22 febrero 2013

La seducción de la serpiente


Hace unas semanas los medios de comunicación nos explicaron que el país de la China celebraba el inicio de su nuevo año, dedicado en esta ocasión a la serpiente acuática. Nos enteramos de las grandes propiedades que este curioso reptil podía tener para la salud pues debidamente disecados sus órganos se convertían en medicinas, ciertamente milenarias y todavía eficaces. 

Pero para los que somos profanos en el tema de las serpientes, y de las que sólo conocíamos sus parabienes en lo que se refiere a la piel para hacer bolsos, zapatos y complementos de moda, un poco estrafalarios, enterarnos de que la vesícula biliar disecada tuviese propiedades curativas nos ha resultado más que sorprendente.

Sin embargo la serpiente siempre ha sido una animal llamativo, a veces repulsivo y en general temido. En la Sagrada Biblia aparece en diversas ocasiones. En la primera de ellas tuvo un papel muy importante y determinante. En los primeros capítulos del Génesis, aparece como instrumento del demonio para tentar a Eva y ésta con sus encantos seducir a Adán, y ambos sin control de sus instintos ni de su conciencia, infringieron el mandato que Dios mismo les había dado en el paraíso. Quizá aquella serpiente tenía un cascabel y una lengua bífida hipnotizadores y la manzana un perfume a modo de elixir, que de tal modo aquel ángel, que se rebeló contra Dios, convertido en la más seductora serpiente, consiguió que, por siempre jamás, todo el género humano naciera herido por el pecado de aquellos nuestros primeros padres que habían sido creados por Dios al inicio de todos los tiempos, en estado de plena felicidad.

A la vista de este despreciable pasado de la serpiente, este año nos podría servir a los cristianos, y no solo a los cristianos chinos,  para recordar y profundizar en el estudio de nuestros orígenes, de lo que significa y trasciende ese pecado original, y que nos hace tender en esa dirección contraria a Dios. Por otra parte, también podríamos  disfrutar de una cena exótica a la luz de los farolillos de colores, incluyendo sopa de serpiente, o cualquier otro manjar de esa carne de textura peculiar.


Transmito agradecimientos a mis amigos blogueros de la China  
ya que son los más asiduos de este blog!

1 comentario:

  1. Incluso podría servir para una buena paella, o para un guiso con papas...


    Amparo

    ResponderEliminar