08 octubre 2020

Vuestros comentarios los leemos todos

 Los seguidores de este blog observan que, desde su salto a la red en el año 2011, en ningún momento hemos autorizado anuncios, ni publicidad, ni noticias relacionadas de forma automática. Tampoco hemos establecido debate alguno con los comentarios que tan amablemente escribís.


Este blog nació con la voluntad de ser apostólico, romano y universal en lo que se refiere al Matrimonio, sin rebajar ni un ápice este posicionamiento. Por ello no queremos que nada se interfiera entre los artículos o post del blog. No nos hemos propuesto ganar dinero, sino, en la medida de lo posible, llevar almas a Dios, a través del tema del Matrimonio.

Ello no quiere decir que no recibamos comentarios. De vez en cuando autorizamos la publicación de alguno, siempre positivo. Los comentarios de odio, de venganza, de oposición, de insulto, también los recibimos. Los leemos, los analizamos y los guardamos, pero no los publicamos, ¿Para qué?

No hace falta, el que o la que los ha escrito ya se ha desahogado, y si con ello se ha quedado tranquilo, mejor. No escribimos pensando en complacer a todo el mundo y de paso hacernos autobombo, eso es imposible y somos conscientes de ello.

Así que os damos gracias a todos los que nos habéis escrito. Que sepáis que, por unos y por otros, rezamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario