julio 05, 2017

El Matrimonio no tiene vacaciones


El Matrimonio no es ajeno a la persona, ni a la casada, ni a la soltera, ni al religioso ni al ordenado, incluso en pleno verano. El matrimonio es una institución divina, creada por Dios en la creación del mundo que conocemos. Creó Dios al hombre y a la mujer y los unió. Cristo lo elevó a sacramento. Por lo tanto, el matrimonio es cosa de todos. Todos somos responsables de que estas uniones sean sagradas. Nadie puede girar la vista al otro lado, como diciendo, esto no va conmigo.

Pero la responsabilidad estará medida según el conocimiento que se tenga de la trascendencia de esta institución. Y en estas fechas estivales y calurosas, en las que la ropa se queda en el armario, se agitan las transparencias, suben los peinados, y los abanicos explican con sus gestos ciertas sensaciones, los deseos carnales o sexuales tienen menos tiempo de maniobra para frenar el ímpetu. Por ello, el Matrimonio ahora está más en peligro, y no solo el concepto divino sino también tu matrimonio o el mío.

Hay que saber caminar mirando el suelo de la calle o las sillas de una cafetería o los pies de una playa, porqué hay mucho personal atractivo en nuestro entorno, o simplemente con ganas de plan… tanto hombres como mujeres, aunque las mujeres somos siempre las que, a la larga o a la corta, salimos perdiendo. En aras de la libertad, no podemos ir por ahí sin auto protegernos, o esperar a que nos protejan.


Recordad que el matrimonio contiene tres dones importantes: el sacramento, la gracia sacramental en el sentido sagrado; el amor de los esposos; y los frutos, los hijos biológicos o no, como también los hijos espirituales. Estos tres dones nos mantendrán firmes. Y si golpea la tentación, cortar de raíz. No importa ser antipático. Cortar al inicio, del brillo en los ojos o ese de palpito natural, es la mejor solución.

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta