Ir al contenido principal

La sumisión y la templanza

Si con sentido crítico analicé las ligerezas de gobernantes conocidos, me propongo ahora aplicarme en el ejercicio de la templanza en el # Matrimonio. La templanza se conoce poco, pues se asocia solamente al adulterio. Pero no se trata solamente de mantenerse al margen y a toda costa de tener relaciones amorosas y sexuales con otras personas distintas a nuestro cónyuge, cosa que sería romper con el compromiso dado, con la entrega mutua, y protagonizaríamos una relación sexual extra-matrimonial y adúltera, claro! Lo que hay que vigilar es el antes a todo ello para no caer en el después. Por ejemplo, el evitar de tontear y ligar con la intención o no de tener o no una experiencia extra a lo habitual. La templanza, es decir, el ejercicio de la templanza es mucho más.

Leí en un whatsApp que para lograr lo que nunca has tenido, tendrás que hacer lo que nunca has hecho, una máxima recurrente que no dice nada pero que parece que rompa esquemas y ya puedas tirar al garete toda tu vida pasada. Sin embargo, en sentido positivo, podemos convertirla en algo mejor. Podemos decir que para lograr la felicidad en el #Matrimonio tendrás que hacer mucho más de lo que haces, pues la felicidad y el amor se dan y se reciben pero no gratuitamente. Solo Dios ama por si mismo, porque Dios es amor. En cambio, los humanos amamos pero hemos de esforzarnos siempre para amar más, cada día. Así que lo que nunca hacemos, es decir, amar lo suficiente, hay que hacerlo en mayor medida para conseguir lo que nunca hemos tenido: recibir más amor de los demás.

A colación de todo ello, os digo que conseguí el libro prohibido de Cásate y sé sumisa de la periodista, señora Costanza Miriano. Por supuesto que a todos esos liberales de pro, a las feministas de pacotilla y a los intelectuales de poca monta no les gustaría el libro aunque lo leyeran, pues lo que propone la señora Costanza es mucha lucha sobre una misma, y eso de luchar para hacer la vida más agradable a los demás requiere un esfuerzo muy importante que sin la ayuda de Dios es imposible.  Yo ya me lo estoy leyendo. Sinceramente, me encanta. Lo leo con avidez a ratitos antes de dormirme por completo y con los ojos medio cerrados, no tengo otro momento. A pesar de las circunstancias, me mantiene despierta. Todo lo que dice la señora Miriano es verdad. Ella relata el vivir y el sin vivir en el #Matrimonio y las diferencias entre nosotras y ellos. Y da donde duele. Cuando se refiere a la sumisión al marido no hace referencia a someterse al látigo del esposo infligido a la esposa, sino al ejercicio constante de la templanza, describiendo minuciosamente muchísimas situaciones y circunstancias en las que cada día las esposas y madres nos encontramos. Y la solución que propone, en muchos casos, es la de enfriar la sangre, en lugar de echarte a la yugular del esposo, pues ganas no faltan. Y eso es ejercitar la templanza.  Es un libro para educar en la diferencia. Y esto solo es el principio. De las doce cartas que en él puedes leer, de momento solo he leído dos y media. Así que puedo llegar a ser muy pesada cuando avance más.

No quiero hacer promoción de la web de amazon, no es mi interés, pero los felicito abiertamente pues la citada empresa no se dejó llevar por la tontería en boga que promovía retirar el libro de las ventas, y su decisión de seguir adelante le ha resultado muy beneficiosa. Y las que lo hemos comprado o nos lo han regalado, hemos obtenido un bien más grande, leyendo algo que vale la pena. 

Entradas populares de este blog

Amor fiel y exclusivo

Releer los textos del Magisterio de la Iglesia abre siempre luces en nuestra alma y en nuestro corazón sensible. Por ello es muy recomendable volver a ellos para hacer un repaso o iniciar una lectura interesante. 

Hoy proponemos la Encíclica Humanae Vitae la cual se centra en el tema de la transmisión de la vida, concedida a los esposos como colaboradores de Dios. Esta encíclica la publicó Su Santidad Pablo VI el 25 de julio de 1968. En los puntos 8 y 9 el Papa escribe sobre el amor conyugal al cual le atribuye las características de:amor humano, total, fiel y exclusivo hasta la muerte, y fecundo. Estos aspectos básicos nos pueden llevar a la reflexión interior de cómo vivimos en el seno de nuestro matrimonio estas características que lo conforman.
El amor conyugal

8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor, "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra". El matrimo…

El adulterio, pecado mortal

El adulterio es una violación y una trasgresión al compromiso establecido entre dos personas casadas entre si. Por lo tanto es algo que ocurre en el ámbito matrimonial y se refiere al hecho de tener relaciones sexuales con una persona distinta a tu propio cónyuge. Con los siglos, los años, los tiempos y la moral supérstite, el adulterio ha ido cambiando de peso en cuanto el castigo que pudiera merecer y las consecuencias que por él se derivasen. Conocemos como todavía en algunos países se apedrean a mujeres por haber sido acusadas de adúlteras, o como en otros países, España por ejemplo (hay muchos más) no es causa de nada, jurídicamente hablando. Si ante la ley no supone ninguna pena o castigo, ni es causa de separación ni de divorcio, lo que está claro es que para el cónyuge víctima supone una frustración imponente, un disgusto tremendo, y un caos emocional que le va a ser difícil de superar, todo ello –aunque legalmente no haya protección- podría llevar al matrimonio a separaciones…

Estos maridos ¡qué poco nos conocen!

Empieza la vida normal cosa que no se cómo calificarla, de caos, de ruina o vayausted a saber, pues aquello llamado normalidad ha sobrepasado a lo objetivo. Lo cierto es que todos aquellos preparativos navideños se consumierony,por fin, la vida sigue adelante con la normalidad de cada cual. Y vuelven aquellas rutinas o hábitos que en un ambiente de trabajo forman parte de la jornada: estirar las piernas y tomarse un café con las compañeras para ponerte al día de los nuevos abatares.
Todas a la vez: - ¿Qué tal han ido los Reyes Magos? - Ay! no me hables, estoy incendiada, dijo Sandra - Pero, qué ha ocurrido, dijimos (también todas a la vez) - Pues la noche del cinco fueron llegando los regalos, yo oía muchos ruidos así que me levanté del susto y fui al salón, y ¡no sabéis qué me encontré! - ¡Un ladrón!, dijo una. - ¡No!, dijo Sandra - Venga, ¡di!, dijo la otra, mientras todas revolvíamos agitadamente el café con el palito de plástico. - ¡Un cohete! - ¿Cómo? - ¡Sí, un cohete! - No puede ser, dijim…