06 diciembre 2022

En Navidad celebramos el Nacimiento del Niño Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre

 Era tradición cristiana que en los hogares se preparara el belén por Santa Lucía, es decir, el 13 de diciembre y se retirara por la fiesta de la Virgen de la Candelaria, el 2 de febrero. Se trataba de estas fechas porque las ventas en las ferias navideñas de los árboles, ramas, musgo y otros arbustos se iniciaban casi al acabar el otoño y las figuritas y pesebres igual. Además, el calendario festivo era mucho más reducido y por lo tanto había muy poco tiempo para el ocio. Incluso los más pequeños de la casa que iban al colegio, teníamos clases hasta el sábado al mediodía. El 2 de febrero a nivel doméstico cerraba el tiempo de Navidad, aunque litúrgicamente ya hacía 3 semanas que se vivía el Tiempo Ordinario. Era el día de la Presentación del Niño Jesús en el Templo y la Purificación de la Virgen, , la Familia de Nazaret ya había salido de Belén, dejado atrás el pesebre, y camino de Nazaret fueron a Jerusalén a cumplir con lo que estaba mandado para los judíos.


Sin embargo, estas tradiciones se van diluyendo por la carrera de encender el iluminado público cuanto antes mejor, a correr en el Black Friday que cuando estalló la moda era un solo día; a tomar el sabor de la nieve, aunque sea fabricada; a desearse felices fiestas en los almuerzos o cenas de empresa. No obstante, un avance han sido los congeladores que hay en casi todas las casas, así los ingredientes de las celebraciones se pueden comprar en cualquier momento, según nuestro tiempo disponible y el presupuesto asignado. Pues otra tradición era ir al mercado con la paga extra de Navidad en la mano, que se cobraba el 22 de diciembre, y comprar la cena de Nochebuena. Todo cambia, y es así en el ahora que vivimos.

Pero lo que no cambia es lo que se celebra en la NAVIDAD: El nacimiento del Niño Jesús, Dios hecho hombre, para la salvación de cada uno de nosotros. Eso celebramos, que Dios envió a su Hijo unigénito, naciendo en un lugar sencillo y ser Jesucristo el Rey de reyes. Y os diré más, hay exégetas, es decir, estudiosos de la Biblia, que consideran que Jesús no nació en esa fecha que celebramos el 25 de diciembre, que fue antes o más tarde, pero como escribió el Papa Emérito Benedicto XVI “Vamos a dejarlo como está” a resultas también del vaivén de fechas de la Semana Santa.

En cualquier caso, hoy por hoy, en el mundo católico la NAVIDAD la celebramos el 25 de diciembre. Los cristianos ortodoxos la celebran el día de la Epifanía, es decir, el día en que nosotros celebramos Los Reyes Magos de Oriente, el 6 de enero. Y no pasa nada, pues todos estamos contentos y alabando al Señor.

Que no perdamos de vista las fechas importantes.

¡Qué bello es vivir!

  Si nos remontamos al año 1946, nos situaremos en el periodo de la posguerra reciente de la II Guerra Mundial que duró seis años. El mundo ...