Ir al contenido principal

Actos de amor

¡Qué sufridores son algunos maridos! sin dejar de menospreciar lo que sufrimos muchas esposas con las cosas de ellos. Sin embargo la complementariedad entre las unas y los otros es lo que hace perdurar la madurez matrimonial.

Sin ir más lejos, respecto del deporte de equipo con pelota rodando que todos sabemos que mueve a las masas, compuestas en su mayoría por hombres que se sulfuran, que gritan, que vocean, que se lo pasan bomba con su equipo y se malhumoran cuando pierde, ahí estamos nosotras, sufridoras, siguiendo las noticias del mercado de jugadores, la lista de pichichis y de los mejores goleadores, los colores de las equipaciones, el suben-bajen de la liga, los ataques a los colores del contrario, los cambios de mister, de capitanes, de presidentes, de colegiados, de los colores de las zapatillas de los porteros, de las palabras malsonantes de alguno que ha perdido el norte en mitad del juego, la complicación que supone entender las competiciones internacionales, los periodistas de una bando o de otro, las lágrimas del perdedor… en fin qué os voy a decir. Pues todo esto, aunque nos pueda interesar realmente poco a algunas esposas, forma parte del querer matrimonial para poder convivir con una de las pasiones del esposo. Aquí no vamos a añadir las idas y venidas de médicos y centros hospitalarios, pues en esto sufrimos ambos cónyuges.

¿Y ellos?, ¿De qué cosas, sufren por nosotras? Hay tantos ejemplos, que se me hace difícil empezar ni tan siquiera una lista de aproximación. Sin embargo, puedo poner un ejemplo. Imaginaros que a pesar de los años, a ti te gusta el ballet, (o las Sevillanas…) y además, a pesar de los años, te has vuelto a poner el maillot y las zapatillas de media punta, y recibes clases. Llegado el fin de curso lectivo escolar,  también hay festival de fin de curso de ballet (o de Sevillanas). Y como pintas canas, actúas de presentadora del acto, ataviada para la ocasión como si se tratara de un evento que proyección televisiva. Ahí estás tú, en tu momento estelar, presentando el acto, y saliendo al escenario en varias ocasiones. Y, por esos escasos minutos magníficos de gloria, tu marido, paciente entre los pacientes, ha de tragarse todo un festival de niñas y jóvenes bailando para que sus papás estén contentos y ellas se preparen para un futuro profesional, más o menos inmediato. Él pensará que es un rollo morrocotudo, primero porque no le gusta el ballet ni las sevillanas, segundo porque ninguna de las niñas ni jóvenes son de la familia, y tercero, porque él ya te ha acompañado a diversos teatros a ver ballet y está ciertamente saturado. Sin embargo, llegó al teatro puntualmente, aparcó el coche en buen sitio, el coche no se lo llevó la grúa y además fue muy objetivo a la hora de aplaudirte. Por ende, volvisteis a casa juntos, muy contentos.

En fin, ellos y nosotras somos sufrientes, siempre hacemos algo, o nos gusta algo, que el otro soporta por amor. Estas cosas son realmente actos de amor, que no han de cambiarse por nada, pero que es necesario recordarlos para seguir haciéndolos y alimentar de amor día a día el Matrimonio.


Entradas populares de este blog

Amor fiel y exclusivo

Releer los textos del Magisterio de la Iglesia abre siempre luces en nuestra alma y en nuestro corazón sensible. Por ello es muy recomendable volver a ellos para hacer un repaso o iniciar una lectura interesante. 

Hoy proponemos la Encíclica Humanae Vitae la cual se centra en el tema de la transmisión de la vida, concedida a los esposos como colaboradores de Dios. Esta encíclica la publicó Su Santidad Pablo VI el 25 de julio de 1968. En los puntos 8 y 9 el Papa escribe sobre el amor conyugal al cual le atribuye las características de:amor humano, total, fiel y exclusivo hasta la muerte, y fecundo. Estos aspectos básicos nos pueden llevar a la reflexión interior de cómo vivimos en el seno de nuestro matrimonio estas características que lo conforman.
El amor conyugal

8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor, "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra". El matrimo…

El adulterio, pecado mortal

El adulterio es una violación y una trasgresión al compromiso establecido entre dos personas casadas entre si. Por lo tanto es algo que ocurre en el ámbito matrimonial y se refiere al hecho de tener relaciones sexuales con una persona distinta a tu propio cónyuge. Con los siglos, los años, los tiempos y la moral supérstite, el adulterio ha ido cambiando de peso en cuanto el castigo que pudiera merecer y las consecuencias que por él se derivasen. Conocemos como todavía en algunos países se apedrean a mujeres por haber sido acusadas de adúlteras, o como en otros países, España por ejemplo (hay muchos más) no es causa de nada, jurídicamente hablando. Si ante la ley no supone ninguna pena o castigo, ni es causa de separación ni de divorcio, lo que está claro es que para el cónyuge víctima supone una frustración imponente, un disgusto tremendo, y un caos emocional que le va a ser difícil de superar, todo ello –aunque legalmente no haya protección- podría llevar al matrimonio a separaciones…

Estos maridos ¡qué poco nos conocen!

Empieza la vida normal cosa que no se cómo calificarla, de caos, de ruina o vayausted a saber, pues aquello llamado normalidad ha sobrepasado a lo objetivo. Lo cierto es que todos aquellos preparativos navideños se consumierony,por fin, la vida sigue adelante con la normalidad de cada cual. Y vuelven aquellas rutinas o hábitos que en un ambiente de trabajo forman parte de la jornada: estirar las piernas y tomarse un café con las compañeras para ponerte al día de los nuevos abatares.
Todas a la vez: - ¿Qué tal han ido los Reyes Magos? - Ay! no me hables, estoy incendiada, dijo Sandra - Pero, qué ha ocurrido, dijimos (también todas a la vez) - Pues la noche del cinco fueron llegando los regalos, yo oía muchos ruidos así que me levanté del susto y fui al salón, y ¡no sabéis qué me encontré! - ¡Un ladrón!, dijo una. - ¡No!, dijo Sandra - Venga, ¡di!, dijo la otra, mientras todas revolvíamos agitadamente el café con el palito de plástico. - ¡Un cohete! - ¿Cómo? - ¡Sí, un cohete! - No puede ser, dijim…