20 agosto 2014

Irlanda es católica

Los distintivos de un país, aquellos más conocidos, siempre significan algo importante del pasado o del presente de aquel territorio. La costumbre de un pueblo a lo largo de los siglos tiene esos referentes propios que  en el patriotismo colectivo o de cada uno, no se desprecian. Irlanda tiene varios, entre ellos el arpa (que tiene una historia muy interesante y que preside la moneda del euro) y el trébol.

El trébol es muy común a lo largo ancho y largo de toda la isla, pues mayoritariamente está llena de pastos magníficos, fuente de riqueza para la producción ganadera y sus derivados. Las abundantes lluvias regeneran constantemente estos pastos verdes y brillantes. Estas hojitas verdes tan pequeñitas y que gustan a todos animales que se alimentan en los prados, fue un objeto que utilizó san Patricio para evangelizar Irlanda.

A veces resulta muy difícil entender el misterio de la Santísima de Trinidad, dogma de fe para la religión católica, pues creemos en un solo Dios, de tres personas distintas Padre, Hijo y Espíritu Santo y que conforman la Santísima Trinidad. ¿Cómo pudo hacerse entender san Patricio a personas sencillas del campo en su evangelización por Irlanda, sin medios materiales? San Patricio, iluminado por el Espíritu Santo, cogía un trébol que siempre tiene tres hojitas y les decía que cada hojita era una de las tres personas de la Santísima Trinidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, y cogiendo el trébol por el tallo les decía que las tres personas eran una sola entidad, como lo era aquel trébol. Por otra parte, a aquellos hombres y mujeres paganos que adoraban al sol, fuente a su vez de riqueza natural, tampoco san Patricio les defraudó, pues incrustó el sol en la cruz y así vemos como la cruz de Cristo irlandesa tiene esa peculiaridad. De esta manera sencilla pero inteligente, sin despreciar las costumbres o los elementos propios de un país,  san Patricio evangelizó Irlanda, y luego sus enseñanzas se llevaron a Estados Unidos, lugar al que llegaron muchísimos irlandeses de pocos bienes o ganancias, víctimas de la prisión y de la hambruna, siendo san Patricio quien preside la catedral de Nueva York.



Por otra parte, en Irlanda, católica en un 90%, no tienes ningún problema para acudir a la iglesia los domingos a cumplir el precepto dominical. Si la costumbre de ir a misa es diaria, te sorprenderás al comprobar, incluso en verano, la variedad de horarios de misas que se celebran a lo largo del día, teniendo en cuenta que sus costumbres horarias son diferentes a las nuestras. Y en cuanto aquellos recuerdos o souvenirs que nos podemos traer de aquel verde país, encontraremos que en las camisetas, sudaderas, platitos, cositas, tonterías…etc., casi siempre hay tréboles! (o arpas) y algunos para darle un toque contrario es de cuatro hojas… llamándole el trébol de la suerte. Pero la mejor suerte es la de ver a Dios a través de un trébol. 

*Las fotos son de mi viaje a Irlanda, julio 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario