo, las ganas son sobradas.

21 febrero 2020

700


Setecientos es la cifra de artículos que este blog ha publicado desde su inauguración en las redes en la primavera del año 2011. Hemos estado batallando siempre y a contracorriente por la institución matrimonial, especialmente, católica, sin olvidar que todos los matrimonios por cualquier rito pueden tener un fondo sagrado por el valor de la entrega mutua que se hayan establecido.


En todo este tiempo han participado, algunos colaboradores a los que el equipo le da las gracias. Hemos recibido insultos y ataques en los comentarios, que se han ocultado al público porque no aportaban nada nuevo, solo vomitaban odio. Y a su vez muchos comentarios que animaban a seguir en esta brecha difícil que es el apostolado en las redes sociales. También les doy gracias a unos y otros, porque en esta vida todo es para bien.

Realmente es exigente la doctrina católica y la preparación al matrimonio es breve. Por ello, en el sí de la Iglesia Católica están cambiando muchas cosas para favorecer matrimonios más sólidos para las próximas décadas. Mientras tanto, la plaga de rupturas matrimoniales está en todas las familias por las que hemos de rezar para que la vinculación que exista, especialmente por los hijos que hayan tenido, sea cordial y correcta.

Nosotros, desde este blog, seguiremos poniendo el granito de arena, comentando e informando sobre la institución matrimonial, tan vapuleada y en desuso. Pero en la medida que podamos, seguiremos haciéndolo.

20 julio 2019

Taller de verano (I) : Amigos, siempre


Los Apóstoles encontraron en Jesús al mejor amigo que pudieran desear. En ese caminar imitando a Jesús, podemos ser para nuestro cónyuge un amigo en el rol de esposa, o en su caso esposo. ¿Por qué no?

Os propongo unas palabras que son acciones o capacidades, o actos. Y en un ratito de reflexión individual, a modo de ejercicio de amor, vamos a ver si esa amistad esponsal contiene algo de todo ello:

Interesarse por el otro
Compartir
Acompañar
Tiempo
Su nombre
Diálogo
Lineal, a pesar de los altibajos
Sentimientos
Perdón
Disponibilidad
Empatía
Favores
Aficiones
Curación
Preocupación
Don, darse
Memoria
Detalles
Alegría
Respeto
Comprensión
Para siempre
AMOR.

20 enero 2019

Cogidos de la mano


A renglón seguido de nuestra celebración matrimonial, en la que celebramos nuestros cuarenta años de enlace matrimonia, iniciamos un viajecito amoroso. 

No repetimos el destino de hace 40 años, pero sí fuimos a un lugar que ya conocemos, del que nos quedamos con ansias de volver. El traqueteo del tren durante varias horas nos permitió dejarnos llevar por el sueño y por la imaginación de tantos lugares que hemos visitado durante tantos años, primero solos, luego con nuestros hijos, y ahora con los nietos.


Paseamos por la Concha de San Sebastián, por el Monte Higuelgo, por sus playas y absorbimos el olor del Mar Cantábrico, de profundo mar de adentro. Cuando visitamos anteriormente esta ciudad, fue en un verano abrasador sufriendo temperaturas altísimas para ese lugar. Pero en esta ocasión la temperatura era más baja y con ventisca, muy agradable. Allí, sin prisas, sin horarios, hicimos y deshicimos, con muchos silencios a veces, todo eso que ha llenado de amor todos estos años. Nos censuramos cualquier ir y venir de ese pasado vivido, en el que los dolores y resentimientos se hayan curado con amor y paciencia. Y por amor estuvimos allí mirándonos a los ojos, abrazándonos con ¡tanto! cariño que nos permitimos unas lágrimas de alegría, aderezadas con algún vino, pinchos, dulces y paseos por la playa.

Después de esos tiempos, no ya de nosotros mismos sino de nuestro Matrimonio, es decir, aquello que hemos creado al hacernos una sola carne, sin remedio, volvimos a nuestra populosa Ciudad, a ese techo que uno tiene donde volver siempre, con el corazón lleno de emociones, a pesar de ser ya unos sesentones.

09 marzo 2018

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta



Creo, como otras personas dicen, que el pasado está sobrevalorado. A veces nos torturan recuerdos, cosas y sueños que fueron pero que hoy no son. En cambio, ahí estamos dándole materia a nuestro interior para machacarlo un poco más y no estar pendiente de lo que tenemos delante que es lo único real y tangible en ese momento. Así que vamos a abrir nuestros ojos y los del corazón también y comprobaremos qué es lo que hay.

En mi caso, lo que veo es que he recorrido un camino muy largo con mi marido, lleno, llenísimo, de bienes y vacíos, de contradicciones y de soluciones, de mucha pasión y de amor más profundo, de hijos, de nueras y nietos y nietas, y sobre todo de ganas de vivir a tu lado, a pesar de tanto dolor vivido, a veces.

Mi caso, puede ser como el tuyo. En ningún matrimonio se vive la paz solazmente. ¡Cuántos! después de un hartazgo mal vivido, van corriendo al divorcio exprés y si cabe, a la nulidad eclesiástica, como si con ello se fueran a borrar muchos años de matrimonio, que empezó muy bien pero que alguno de los dos (o los dos) no supo sobrellevar los cambios que en el matrimonio se producen, como los económicos, los de aspecto y de salud, los patrimoniales y los laborales, los sueños y las ilusiones, todo, en fin, cambia con el tiempo, a veces de forma inesperada y uno no sabe dónde está.

No digo nada extraordinario, ni nada raro, a todos nos suenan los cambios en el matrimonio, la cuestión es saberse adaptar, congeniar, convivir, luchar… con todo ello. Y no es fácil para nadie, aunque con Dios de tu parte, se lleva mucho mejor.

Así que mi marido y yo hemos decidido celebrar nuestros 40 años de matrimonio en común. Y si en algunos países las bodas duran varios días nosotros también hemos decido estar de fiesta en fiesta el mes al entorno de la fecha clave de nuestro enlace, que este año cae en tiempo de Pascua, ¡Gracias a Dios! ¡Durante el mes de abril todo irá enfocado a celebrar el Matrimonio!

Es cuestión de ir pensando, y salen, al cabo de la calle, muchas cosas.

Anímate, habla con él. Quizá tendrás que darle ideas inicialmente… pero lo mejor es acabar concretando las cosas de mutuo acuerdo, que es lo que vale la pena. Por mi parte os iré explicando nuestro multiplan.

08 octubre 2017

Cuando éramos novios no te perdoné

Acudí a la meditación espiritual mensual. Es una actividad que me ayuda a formarme en doctrina cristiana. El sacerdote en esta ocasión nos habló de la Confianza, de fiarse de Dios. De allí situó su reflexión en fiarnos de nuestros hermanos y hermanas cristianos, y a saber perdonar. Pues es imprescindible en un cristiano saber perdonar y hacerlo de verdad.

El sacerdote ante un público mayoritariamente femenino nos explicó un affaire que le sucedió en su labor pastoral. Nos situó en determinadas situaciones en las que lloramos, porque nos reímos ¡tanto!,  o por asuntos auténticamente graves. El caso concreto a que se refirió fue el de un hombre joven que le pidió hablar aparte. Cuando se cerró la puerta de la sacristía, el hombre se echó a llorar amargamente. Una vez recobró la serenidad, le explicó que su esposa se había enfadado mucho con él pues le había prometido que llegaría más pronto del trabajo y volvió a llegar tarde a casa. Le echó en cara su promesa, promesa que no era la primera vez que rompía. Mientras él intentaba disculparse, la mujer hizo una inflexión y le dijo “Cuando éramos novios llegaste tarde a …” Al oír estas palabras, él se ofuscó de tal manera que no pudo discutir más.

La amargura de ese hombre, el motivo de tantas lágrimas, fue la reflexión, la pregunta retórica, que le hizo al sacerdote, si no me ha perdonado que llegara tarde aquel día cuando éramos novios ¿Cuántas más cosas no me ha perdonado en 20 años de matrimonio?

Por llegar tarde a casa para cenar, se quebró profundamente la confianza en ese matrimonio. Seguramente la señora debía estar harta de esa conducta. Pero también es cierto que es mejor perdonar pues no vale la pena…. Llegar tarde a casa ¿es algo tan importante como para quebrar un matrimonio?


Creo que es mejor no montar follones ni dramones por temas que no lo merecen. No hay que gastar energías en tonterías. Y si se te ha hundido el suflé y lo has hecho varias veces porque a él le gusta, no lo vuelves hacer y listo. La tortilla de patatas fría incluso es más buena. Ponte a pensar, y con la ayuda del Espíritu Santo encontrarás asuntos por los no vale luchar tanto.

05 julio 2017

El Matrimonio no tiene vacaciones


El Matrimonio no es ajeno a la persona, ni a la casada, ni a la soltera, ni al religioso ni al ordenado, incluso en pleno verano. El matrimonio es una institución divina, creada por Dios en la creación del mundo que conocemos. Creó Dios al hombre y a la mujer y los unió. Cristo lo elevó a sacramento. Por lo tanto, el matrimonio es cosa de todos. Todos somos responsables de que estas uniones sean sagradas. Nadie puede girar la vista al otro lado, como diciendo, esto no va conmigo.

Pero la responsabilidad estará medida según el conocimiento que se tenga de la trascendencia de esta institución. Y en estas fechas estivales y calurosas, en las que la ropa se queda en el armario, se agitan las transparencias, suben los peinados, y los abanicos explican con sus gestos ciertas sensaciones, los deseos carnales o sexuales tienen menos tiempo de maniobra para frenar el ímpetu. Por ello, el Matrimonio ahora está más en peligro, y no solo el concepto divino sino también tu matrimonio o el mío.

Hay que saber caminar mirando el suelo de la calle o las sillas de una cafetería o los pies de una playa, porqué hay mucho personal atractivo en nuestro entorno, o simplemente con ganas de plan… tanto hombres como mujeres, aunque las mujeres somos siempre las que, a la larga o a la corta, salimos perdiendo. En aras de la libertad, no podemos ir por ahí sin auto protegernos, o esperar a que nos protejan.


Recordad que el matrimonio contiene tres dones importantes: el sacramento, la gracia sacramental en el sentido sagrado; el amor de los esposos; y los frutos, los hijos biológicos o no, como también los hijos espirituales. Estos tres dones nos mantendrán firmes. Y si golpea la tentación, cortar de raíz. No importa ser antipático. Cortar al inicio, del brillo en los ojos o ese de palpito natural, es la mejor solución.

27 mayo 2017

El amor se riega cada día


Aun en los peores momentos del día, el amor se ha de regar con … una notita con un corazoncito, un detalle doméstico, un beso porque más no te apetecen, una caricia ligera, una llamada inusual, llegar antes a casa, no mirar a otro que pudiera gustarnos si insistimos en mirar, rezar una oración solo pensando en él, no refunfuñar o refunfuñar menos ese día, bajar el tono de voz, despabilar en los asuntos domésticos, controlar los gastos y hoy no comprar nada, fumar menos o no fumar porqué te morirás antes, no criticarle. 

Y así sucesivamente.

Aunque vayan muy mal las cosas, un pequeño esfuerzo positivo puede evitar que ese día haga lo que tenía pensado: irse de casa.


10 mayo 2017

Nos gusta estar casados

Gente ingeniosa trabaja para empresas que influyen muchísimo en la opinión, enviando por la red mensajes o "memes" con dibujos, fotos, gráficos, vídeos, etc.  Es más, son creadores de tendencias de opinión y de crítica, y también de difamación. 

Al entorno del matrimonio hay miles de "memes" circulando por la red, tanto a favor como en contra, pero la genialidad del de Mafalda es que, sin ir en contra del matrimonio (civil o religioso) con pocas palabras ensalza la soltería. De entrada, te hace mucha gracia, porque la tiene, pero luego, piensas. Porque Mafalda también discurre.

Es cierto que en la soltería no hay esposo ni suegra y la soltera puede estar sin buscar nada porque, como dice Mafalda, está en la Gloria. Yo estoy segurísima que la Gloria es algo más que estar sin suegra ni esposo.

Pero sigue siendo curioso que nos haga reír de pronto, como si en el fondo, todas las que hemos reído, estemos deseando perder de vista al marido y a la suegra.  Y en estos, en nuestros impulsos inmediatos no controlados, juegan los autores de los “memes” y en breve se hacen virales porque muchos receptores al mismo tiempo se convierten en duplicadores. Y se crea una opinión, una tendencia, algunas a la largo plazo que por eso mismo se hace corrosiva.

Nadie está obligado a casarse, lo sabemos, pero nos gusta estar casados y que nos prometan amor para siempre. Esto da una seguridad que tiene raíces antropológicas. Así que no es nada extraño que las personas se sigan casando. El cristiano ha de entender que el matrimonio, además de generar ese bienestar natural, el matrimonio es una vocación, es una llamada de Dios exigente, pero no imposible de cumplir. La vocación matrimonial, sustentada en el sacramento del matrimonio conlleva la gracia de Dios consigo para que los esposos sean una sola carne sin ruptura humana posible, salvo la muerte.

Unida a la vocación matrimonial, va el esposo, la suegra y todo lo demás. La soltería planteada sin buscar nada es egocentrismo. Pero la verdad sea dicha: no toda la soltería es tan banal.


02 mayo 2017

Se casan contra viento y marea

Se han publicado en los medios las últimas cifras de matrimonios celebrados en España, con una caída evidente de año en año, tanto los civiles como los católicos. Barcelona recoge la menor cifra de matrimonios de todos los tiempos en relación al resto de España y desde que se computan cifras. En definitiva, las parejas se ajuntan, con compromisos a medias. Y una minoría se casa.

Y mi marido y yo nos hemos encontrado con una porción de esa minoría, en este fin de semana. En el paseo que bordea la zona litoral de la comarca del Baix Penedés, en la provincia de Tarragona, bañada por el Mediterráneo, vimos como a unos novios, probablemente después del enlace, varios fotógrafos les estaban fotografiando o video grabando para el álbum más bonito de su vida.

En medio de un tiempo borrascoso, con oleaje y viento, los novios hacían poses muy sonrientes, pues realmente estaban felices y nada les importaba, ni aquellas nubes negras, ni las olas que estaban trepando el espigón del puerto. Ellos adelante, y como dice la frase contra viento y marea.  De esa manera, han iniciado un nuevo camino.

Les deseamos mucha felicidad y mucha paciencia mutua para mantener la felicidad, aunque cueste.


02 abril 2017

Si estás enamorado no te cases

Pues el enamoramiento no es lo único que sostiene el matrimonio. Abre el link y
siendo muy breve las explicaciones nos ayudan a hacer ese gran paso para seguir en el camino del matrimonio, por mucho tiempo.



18 diciembre 2016

Amoris Laetitia también en Navidad

Una vez decidida la fecha de boda, lo siguiente más bonito es prepararla. La organizarán los novios, con la ayuda de los padres respectivos y los asesores de eventos. Sin embargo, este es el aspecto más lúdico y divertido del compromiso para siempre. Lo más importante es prepararse para el día siguiente y los que vendrán. Los efluvios de las fiestas son efímeros, en cambio los problemas que aparecerán al nacer el matrimonio se han de afrontar, resolver y asumir.

Hablar de ello en los momentos de más enamoramiento no es tirarse un jarrón de agua fría por encima, es hablar realmente de algo básico para la supervivencia del matrimonio. Los novios han de saber que la boda es, en sí misma, la culminación del noviazgo y a la vez el inicio de la vida de un matrimonio, la vida de dos en uno. Así que los futuros cónyuges se han de preparar muy bien para poder entender qué significa decirle al otro para toda la vida.

Antes de casarse, hay que formarse. Para ello propongo que nos fiemos del Papa Francisco. Su Santidad publicó Amoris Laietitia. Se ha de leer desde el principio hasta el final, y no a trocitos pues es un texto construido para ser leído así. Es animante y pedagógico. La lectura no se hace pesada y es universal. Está abierta de tal manera que cualquier persona puede sentirse acogida.

Aquí las madres podríamos tomar la iniciativa de comprar el librito y regalarlo pues también es un libro para matrimonios jóvenes, para matrimonios en la madurez; para sacerdotes, catequistas, formadores, e incluso para los periodistas para que informen bien sobre lo que dice y escribe el Santo Padre. 

Si ya somos suegras, hemos de consultarlo con los hijos o con las hijas, no vayamos a meter la pata e iniciemos las próximas fiestas con un tema espinoso con las nueras o los yernos.




15 noviembre 2016

En la salud y en la enfermedad

Dimematrimonio ha permanecido inactivo. Me he dedicado por entero a mi marido que ha estado muy grave. El mismo día de su cumpleaños, él estaba en la UCI. Por unas horas me pareció sentir en sus manos, que se cogían a las mías, que le había llegado el momento de irse con Dios. Estaba preparado. En esta ocasión el paso por la UCI ha sido importante, con varias transfusiones, respiración asistida y todas esas cosas que se le instalan a un enfermo grave para que no se muera.

Su convalecencia está siendo muy buena, gracias a Dios. Ya salimos a la calle a hacer paseítos. Y se reinician las rutinas. Mucha gente ha estado rezando por él, la familia, las amistades y muchas personas que no le conocen pero que en la santa misa rezan por los enfermos y por sus cuidadores. Y como la oración no se pierde, ha dado sus frutos.

Me quedé agotada debido a tantos días y noches sin dormir. En algunos momentos la actividad de los auxiliares de clínica, los enfermeros y los médicos, en el hospital, fue frenética. Jornadas de poco descanso, haciendo cabezadas de sueño al tiempo que mi marido dormía. Rosarios intensos rezados cómo se podía, misas cortísimas por llegar ya empezadas y salir sin esperar a la bendición final. Un ir y venir de ofrecimientos de obras pues los enfermos también sostienen la Iglesia.

Y en el trabajo profesional, ausente, no se puede estar en dos sitios a la vez ni con el corazón dividido. Has de estar en lo que haces y hacer lo que debes.


Esto ha sido así: Para lo bueno y para lo malo, en la salud y en la enfermedad ningún mérito. Aunque lo malo, Dios mío, si no fuera por Ti, ¿Cómo lo llevaríamos?

07 septiembre 2016

Pilares matrimoniales

El matrimonio se cimienta:

1. Primero en Dios, después de Él los demás y, por último, yo.


2. Luego, en el amor. No se trata solo de la atracción física y el enamoramiento, sino también en quererse tal como se es o se llegue a ser.

3. Le sigue el respeto, la no violencia ni psíquica ni física.

4. La confianza, esa cualidad de saber que la sinceridad es lo que rige entre vosotros: ni una sola mentira, ni antes ni después de casarse.

5. La comunicación, es decir, dialogar, escuchar, ceder y rendirse.

6. La fidelidad, tu y yo, ambos para siempre, el uno con ella y ella con él para toda la vida.

7. Y el compromiso, que significa la entrega total, como broche de oro.