18 septiembre 2020

El matrimonio de Moisés a lo largo de los tiempos

El enlace matrimonial entre un hombre y una mujer siempre ha suscitado comentarios, leyes, normativas, peleas, fiestas, regalos y miles de cosas más. Siempre, a lo largo de los siglos y de etapas de la historia de la humanidad, los ríos de tinta han explicado y explican lo sagrado y lo santo del Matrimonio. Aunque a través de los tiempos las fórmulas y gestos han ido variando, surgen en cada lugar y cultura, en cada religión o creencia, nuevas formas de nacer y morir del Matrimonio.

Hoy hemos escogido el matrimonio de Moisés

En la Sagrada Biblia católica, en el Libro de los Números capítulo 12, leemos el relato del matrimonio de Moisés con la cusita, los comentarios y críticas de sus hermanos y la ira de Dios ante una conducta tan necia como la de Aaron y Miriam.


Leamos lo siguiente:

Capítulo 12 del Libro de los Números

Las murmuraciones de Miriam y de Aaron contra Moisés

1 Miriam y Aarón se pusieron a murmurar contra Moisés a causa de la mujer cusita con la que este se había casado. Moisés, en efecto, se había casado con una mujer de Cus.

2 «¿Acaso el Señor ha hablado únicamente por medio de Moisés?, decían. ¿No habló también por medio de nosotros?». Y el Señor oyó todo esto.

3 Ahora bien, Moisés era un hombre muy humilde, más humilde que cualquier otro hombre sobre la tierra.

El elogio del Señor a Moisés

4 De pronto, el Señor dijo a Moisés, a Aarón y a Miriam: «Vayan los tres a la Carpa del Encuentro». Cuando salieron los tres,

5 el Señor descendió en la columna de la nube y se detuvo a la entrada de la Carpa. Luego llamó a Aarón y a Miriam. Los dos se adelantaron,

6 y el Señor les dijo: «Escuchen bien mis palabras: Cuando aparece entre ustedes un profeta, yo me revelo a él en una visión, le hablo en un sueño.

7 No sucede así con mi servidor Moisés: él es el hombre de confianza en toda mi casa.

8 Yo hablo con él cara a cara, claramente, no con enigmas, y el contempla la figura del Señor. ¿Por qué entonces ustedes se han atrevido a hablar contra mi servidor Moisés?».

9 Y lleno de indignación contra ellos, el Señor se alejó.

El castigo de Miriam

10 Apenas la nube se retiró de encima de la Carpa, Miriam se cubrió de lepra, quedando blanca como la nieve. Cuando Aarón se volvió hacia ella y vio que estaba leprosa,

11 dijo a Moisés: «Por favor, señor, no hagas pesar sobre nosotros el pecado que hemos cometido por necedad.

12 No permitas que ella sea como el aborto, que al salir del seno materno ya tiene consumida la mitad de su carne».

13 Moisés invocó al Señor, diciendo: «¡Te ruego, Dios, que la cures!».

14 Pero el Señor le respondió: «Si su padre la hubiera escupido en la cara, ¿no tendría que soportar ese oprobio durante siete días? Que esté confinada fuera del campamento durante siete días, y al cabo de ellos vuelva a ser admitida».

15 Así Miriam quedó confinada fuera del campamento durante siete días, y el pueblo no reanudó la marcha hasta que fue admitida de nuevo.

16 Después el pueblo salió de Jaserot y acampó en el desierto de Parán.”

A la vista de la lectura de este texto sagrado, observamos que Dios reconoce en Moisés un siervo fiel y santo, y a pesar de haber sido ofendido por las críticas de sus hermanos, intercede ante Dios para que cure a su hermana. Y Dios, frente a tanta humildad, se compadece y libera a Miriam de una enfermedad incurable.  



¿Qué ocurrió en el fondo de aquellos corazones murmuradores?

Algunos autores debaten por qué a Aaron y a Miriam (María en otros textos) no les pareció bien el matrimonio con la cusita, o dicho de otra manera, con una mujer de la tribu de Cus (Kuhs, en otros textos), pero más bien se centran, no en el enlace propiamente dicho, sino en la gran humildad de la actitud de Moisés ante las murmuraciones. Por ello nuestro comentario es sobre que la esposa de Moisés era de Cus.

Por una parte, en el Wikipedia se explica que Los cusitas son una rama de etnias de la rama afroasiática (la misma a la que pertenecen semitas y bereberes) localizadas en el Cuerno de África (Etiopía, Eritrea y Somalia) y parte de la costa sudanesa del mar Rojo que se caracterizan por hablar lenguas cusitas …/… Los cusitas reciben ese nombre del reino de Kush, un antiguo Estado (750 a. C.) contemporáneo al Imperio egipcio que se situaba en el norte de Sudán, o Nubia —de hecho, Kush significaba Nubia en egipcio.

Por otra parte, en el Libro del Éxodo se relata cómo fue que Moisés conoció a su futura esposa. Después de que Moisés mató al egipcio, huyó de Egipto y se estableció en la tierra de Madián. Allí defendió a las siete hijas de Jetró (también conocido como Reuel u Hobab), sacerdote de Madián, contra unos pastores que las habían echado de allí. Cuando Jetró había oído hablar de la valentía de Moisés, invitó a Moisés a comer y por lo tanto le dio refugio y a su hija Séfora por mujer. Y ella le dio a luz un hijo y él le puso por nombre Gersón, porque dijo: "Forastero soy en tierra ajena".

En el Libro de los números citado se hace referencia a una esposa etíope de Moisés, lo que provocó malestar en sus hermanos. Otros autores explorados, afirman que la mujer etíope o cusita sería la misma Séfora.

Además, la lectura occidental de nuestros tiempos nos refieren que Séfora significa pájaro y que era blanca y bella, igual que Moisés. Hoy sabemos muy bien que tanto los egipcios como los habitantes del Cuerno de África, son negros con unos rasgos propios y diferentes a otras regiones de África.

En ese sentido, el matrimonio con la cusita podría no ser el primer matrimonio de Moisés ¿Sería esto el motivo del enojo? Aun así, téngase en cuenta, que según la tradición Moisés vivió 120 años.

No es de extrañar pues, que durante tantos años de vida y muchos de ellos de viaje, además de una estancia larguísima en los desiertos que se encontraron a su paso, Moisés y el pueblo escogido por Dios se hubiera mezclado con otras tribus asentadas en los lugares por dónde pasaban, hasta llegar a la Tierra Prometida, que Moisés solo vio de lejos.


Así las cosas,

¿Qué fue lo que ocurrió para que Aaron y Miriam se enojaran por el matrimonio con la cusita? ¿Podría ser una disputa por tratarse de una mujer de otro pueblo, grupo o tribu, diferente al del origen de Moisés?

No lo sabemos del todo, o por lo menos yo simplemente no lo sé.

No obstante, antes y ahora, en muchos territorios o países del mundo se rechaza el mestizaje y se aspira a una raza pura, a un pueblo sin mezcla, en ocasiones, esa pureza viene marcada por profesar la misma religión. Esto lo hemos visto con más ahínco a partir del nacimiento de los liberalismos, pues el nacionalismo nace de una identidad cultural y de tradición que en el conjunto lo identifica.

Con exacerbación la Historia ha escrito sobre el napoleonismo, el nacismo, el indigenismo de la recién descubierta tierra de las américas, y el nacionalismo de las religiones en su modalidad fundamentalista. Pero también, las crueles y endémicas guerras tribales africanas y de otros nacionalismos en diferentes territorios europeos y americanos, teñidos igualmente de sangre y de lengua bífida.

¿Podría ser que a Aaron y a Miriam no les agradaran los cusitas en general?

Ellos salieron de Egipto, por lo que los cusitas debían ser diferentes. Pero, en cualquier caso, el pueblo de los cusitas hoy sigue poblando aquel territorio del Cuerno de África.

En la biblioteca Wikipedia se explica que Las etnias más importantes de este grupo son los oromo (25 millones, principalmente en Somalia) los somalíes (15 millones en Somalia) los sidama (en Etiopía, 2 millones) los hadia (1.6 millones), los kambata (1.4 millones) y los afar. Es decir, siguen allí y son muchísimos.

En definitiva, si Moisés se casó con una mujer de la tribu de Cus, y a Dios, le pareció estupendo, a nosotros también, así que, por nuestra parte, no hay nada que objetar en contra.

 El Libro de los Números . vaticano.va

Detalle de las fotos:

Cuadro de Boticcelli, Séfora con una de sus hermanas

Mapa del Cuerno de África, que incluye Egipto

Foto de la película Reyes y Dioses, el Éxodo con C Bale

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario