08 mayo 2016

¡Dáme un abrazo!

Ocurre que no a todas las personas de la familia les gusta que se les felicite en sus aniversarios de cumpleaños, de bodas, onomásticas, etc. pues pertenece a su esfera personal, a lo que llamaríamos sus cosas. No obstante, dejar los saludos, los reencuentros, los buenos gestos…. para los pésames, entierros, salitas de espera de las UCI, o para ocasiones que se presentan cada vez menos, como las bodas, bautizos, comuniones, es reducir el contacto entre familiares a la mínima esencia, socialmente aceptada. Pero, es evidente que para que exista un buen ambiente familiar, aquello que no le gusta al otro es mejor no hacerlo o no decirlo, para no resultar un ser fastidioso.

Quizá resulte extraño, incluso incomprensible, que no gusten las felicitaciones, pues felicitar a otro es, como mínimo, acordarse de él, y además para bien. No obstante, esas personas que huyen de estos pequeños detalles o no quieren darles importancia, son las que más necesitan de recuerdos, besos, abrazos, y detalles de cariño. Probablemente han tenido que endurecer su corazón para poder sobrevivir en el día a día. Y su corazón sensible que sufre, se ha encimentado de tal modo que sólo la caricia de Nuestra Madre del cielo es capaz de atravesar; los demás nos quedamos en el quicio de la puerta.

Así que es mejor, en la medida de lo posible, no desistir de felicitar por los aniversarios, las pascuas, los santos y otras fiestas, mientras no se sepa expresamente, que al destinatario no le gusta, pues en las desgracias ya nos veremos, pero con caras largas y tristes pues la ocasión no dará para más. 

Recordar que ser amable es una obra de misericordia, y hay que empezar a serlo en la familia.


¡Felicidades! si hoy celebras algo, y todavía no te han dicho nada los que tú quieres en el fondo de tu corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué es lo correcto?

  Es habitual oír y escuchar que tal persona hizo tal cosa porque ERA LO CORRECTO . En muchos diálogos del cine, de las series de televisión...