Ir al contenido principal

Pontificio Consejo para la Familia

 ¿Quién es?  Es responsable de la promoción del ministerio pastoral y del apostolado de la familia, aplicando las enseñanzas y orientaciones del magisterio de la Iglesia. Las familias cristianas pueden ser así ayudadas a cumplir su misión educativa y apostólica, como respuesta a la realización del Evangelio de la familia en el mundo contemporáneo.

Al Dicasterio le corresponde la tarea de coordinar y promover los esfuerzos pastorales de cara a la procreación responsable y de animar, sostener y coordinar las iniciativas en defensa de la vida humana en todo el arco de su existencia, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural.

Otros temas candentes entran también en la esfera de competencia del Consejo: la teología y la catequesis de la familia; la espiritualidad conyugal y familiar; los derechos del niño y de la familia; la formación de laicos comprometidos en la pastoral familiar; los cursos de preparación al matrimonio.


El Dicasterio se ocupa también de otras cuestiones, como la demografía, la contracepción y el aborto, la esterilización, las cuestiones éticas y pastorales concernientes al sida y a los problemas de la bioética; la legislación relativa al matrimonio y a la familia, a las políticas familiares y a la tutela de la vida humana. El Arzobispo Vincenzo Paglia es, desde el 26 de junio de 2012, el nuevo presidente del Pontificio Consejo para la Familia. Fue nombrado el 4 de marzo del año 2000 Obispo de Terni-Narni-Amelia. Su inmediato predecesor fue el Cardenal Ennio Antonelli, presidente emérito. El Comité de Presidencia está compuesto por 18 Cardenales y 7 Arzobispos y Obispos; 20 matrimonios procedentes de todo el mundo, son miembros. El Dicasterio se sirve también de la colaboración de 40 Consultores y del trabajo cotidiano de 15 Oficiales y de numerosos voluntarios.

Desde 1994, a petición de las Conferencias Episcopales, el Pontificio Consejo ofrece cursos de actualización para Obispos y trabajadores pastorales sobre “Familia, vida y cuestiones éticas”. Desde 1994, Año de la Familia, el Dicasterio es responsable de la organización de los Encuentros Mundiales de la Familia, llevados a cabo en Roma 1994; Río de Janeiro 1997; Roma 2000 en el contexto del Jubileo de las Familias; Manila 2003; Valencia (España) en 2006; Ciudad de México 2009 y Milán (Italia) en 2012. El próximo Encuentro Mundial de la Familia tendrá lugar en septiembre de 2015 en Philadelphia, Estados Unidos.

En 1996, el Pontificio Consejo para la Familia puso en marcha la publicación de la Revista cuatrimestral, “Familia et Vita”, que recoge artículos de Obispos y expertos sobre los temas que entran en el área de competencia del Dicasterio. El Consejo ha promovido numerosas publicaciones, disponibles en diveros idiomas, sobre temas concernientes a la familia y a la vida. Cabe recordar el nuevo “Enchiridion” sobre la familia y la vida, editado por la Libreria Editrice Vaticana en 2012, y el poderoso volumen de las Actas (800 páginas) del VII Encuentro, llevado a cabo en la ciudad de San Ambrosio y de San Carlos.

Fue instituido por el Beato Juan Pablo II con el Motu Proprio “Familia a Deo instituta”, el 13 de mayo de 1981, día del atentado en la plaza de San Pedro, el Pontificio Consejo para la Familia sustituyó al comité para la Familia creado por Pablo VI en 1973.


Y aquí tenéis su web. 

Entradas populares de este blog

Amor fiel y exclusivo

Releer los textos del Magisterio de la Iglesia abre siempre luces en nuestra alma y en nuestro corazón sensible. Por ello es muy recomendable volver a ellos para hacer un repaso o iniciar una lectura interesante. 

Hoy proponemos la Encíclica Humanae Vitae la cual se centra en el tema de la transmisión de la vida, concedida a los esposos como colaboradores de Dios. Esta encíclica la publicó Su Santidad Pablo VI el 25 de julio de 1968. En los puntos 8 y 9 el Papa escribe sobre el amor conyugal al cual le atribuye las características de:amor humano, total, fiel y exclusivo hasta la muerte, y fecundo. Estos aspectos básicos nos pueden llevar a la reflexión interior de cómo vivimos en el seno de nuestro matrimonio estas características que lo conforman.
El amor conyugal

8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor, "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra". El matrimo…

El adulterio, pecado mortal

El adulterio es una violación y una trasgresión al compromiso establecido entre dos personas casadas entre si. Por lo tanto es algo que ocurre en el ámbito matrimonial y se refiere al hecho de tener relaciones sexuales con una persona distinta a tu propio cónyuge. Con los siglos, los años, los tiempos y la moral supérstite, el adulterio ha ido cambiando de peso en cuanto el castigo que pudiera merecer y las consecuencias que por él se derivasen. Conocemos como todavía en algunos países se apedrean a mujeres por haber sido acusadas de adúlteras, o como en otros países, España por ejemplo (hay muchos más) no es causa de nada, jurídicamente hablando. Si ante la ley no supone ninguna pena o castigo, ni es causa de separación ni de divorcio, lo que está claro es que para el cónyuge víctima supone una frustración imponente, un disgusto tremendo, y un caos emocional que le va a ser difícil de superar, todo ello –aunque legalmente no haya protección- podría llevar al matrimonio a separaciones…

Estos maridos ¡qué poco nos conocen!

Empieza la vida normal cosa que no se cómo calificarla, de caos, de ruina o vayausted a saber, pues aquello llamado normalidad ha sobrepasado a lo objetivo. Lo cierto es que todos aquellos preparativos navideños se consumierony,por fin, la vida sigue adelante con la normalidad de cada cual. Y vuelven aquellas rutinas o hábitos que en un ambiente de trabajo forman parte de la jornada: estirar las piernas y tomarse un café con las compañeras para ponerte al día de los nuevos abatares.
Todas a la vez: - ¿Qué tal han ido los Reyes Magos? - Ay! no me hables, estoy incendiada, dijo Sandra - Pero, qué ha ocurrido, dijimos (también todas a la vez) - Pues la noche del cinco fueron llegando los regalos, yo oía muchos ruidos así que me levanté del susto y fui al salón, y ¡no sabéis qué me encontré! - ¡Un ladrón!, dijo una. - ¡No!, dijo Sandra - Venga, ¡di!, dijo la otra, mientras todas revolvíamos agitadamente el café con el palito de plástico. - ¡Un cohete! - ¿Cómo? - ¡Sí, un cohete! - No puede ser, dijim…