17 septiembre 2019

Un apunte a los novios: Enamorarse de los defectos



Se inicia una nueva etapa de los Cursos Prematrimoniales en las parroquias católicas. Como suelen ser en estos casos, los novios tenéis que tener la fecha de la boda confirmada, es decir, definida la fecha en la que se consolidará el compromiso que verbalmente os habéis dado el uno al otro.

Es muy importante apuntarse al curso y pensar en saborearlo, y no de cumplir un mero trámite. No se trata de ir por la iglesia a escuchar a unas personas que hablarán de lo que creéis que ya sabéis. Se trata de que os planteéis si realmente vale la pena casarse, hacerlo ante Dios y la Iglesia y ante vosotros mismos, que sois los ministros.

En estos cursos se tratan muchos aspectos del Matrimonio. Del jurídico y canónico; de una organización familiar, incluso de la distribución de tareas; de los problemas y de las desavenencias; las enfermedades, los tiempos difíciles. De la sexualidad y de la sensualidad. Y de por qué es bueno casarse por la Iglesia y ante Dios. Etc.


Hay parroquias que los ofrecen en un día; o una sesión a la semana durante un mes; o cinco sesiones en cinco días a la semana. Es decir, la oferta varía muchísimo. La cuestión es hacer el curso con voluntad de aprender y resolver muchísimas dudas.

Es posible, incluso, que os planteéis no casaros con la persona con la que estáis haciendo el curso, pues las personas no cambiamos porque nos casemos. Por ello, hay que enamorarse hasta de los defectos. Pero ¡alerta! la violencia física o verbal no es un defecto, es una inclinación al mal, muy grave.

Más de una pareja, ante de casarse ha roto el compromiso verbal y se han sentido liberados. Por esto, los cursos prematrimoniales se han de tomar en serio pues un Matrimonio no es una película de amor, es la vida misma en la que vosotros sois los protagonistas, y no ha de serlo nadie más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario