26 julio 2022

Los nietos no tienen la culpa de las desavenencias y descartes paterno filiales.

 Hoy celebramos el DIA DE LOS ABUELOS Y DE LAS PERSONAS MAYORES, en la II Jornada anual, convocada por el Papa Francisco, con el fin de destacar su valía en la sociedad y luchar contra las políticas y conductas del descarte.

Ha escogido este día porque el 26 de julio la Iglesia Universal lo dedica en su santoral a San Joaquín y a Santa Ana, los padres de la Virgen María, por lo tanto, los abuelos de Jesús, pues siendo Dios se hizo hombre y en tal condición también tuvo abuelos, como todos nosotros.


Y los que somos abuelos, se sobreentiende que tenemos nietos y nietas. Pero ¿Dónde están? Ciertamente se producen casos dramáticos en los que, por razones particulares, económicas, discusiones, memorias del pasado, herencias, divorcios contenciosos, por señalar unos cuántos motivos que desestabilizan a las familias, los hijos o las hijas, yernos o nueras, utilizan a los nietos como escudo de guerra, lo cual es lamentable, triste, horrible.

Por este motivo, a los abogados de familia y a los notarios, les aumentan los casos de desheredación de los hijos por falta de atención, así como las reclamaciones judiciales para regularizar un régimen de visitas de los abuelos con los nietos, pues los nietos no tienen la culpa de las desavenencias y descartes paterno filiales.

En este sentido, hoy especialmente debe rezarse por todos los abuelos y las personas mayores, para pedirle al Espíritu Santo luces y evitar así llevar los casos a los tribunales, asuntos siempre dolorosos para ambas partes e incomprensibles para los nietos.

Por otra parte, no es moralmente malo que un pariente mayor esté ingresado en un centro geriátrico, lo que es moralmente malo o muy malo, es no preocuparse por ellos. Hay que llamarles por teléfono, interesarse ante los profesionales de su progresión y estado de salud, y sobre todo visitarlos, estar a su lado un rato, hacerles compañía, aunque sea en silencio, cantarles, jugar como niños, explicarles cosas especialmente de la familia. A veces no hay más remedio de su ingreso, pero no los abandonemos, evitemos ese DESCARTE al que se refiere el Santo Padre.



 Del libro del Eclesiastés (siglo III antes de Cristo)

251Tres cosas desea mi alma | que agradan al Señor y a los humanos: | concordia entre hermanos, amistad entre vecinos, | y marido y mujer bien avenidos. 2Tres tipos de personas detesta mi alma | y su conducta me llena de indignación: | pobre orgulloso, rico embustero, | y viejo lascivo e insensato. 3Si en la juventud no has recogido nada, | ¿Cómo quieres encontrar algo en la vejez? 4¡Qué bien sienta a las canas el juicio, | y a los ancianos saber aconsejar! 5¡Qué bien sienta a los ancianos la sabiduría, | y a los ilustres la reflexión y el consejo! 6La mucha experiencia es la corona de los ancianos, | y su orgullo es el temor del Señor.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los centros de mesa más especiales

  En estas comprimidas vacaciones, con el Pepito Grillo en la oreja que nos va avisando que los próximos otoño e invierno van a ser especia...