Mostrando entradas con la etiqueta De cine. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta De cine. Mostrar todas las entradas

20 febrero 2016

Rastros de sándalo

La adopción es un acto de amor impresionante. Requiere previamente una renuncia a los deseos y aspiraciones que los padres (padre y madre) habían deseado. Así, el padre y la madre adoptivos, salvo en contadas ocasiones de egoísmos que no se han superado antes del acto de la adopción, se sienten plenamente felices y satisfechos con su nuevo hijo o hija que llega a sus brazos. 

Pero ¿Y los hijos o hijas adoptados? ¿Qué recuerdo tienen de la separación de sus padres naturales? ¿Cómo fue? ¿Lo tiraron a un cubo de basura? ¿Lo abandonaron en una entidad social? ¿La madre al momento de dar a luz, no quiso ni verlo?... Podríamos hacer cientos de preguntas, y todas las respuestas serían muy tristes.

Sin embargo estas preguntas, el hijo o hija adoptados se las hace. Saben que las respuestas serán dolorosas, pero efectivamente, necesitan respuestas, aunque sean felices con los padres adoptivos. Se trata de algo profundo: conocer la propia genealogía, el propio origen familiar, lo cual es natural y muy importante para la evolución e integración social de cada individuo.

En esta tesitura, se desarrolla la película Rastros de sándalo. Nos sitúa en la India de hace unos 40 años aproximadamente, en una zona deprimida del interior. Allí en una casa muy pobre, nace una niña preciosa, y muere la madre debido al esfuerzo y el desangrado del parto. A partir de ahí, se suceden cosas tremendas. Las mujeres que asisten el parto pretenden matar a la bebé pero su hermana mayor de 6 años la salva y la cuida, hasta que le arrancan la niña y la entregan a un orfanato religioso. La hermana mayor durante muchos años arde en deseos de encontrar a su hermanita. Un día, por fin, le surge una nueva pista que parece más segura que las anteriores, pero está en Barcelona (España), al otro lado del mapa. A pesar de ello, emprende el viaje a esa ciudad.
No os digo más….

En la vida real esta historia sucedió verdaderamente en Barcelona. Sin embargo, los hechos se sucedieron a la inversa. La niña adoptada fue la que buscó a su hermana en la India. La encontró. Y de aquel reencuentro brotó un libro y muchas noticias sobre la adopción.


La película Rastros de sándalo está dirigida por María Ripoll, de la cual ya hemos comentado otras películas. Es apta para todos los públicos y la vi desde mi butaca, pero en esta ocasión, desde el asiento de un tren rápido de largo recorrido en dirección a Pamplona (España). Está llena de rasgos humanos, algunos sorprendentes y contrapuestos por las culturas que se mezclan, incluso puedes percibir aromas y luces diferentes, perfumes y sedas de colores, y te contagia las ganas de bailar. 

28 noviembre 2015

Hablar y escuchar sin violencia

Los asuntos de familia son aquellas cosas, cuestiones, problemas, cosillas, (¡sin violencia, claro!!) herencias, hijos ilegítimos…. que no hace falta airear al resto del mundo, aunque hierva al rojo vivo un periodismo que favorece el morbo de aquellas personas que quieren curiosear en esos asuntillos de gente conocida o bien de gente que se presta al morbo para darse a conocer. Creo, no obstante, que esos asuntos es mejor lavarlos en casa, que todo quede en familia sería lo óptimo, lo cual significa dialogar con los miembros de la familia, ponerse en la piel del otro, escuchar, rectificar la mayoría de las veces, tener mucha paciencia etc. 

Pero la realidad no es así, el orgullo nos domina, y a veces no nos damos ni cuenta. De repente un día nos cierran la boca, y al siguiente ya hemos perdido la confianza y no queremos explicar, comentar ni decir nada, pues no queremos que nos lleven la contraria, creemos que no nos van a entender, no nos interesa la opinión del otro porque uno ya tiene la suya… Y más eteces. Por eso me pareció genial la película protagonizada por Andy García (al que cito con cierta asiduidad) que tiene por título Asuntos de familia (2009, USA). García interpreta a un funcionario de prisiones, un simple carcelero.


El film nos ubica en Nueva York, fuera de Manhattan, en una isla en la que se vive muy bien; el que nace allí no se va y el que llega se queda. La playa la tienen a pie de escalera, para broncearse, evadirse, fumar y relajarse, y contemplar la belleza relativa del entorno. 

A pesar de tantos aspectos positivos, la relación entre los dos cónyuges, como con los hijos adolescentes, se mantiene en un territorio comanche, siempre en pie de guerra, sin comprenderse en lo más mínimo. Para suavizar las tensiones que generan los personajes, se entremezclan escenas cómicas y chocantes, en el que tienen muy buen juego los personajes secundarios. La parte del desenlace es realmente dramática, muy en sintonía con la realidad de las familias actuales (pasadas y futuras). Pero el follón se ha de solucionar, el espectador no puede quedarse con un nudo en el estómago. Se introduce entonces el diálogo, aunque sea a gritos. Finalmente uno a otro se escuchan… y tú te sonríes y aplaudes en la butaca de tu salón.

25 octubre 2015

Ahora o nunca


Es el título de una película española muy divertida. Explica la historia de una pareja de novios que en pocos días se van a casar. ¿Y qué ocurre? Pues efectivamente a la novia le pasa de todo, incluso aquello que con honorabilidad se plantea confesar y puede perjudicar realmente la boda. Y a él, debido a las inclemencias del tiempo y ciertas negligencias al uso, ponen en peligro el enlace. 

La comicidad del planteamiento de los asuntos provoca unas carcajadas que te abren los pulmones, pero sinceramente si lo que le pasa a estos novios tan dulces y simpáticos ocurre en la vida real es para echarse a llorar teniendo muy cerca las personas que más te quieren y te comprenden, y provista de un buen paquete de pañuelos para enjugar las lágrimas. 

En general todas las bodas se planifican con más o menos éxito. Sin embargo hay cosas que se nos escapan de control. Y ahí está el Quid de la película.

¡Gracias a Dios! El amor y el perdón pasan a ser los protagonistas. El enamoramiento de los novios es evidente, pero el deseo profundo de estar seguro de querer vivir el resto de la vida con esa persona escogida, es muy diferente, y este concepto no se entiende sino se practica el perdón.

Así que esta película de la directora María Ripoll protagonizada por Dani Rovira y María Valverde, entre otros actores conocidos, es recomendable para toda la familia, pues los padres respectivos del novio y la novia también tienen su peso así como la futura suegra entrometida, los hermanos, las tietas, los amigos, las amigas... y todos con muy buen humor pues se trata de que se celebre una boda ¡sin parangón!



30 agosto 2015

Enamorarse

Es el título para España de la película llamada At Middlenton (USA 2013) producida e interpretada por Andy Garcia, junto a Vera Farmiga. Obedece al patrón típico de chico y chica no se buscan pero se encuentran, se gustan en un tiempo record, y como dice Neil Genzlinger del periódico The New York Times "Sí, está llena de humor gracioso, pero también es un retrato agridulce de dos personas, que, en el proceso de ayudar a sus hijos a elegir una universidad, se enfrentan al vacío de sus respectivos matrimonios.”

Tiene un corte romántico, no tiene escenas violentas ni de sexo. Vas viendo la transformación de los actores en sus expresiones faciales principalmente, pues de ser unos padres que acompañan a sus hijos a la universidad, pasan a situaciones divertidas hasta el supuesto enamoramiento, y aún estando casados cada uno con su correspondiente cónyuge, se sienten atraídos de forma inesperada. Quizá esta pasión haya sido fruto de los problemas de sus matrimonios respectivos que no saben resolverlos o enfrentarse a ellos. Realmente Andy García está muy guapo interpretando a un hombre maduro que todavía puede encender pasiones, y Vera Farmiga coqueteando sin parar y actuando como una mujer liberal y liberada, pero no tanto. Por otro lado, en la película los hijos universitarios, también tienen sus experiencias que les encaminan a la madurez en la juventud.


Es una película muy próxima a la realidad cotidiana pues estas experiencias se dan a menudo y en muchas ocasiones provocan rupturas matrimoniales, con grave dolor. Así que es mejor no caer en la tentación del coqueteo ni siquiera de empezar a tontear con el marido de la otra. Pues sin duda, somos débiles y las atracciones repentinas son bastante peligrosas. Esas risitas, miradas, regodeos, inhibiciones, gestos dulces, contorneos, todo es la mar de natural pero puede hacer perder la cabeza si no se pone remedio a tiempo. 

15 agosto 2015

La predicación del Evangelio

Hoy hemos celebrado la Asunción de la Virgen Santísima, recogida por los ángeles en su adormición, sin vivir la corrupción del pecado ni de la muerte, asunta al cielo en cuerpo y alma. Hoy es fiesta grande y solemne en toda la Iglesia Universal, y muchísimas mujeres en el mundo han celebrado su onomástica. Por ello desde este blog os felicitamos muy efusivamente con besos digitales, claro!. Y siendo precepto, habremos oído la misa de la solemnidad. Y como corresponde el celebrante, nos ha hablado en la homilía de uno de los temas más bonitos de los que hablar desde el presbiterio: la Virgen Santísima.


Ahora, a los laicos nos corresponde también ir por el mundo y predicar el evangelio.  Es decir a los cristianos no ordenados ni consagrados, ciudadanos de a pie, con profesión o sin ella, tú y yo, también nos toca ser emisarios de la fe fuera de las iglesias, dando testimonio de Jesús. No hay edad, profesión ni situación que impida dar ese testimonio. Así que hoy os propongo un ejemplo impresionante de evangelización: una entrevista que le han hecho al famoso del cine que interpretó a Jesús en la película La pasión de Cristo, Jim Caviezel, esposo, padre de familia, católico y actor.

08 julio 2015

Tentaciones a raudales

En constante trepidación nos rodean tentaciones que vamos aplacando según la templanza que hayamos ido adquiriendo.¿Te seduce el buen comer o el buen beber? Y ¿Ganar más dinero aunque defraudes a Hacienda? O ¿Salir a escondidas con el marido de otra que no eres tú? O ¿Abusar en la repartición de la herencia de los padres? O ¿Te encanta gritar o insultar a los demás y así te sientes desahogada? O ¿Estás pendiente de lo último de lo último en la moda para estar más al día que tus amigas? En fin, paro aquí porque es suficiente como examen de conciencia.

Estas situaciones se dan en nuestras vidas, en este mundo maravilloso que hay que amar apasionadamente, pero echando temple. De ahí que la película Tentación en Manhattan (USA 2011), con el nombre original de Don't Know How She Does It no haya tenido demasiado éxito de crítica pues presenta situaciones habituales de la vida diaria, con todo tipo de problemas ya conocidos. Las tentaciones van relacionadas con la conciliación de trabajo y familia, cosa que en muchos caso supone renunciar al propio yo en favor de la familia, algo muy difícil cuando el entorno no es favorable, como por ejemplo, tener que trabajar de lunes a domingo. Pero en la película, para ella, la protagonista, hay una tentación más importante: la de un hombre maduro, guapo, educado, con mando en su empresa y trabajar con él, resulta muy reconfortante. Además se llama Jack! ¡Casi todos se llaman Jack...! interpretado por el elegante Pierce Brosnan.


Me gustó el final. Echando temple. No la dejes de ver este verano.

20 mayo 2015

Unos suegros estupendos

Los suegros son una institución familiar importante para el matrimonio de nuestros hijos. Pero, los suegros pueden ser un baluarte, un apoyo o un bien en general para ellos; o convertirse en un obstáculo tremendo para la armonía matrimonial. En las relaciones entre yernos o nueras con los suegros se presentan todo tipo de situaciones que se han de saber gestionar desde el primer momento, desde el mismo instante del anuncio de la boda, o incluso en el noviazgo.

En los preparativos de la boda, quizá tú querrías hacer las cosas de otra manera, o bien querrías participar en algo o en algo más, pero ¡alerta! se invade el territorio contrario. La mayoría de las veces se hace de muy buena fe, es decir porque los quieres, tanto al hijo como a la futura nuera, o a la hija como al futuro yerno. Sin embargo, vas metiendo la pata y creando desasidos. Entonces, hay que llegar a la conclusión rápidamente (bien por la propia inteligencia o bien por la mala experiencia vivida) que lo que da resultado es mantenerse al margen de las decisiones de los hijos, salvo que pidan consejo. Por otro lado, es muy recomendable estar siempre disponibles. Unos hijos serán más apegados, otros más desprendidos, da igual, pero, al casarse, los dos esposos son una sola carne y no es lo mismo que el hijo o la hija que tenías en casa.

Estas reflexiones me sorprendían en la cabeza, cuando mi marido y yo veíamos sentados en el sofá de casa la película francesa ¡Dios mío! Pero qué te hemos hecho (2014). Nos reímos muchísimo y nos sentimos solidarios con aquellos padres que habían casado a sus cuatro bellas hijas. Los yernos eran totalmente diferentes en sus creencias, en sus costumbres y en sus orígenes, cosa que en los tiempos actuales es algo corriente. El contraste entre los yernos resultaba explosivo y chocante y ahí los padres de las hijas intentaban hacer lo posible para que no se produjera ningún cataclismo familiar. Sin embargo no siempre las soluciones de los padres eran efectivas, en el sentido de ser efectivas para conseguir la paz familiar o paliar los disgustos.

¡Dios mío! Pero qué te hemos hecho es una película apta, muy amena, taquillera, para pasar un buen rato en…. familia.

17 abril 2015

Cristiada permanente

Hace pocos días tiraron por la borda de una barcaza que navegaba por el Mediterráneo a muchos cristianos que querían rehacer su vida en la esperada Europa. Algunos de los culpables del asesinato colectivo han sido detenidos. Todos, victimas y culpables, ansiaban huir de su país de origen. Cualquier cosa era mejor que seguir viviendo en aquellas condiciones que solo podemos imaginar un poco. Sin embargo, unos asesinos que profesan otra religión y, solo por eso, los echaron al agua y el ahogamiento es cosa de pocos segundos o minutos, máxime si no se sabe nadar.

Los católicos vivimos nuestra fe en una Iglesia perseguida. Seguimos noticias escalofriantes que provienen de muchos puntos geográficos del planeta, distantes unos de otros, que acaban resumiéndose en número de muertos y heridos y según en qué medios añaden de cristianos.

No hay que sentir miedo ni sentir halago por ello, en realidad siguen persiguiendo a Cristo. También fue así al inicio del siglo XX (1926-1929) en México, cuyo presidente decretó que estaba prohibido celebrar misa dentro de las iglesias, entre otras órdenes, so pena de muerte a los sacerdotes y a los fieles. Se intentó llegar a acuerdos, incluso intervino Estados Unidos, pero la ley se impuso. Ante tal escarnio se formaron grupos de cristianos que con pocos medios y formación pretendían derrocar a todo el gobierno de México, unos querían el diálogo, otros optaron por las armas. Allí murieron muchos mártires y surgieron beatos y santos, pues al grito de Viva Cristo Rey de muchos cristeros, el ejército gubernamental se erigió en verdugo.

Esta historia real de México, la Guerra Cristera, la hemos visto en la película Cristiada (2012 México) que promovió el actor y cineasta mejicano Eduardo Verástegui, dirigida por Dean Wright. Se estrenó con éxito en países de habla hispana.Fue la última película que interpretó Peter O’Toole. 

04 abril 2015

Exodus

Con este nombre no nos referimos al éxodo de ciudadanos en Semana Santa, sino a Exodus: dioses y reyes (USA 2014), una nueva película de temas bíblicos, digna de ser añadida a esa lista ya conocida de La Pasión de Cristo, Los diez Mandamientos, Quo Vadis, El rey David, David y Goliat, etc. y con todos los honores de ocupar uno de los primeros puestos del ranking. Contiene ciertas licencias sobre el texto bíblico, llamado con el mismo nombre de Exodus o Éxodo, en el que se relata la historia y liberación del pueblo israelita que durante 400 años estuvo sometido al yugo del faraón de Egipto. La historia se sitúa 13 siglos antes de Cristo.

La lectura del libro del Éxodo, que hallaremos dentro de los primeros libros de la Biblia, nos ilustrará realmente sobre el conjunto de los hechos tal cómo quedaron reflejados en ese libro inspirado por Dios y atribuida su autoría a Moisés. Sin embargo la visión de la película nos completa con imágenes y sonido la salida de Egipto haciéndonosla vivir con más intensidad, si cabe. Téngase en cuenta que la salida de Egipto la protagonizó una muchedumbre de miles y miles de personas que hasta la fecha habían sido esclavos, que en su mayoría iban a pie con su ganado y solo poseían lo que se llevaban encima.

Son impresionantes por su realismo las 10 plagas que envió Yahvé para hacerle ver al faraón Ramsés que había de dejar marchar a ese pueblo oprimido. A su vez, la separación de las aguas del mar Rojo, aún sabiendo como acaba la historia, te mantiene en vilo por las licencias que el director del film nos recrea de aquel hecho.

El diseño y trabajo creativo a nivel digital, favorece todavía más el realismo de las imágenes, así como el maquillaje y vestuario añade dramatismo a muchas escenas, sobre todo del sufrimiento de Moisés por su pueblo, interpretado por Cristian Bale de forma inmejorable. Especial atención me merece como se interpretó a Yahvé, que solo lo había visto Moisés cara a cara. Lo recrean no con una voz que es lo habitual sino con un niño muy serio que habla con voz enérgica. Fue otra de las licencias del director, pues de esta manera y a mi modo de ver, el director no creó una imagen de Dios que todavía no nos ha sido revelada.


Por supuesto Exodus: dioses y reyes es una película muy recomendable, que se puede ver en familia, y que además está filmada en tierras y mares españoles con el ritmo de una aventura muy interesante. 

24 febrero 2015

La gran seducción

Es el título de la película que interpreta el conocido actor irlandés Brendan Gleeson. El guión se desarrolla en un pequeño pueblo de pescadores del norte de Canadá. A pesar de que sus habitantes durante siglos han vivido de la pesca, ahora se han quedado sin trabajo, sin dejar de tener todo el mar ante sus ojos. Aunque en la película no se entra en los detalles o en los motivos de la crisis laboral, lo que sí queda claro es que sus habitantes lo que quieren es trabajar. Son hombres sencillos, fuertes, valientes, con poca preparación para poder aprender otro oficio, pero tienen sentido común y saben lo que quieren. Es muy ingenioso comprobar de lo que son capaces para conseguir un elemento clave para salir de la crisis: Que el pueblo tenga un médico, pues es el profesional indispensable para que se instale una nueva empresa que podría proponerles trabajo.

En esta ambientación, llena de contrastes, lo que salvará la situación son las familias del pueblo. Uno a uno, ellos y ellas, con buen humor y sin demasiadas objeciones, traman un plan para alcanzar su fin. Las esposas de los pescadores, o sus viudas, asumen funciones cada una según sus conocimientos y capacidades, no en vano allí lejos de la gran ciudad, la mujer sabe coser y cocinar lo suficiente como para sacar de apuros cualquier situación que requiera el protagonismo doméstico. El reciclaje de objetos es de una maestría excelente, pues no hay dinero para ingeniarse las cosas de otra manera. Y los jóvenes son la esperanza de que la familia continúe, como ha sido siempre, también en el film.


Así que la película La gran seducción (Canadá, 2013) es una comedia muy recomendable, incluso los pocos suspiros de amor que se oyen en la noche marinera, despiertan una dulce sonrisa en el espectador.

27 noviembre 2014

Tierra de penumbra

Es el título de una película en la que Antony Hopkins interpreta a un profesor de literatura de Oxford, intelectual, pensador, filósofo, buen tutor de sus alumnos, con muchas capacidades de estudio. Sin embargo es incapaz de reconocer en sí mismo la capacidad de amar. Y en esa discusión sobre el amor siempre se va a Dios y se le deja, pues no se entiende que Dios aun siendo Amor, consienta que el hombre, la mujer, la humanidad, sufran de manera indecible. La película es de 1993, está basada en hechos reales y se centra y en la época más trascendente del gran escritor Carl Lewis, o más conocido por Jack, pues era así como le gustaba que le nombraran. Lewis llegó a ser uno de los escritores más leídos del siglo XX, siendo sus obras una auténtica escuela de apostolado de la fe católica, entre ellas el ensayo llamado Tierra de Penumbra o Busqué a Dios y lo encontré.

Ya mayor, Lewis sintió dentro de sí que amaba a una mujer maravillosa, Joy  Gresham (Debra Winger), pero no sabía como decírselo, pero todo él, interiormente, vibraba por aquella mujer que llegó a ser su esposa, aunque por poco tiempo. En ese trance, en el que vive intensamente enamorado sobreviene el amor a Dios, la necesidad de rezar muchísimo a los pies de su esposa enferma. Rebrota en él la conversión y no dejará a Dios nunca más.

En este film, Hopkins me merece un gran respeto por su magnífica interpretación pues en la medida que se desarrolla el guión, su mirada, sus gestos, su nervio, su virilidad, se van transformando en la medida en que el amor va transformando a su personaje. Aunque sea calificada por los expertos como drama, es muy recomendable en todos los sentidos.


16 noviembre 2014

Familia de policías

O Blue Bloods,  así es el título de una serie de televisión cargada de historias vividas en New York, y no solo en Manhathan. La Jefatura de policía está a cargo de Frank Reagan (Tom Sellek), el cual proviene de una familia de policías de origen irlandés, por supuesto, en la que él es la segunda generación. La tercera generación es muy potente, con dos policías, uno de ellos de carácter fuerte, Danny Reagan (Donnie Wahlberg) que en la serie tiene una esposa enfermera y deliciosa; Jamie (Will Estes); y una fiscal, Erin Reagan  (Bridget Moynahan). A su vez tenemos a una cuarta generación de dos chavales y una chica, todos en edad escolar, que van aprendiendo los criterios de justicia basados en una moral recta, inquebrantable y cristiana. Y en la primera generación, tenemos al bisabuelo, Henry Reegan (Len Cariou), que también fue policía y director de la jefatura. Por lo tanto las historias de la familia siempre van ligadas a historias de policías y de crímenes que se producen en una ciudad que no deja de sorprendernos.

En esta serie se recalca que, aun en el ejercicio de una profesión de alto riesgo, la familia está siempre apoyándose, los unos con los otros. No se pierde detalle en ese sentido. Si es necesario, todos van al festival que se hace en los colegios, o viven en un hospital varias noches sin dormir por enfermedad o accidente de alguno de ellos, por poner ejemplos. Lo importante es la piña. Y en esa piña se producen muchas y muchas! discusiones, sobre todo profesionales. Pero a pesar de los choques, se quieren e intentan comprenderse en todas las circunstancias, teniendo en cuenta la variedad de caracteres de todos. Hay respeto a las decisiones personales y familiares y lo que le pasa a uno le afecta a todos. Realmente los guionistas han cuidado mucho este aspecto. Esto no quiere decir que todo acabe bien, pues los asuntos personales que un personaje lleva consigo no se resuelven en un solo capítulo, y los criminales no siempre van a prisión.  En cualquier caso, toda la familia se reúne para la cena de los domingos, una actividad que hacen muchas familias.


No hemos visto los casi 100 capítulos de las 5 temporadas, ni os cuento que los crímenes, los policías corruptos, la moralidad o inmoralidad de los asuntos criminales de la serie son parecidos a los de todas las series de buenos y malos. Pero a mí, en conjunto, lo que he visto me gusta mucho, pues la manera de resolverlo me parece diferente

03 septiembre 2014

Un golpe familiar

Realmente la película se llama Un golpe brillante en su traducción al español, pero cuyo
título original es Love punch (Francia 2013). Tiene muchos atractivos, la pareja de actores Pierce Brosnan (Richard) y Emma Thompson (Kate), París y la costa francesa. Es una comedia sin más pretensiones. No hay que esperar efectos especiales ni grandes resoluciones finales inesperadas. Pero a pesar de que más o menos vas intuyendo el final, te lo pasas bien en tu butaca. Brosnan y Thompson hacen muy buena pareja en la película, muy complementados y ambos están muy guapos, sin disimular (aparentemente) la edad que tiene cada uno.

El caso es que en el momento en que se inicia la historia, Richard y Kate están divorciados y han tenido dos hijos que ya son mayores. La empresa donde trabaja Richard ha sido estafada y él se encuentra en la ruina, al igual que su familia y todos los trabajadores. Por otra parte, Richard tiene una amante, y Kate quiere tener una experiencia sexual con un contacto de internet. A partir de este planteamiento, se desarrolla un plan loco y divertido para recuperar el dinero que les han robado, contribuyendo muy contentos los hijos, que vislumbran que sus padres volverán a reconciliarse, y un matrimonio amigo, fenomenal y sin complejos.

Así que sin lágrimas y con mucha gracia, vemos que ellas conocen a sus maridos (o ex marido) y ellos a sus esposas (o ex esposa) que son capaces de prever las cosas pequeñas de la vida cotidiana. Y para acabarlo de rematar, aparece un tercer matrimonio establecido por interés y no por amor, lo cual no suele funcionar demasiado bien. Hay que llegar al final de la película para constatar la resolución del magnífico y llevadero plan, teniendo en cuenta que en París es donde empieza todo y en donde puede pasar cualquier cosa.



26 agosto 2014

Entre vascos y andaluces

El cine español ha subido de categoría al hacer una buena película de bajo presupuesto, cómica y simpática. Rompe, con buen humor, diversos esteriotipos de los vascos y de los andaluces. Se nos han explayado los pulmones de lo que nos hemos reído. Me refiero, por supuesto, a la muy comentada y taquillera Ocho apellidos vascos. El guión clásico de chico busca chica, chica y chico se encuentran, y chico y chica se aman (o no) es muy normal en el cine, y en esta película también. El peso de la familia y la amistad tienen un papel muy importante.

Y aunque se haya pasado por alto, o patinando sobre la cabeza y el corazón de muchas personas, el sacerdote católico que tiene un papel significativo, hace lo que tiene que hacer cuando ejerce su ministerio. Se trata de escenas cortas, pero lo suficiente para haber hecho algo insultante o haber hecho algo como ¡Dios manda! como en Ocho apellidos vascos. El cura prepara a unos que se quieren casar, les dice que se confiesen, y el que se confiesa de los dos es el que practica. A pesar de las muchas cosas que se confiesa y que son además materia adecuada, el sacerdote guarda el sigilo de la confesión. Y a la hora de casar a unos que se ven en la obligación de casarse, hace lo que tiene que hacer. ¡Muy bien!


Ni todos los vascos son terroristas ni todos los andaluces no quieren saber nada de los vascos. En esta película, no hay lágrimas, no hay cosas raras, ni fantasmas. Pero cuando el amor llama a la puerta, no importan los orígenes ni las distancias, aunque se trate de recorrer más 900 kilómetros, que es lo que separa Sevilla del País Vasco.

11 agosto 2014

Los Rayan de Irlanda

Recorrer Irlanda es contemplar muchos de los parajes utilizados como escenarios de películas muy conocidas. Hoy quiero referirme a La hija de Rayan (Ryan's Daughter, USA 1970) que se rodó al suroeste de la isla y donde todavía hoy podemos visitar los restos de los exteriores de la casa - escuela donde vivían la hija de Rayan, Rous, (Sarah Miles) y su esposo Charles, el profesor (Robert Mitchum). Ella es la hija del tabernero del pueblo, el Sr. Rayan, un hombre que intenta hacerse valer a base de dar a todos su confianza sin embargo se encuentra en una situación azarosa, entre apoyar a las tropas británicas que ocupan la isla en nombre de la Reina o ponerse cercano a uno de los grupos violentos que quiere derribar con las armas a todo un ejército británico, en una Irlanda del año 1916.

Mientras estos acontecimientos van evolucionando, y de los que la hija de
Rayan no quiere saber nada, Rous desea conocer algo nuevo que ni ella misma sabe definir pero que tiene claro que más allá de los acantilados, los vientos y las mareas hay algo mejor. Espera con ansia el retorno de Dublín de Charles del cual cree estar enamorada. Charles es un hombre maduro y sosegado, y en principio no quiere casarse con ella pero la seducción de Rous es cautivadora. El enlace se celebra en la iglesia del pueblo y a continuación se organiza una gran fiesta. Entre bailes y cervezas, todos los invitados esperan el momento en el que los novios se retiran a la consumación de su noche de bodas. Un tiempo después, llega al pueblo un oficial británico, herido en batalla, con el fin de recuperarse de sus lesiones. Cuando Rous lo conoce, siente una pasión irrefrenable por el oficial, poniendo en grave peligro su matrimonio.


En todo el desarrollo del guión juega un papel importante el sacerdote católico (Trevor Howard) que intenta hacer razonar a cada uno de los habitantes del pueblo y a la propia Rous, antes de casarse y en sus devaneos posteriores, resultando un punto de inflexión hasta la última escena del film. El otro personaje a destacar es un hombre de aspecto despreciable, mudo, cojo, sucio y aparentemente tonto, pero que se da cuenta de todo aunque la mayoría el pueblo se burle de él. Todos los exteriores de la película son de Irlanda pero en la realidad unos parajes y otros están a muchos kilómetros de distancia, como los agrestes acantilados de Moher, que pueden verse en las primeras escenas del film.

* Las fotos las realicé en mis vacaciones en Irlanda, julio de 2014.


09 marzo 2014

Pánico en el Metro

Como siempre en la versión española el título de la película se adapta a no se qué gustos y le cambian el título original por otro. En este caso era  METPO que traducido, simplemente sería METRO. Se trata de un film de catástrofes que rompe con el mito del fabuloso metro de Moscú, de Anton Megerdichev (Rusia 2013).

La historia comienza por no haber corregido en su momento un error de construcción en el metro, en 1975, cosa que con los años provocará un derrumbe de los túneles y la posterior inundación por las aguas del río Moscova. Además de demostrar que los rusos cuentas con unos medios de control muy deficientes, sin ningún tipo de planes de emergencia, evacuación y control de la situación, el guión prosigue sobre la historia de un adulterio, y el inicio de una relación de un chico y una chica. Las historias humanas siempre son el guión de base de toda película, porque suelen ser situaciones conocidas o vividas por muchas personas, y si están bien explicadas, marcan el éxito del film.

Aquí la esposa es la de un buen cirujano de un hospital público. Ambos han tenido una hija. Desde el principio vemos a la mujer con aires occidentales en brazos de un nuevo rico en materia inmobiliaria, violento y posesivo,  que le daría todo lo que ella quisiese en lugar de que dependiese de un médico de poca monta y de poco sueldo. Por otro lado, la joven pareja se conoce en una estación del metro y a partir de ahí vivirán una experiencia terrible por sobrevivir. El destino los cruzará a todos en el mismo camino, en el mismo desastre.

La película demuestra grandes medios, sin embargo lo que explica sobre la gestión del desastre no parece referido a una ciudad rusa que llaman Moscú, sino a una ciudad tercermundista. No se si es licencia del director o son así las cosas, pero ciertamente llama la atención que se explique de una potencia mundial que el metro lo controlan tres o cuatro personas de buena voluntad, de poca profesionalidad y con medios muy anteriores a las nuevas tecnologías. Sin embargo todos sus protagonistas son muy valientes.

21 febrero 2014

Mirada al pasado

Luz de domingo es una de las películas de José Luis Garci, uno de los mejores directores (por no decir el mejor) del cine español. La bella y actual Paula Echevarria y Alex González interpretan a una pareja de enamorados a primera vista. Urbano es abogado, hombre cabal y recto, aficionado a la pintura paisajista; Estrella es una de las casaderas de Cenciella. Ambos vivirán en el matrimonio un amor para siempre.

Fue rodada en el año 2007, narra la historia de un hecho ignominioso que pudo haber pasado en un pueblo asturiano, en pleno caciquismo, de finales del siglo XIX principios del siglo XX. Se trata de la adaptación de la novela corta del mismo nombre de Ramón Pérez de Ayala (1880-1962). Carlos Larrañaga (1937-2012), fue inmejorable e interpretó al cacique más influyente de la zona.  Así en el pueblo de Cenciella con motivo de que el cacique se encaprichó de unas tierras de un vecino de la localidad, Alfredo Landa (1933-2013), y que uno de sus hijos se encaprichó de la nieta del propietario de dichas tierras, se producirá un afer deleznable, del que nacerá un deseo natural de venganza. Por su interpretación, Landa, bajo la dirección de Garci, obtuvo sus mejores menciones y premios de su palmarés.


En esta película costumbrista, de nuevo José Luis Garci nos da la oportunidad de mirar hacia el pasado. El ambiente, los detalles históricos y los personajes, cada uno con sus características bien definidas, hacen del tiempo de descanso y sofá, un tiempo muy bien aprovechado. 

14 enero 2014

Una discusión acalorada

La gata sobre el tejado de zinc, obra predilecta de su autor Tennessee Williams, fue llevada al cine en el año 1958 (USA) con gran éxito, como ya sabemos. Sin embargo a pesar de que su estreno se produjo en aquella fecha, 56 años después, los temas que desarrolla son los mismos temas de siempre, es de decir de hoy mismo, la codicia, el egocentrismo, el amor, el cariño, el respeto, las envidias, los bienes y las herencias… todos esos temas que unen, y a la vez desunen con gran dolor. 

La película, que hemos vuelto a ver recientemente, nos mete en un cine que no está de moda, pues no hay efectos especiales, no hay carreras de coches, ni policías ni ladrones, ni futuros ni fines del mundo. Es la clásica película con un fuerte y un auténtico diálogo, en el que en muchas ocasiones te quisieras entrometer para ayudar o aclarar algunas cosas, como si tu ya las hubieras vivido.

El guión de la película, desarrollado con gran carácter y fuerza gracias al elenco de los actores, nos sitúa en un sofá en medio del salón, o en una silla del trastero o tal vez en una butaquita de una de las habitaciones, lugares donde transcurren los acontecimientos. Tiene gancho, te invita a escuchar y seguir toda la discusión familiar, muy acalorada, con todos sus elementos, ataques, insultos, faltas de caridad constantes, desconfianzas, frustraciones, ausencias de diálogo, etc. No obstante, a pesar de todas las cosas, cada personaje evoluciona hacia donde su corazón, y en su fondo, quería ir. El patriarca, enfermo al fin, lo que quiere saber es lo que le ocurre a su hijo, alcohólico; el hijo lo que quiere de verdad es que su padre le de cariño en lugar de un montón de acres de tierra; la esposa de éste lo que quiere es que su marido la escuche y vuelvan amarse como el primer día; la esposa del patriarca quiere olvidar siempre y no escuchar, como si nada hubiera pasado; y el otro hijo, el que parecía más fiel, lo que quiere es heredar los acres de tierra. Intereses creados y personales, buenos y malos, ruines o altruistas, toda la humanidad entera metida en esos personajes.

No obstante, no se trata solo de una discusión encendida, pues cuando casi todo parece perdido, se produce una inflexión llena de esperanza, como ocurre en muchos casos en el seno de las familias: más de uno le da al otro una nueva oportunidad de volver a empezar la relación de amor y cariño que todos desean, empezando por algo muy importante: perdonando.

Sin lugar a dudas el guión de un novelista en boga, unos actores en su espléndida belleza y profesionalidad, y otros actores aunque secundarios realmente poco secundarios, hicieron de esta película un documento para la historia. Incluso hoy, 56 años más tarde, es recomendable, para adultos ávidos en un tipo de cine para la reflexión y con espíritu de mejora.

25 noviembre 2013

Amor a través de un cuadro

Walken es un guarda de seguridad de un museo de la ciudad de Boston. Es un hombre felizmente casado con una peluquera que sueña con un viaje de ambos a las playas de Florida. Hace bien su trabajo, le gusta vigilar el buen estado de conservación de los cuadros y las explicaciones que dan los guías, haciendo las puntualizaciones necesarias, especialmente sobre la pintura de una dama, de mirada lejana y algo triste. Walken está subyugado, y a través del cuadro descubrirá que a quien ama es a su esposa. En el mismo sentido, Freeman está enamorado de otro cuadro, también de una dama, de mirada dulce y directa a los ojos. Freeman vive solo, con sus gatos y en su tiempo libre pinta y reproduce el mismo cuadro en su casa. Esta rutina se verá de repente truncada porque la dirección del museo decide trasladar toda la exposición de cuadros, incluyendo estos dos y una figura de un hombre atlético a un museo de Dinamarca. Junto a otro guarda de seguridad, Macy, que se ve reflejado en la escultura atlética, formado en los marines de la Armada americana y de gran espíritu patriótico, urden un plan glorioso para que sus obras preferidas no salgan del país. Y así lo vamos viendo en la película producida, entre otros, por el mismo Morgan Freeman, llamada El Atraco (USA 2009) siendo su título original The Reist.


Los tres actores Walken, Freeman y Macy, que habitualmente interpretan personajes de hombres duros, a veces malos y feos, aquí nos hacen sonreír, con sus miradas y comportamientos de hombres corrientes, con sus defectos y ocurrencias. Nos hacen pasar un buen rato de cine de sofá porque ellos rodando la película se lo pasaron aún mejor.

04 noviembre 2013

La magia está servida

Si no te gusta la magia mejor no veas la película El increíble Burt Wonderstone. Se trata de un film familiar, apto para todos, que destaca los valores de la amistad y el esfuerzo por hacer aquel trabajo por el que tú crees que vale la pena entregarse. La primera parte del film está llena de estereotipos artísticos, demasiado clásicos y vistos, pero de ahí provendrá que se hunda el espectáculo de magia que estábamos viendo, y de paso al ocaso de un gran artista de Las Vegas que no ha sabido renovarse porque ha preferido encasillarse en la comodidad. Sin embargo, cuando aparece el camaleónico Jim Carrey, la magia adquiere un aspecto de sangre y riesgo, un poco exagerado y lunático, pero es así su personaje. Finalmente y por sorpresa aparece en una escena muy corta el fabuloso David Copperfield y entiendes un poco más los ingeniosos trucos de magia, cosa que queda confirmada en los créditos del final. En definitiva, The Incredible Burt Wonderstone (USA, 2013) es una película para verla y estar en familia, está pincelada con notas de humor y alguna carcajada, pero es realmente simpática. 

Vivir el matrimonio actualmente es una batalla, no es el cielo

  En este blog hemos ido desgranando la institución del Matrimonio desde muchos puntos de vista (jurídico, canónico, económico, experimental...