Ir al contenido principal

cenizas y sardinas

En esta semana, la Iglesia católica litúrgicamente celebra el inicio de la Cuaresma, a partir del 1 de marzo de 2017, con la imposición de las cenizas en la cabeza o en la frente de los fieles que asisten a misa en el Miércoles de Ceniza. Al momento de la imposición, el sacerdote puede decir Convertiros y creer en el Evangelio, o la más conocida Polvo eres y en polvo te convertirás. Aquel momento es un instante clave que ha de remover nuestra fe para hacer algún propósito nuevo de conversión.

Quizá parezca anacrónico o extraño que se imponga un polvo gris oscuro que no se sabe de dónde proviene, como si hubiera sido extraído de un crematorio humano de cualquier cementerio. O de la urna de cenizas de un familiar de alguien que se haya desprendido porque no sabía dónde colocarla. En realidad es mucho más bonito.

Resulta que hemos de remontarnos a la fiesta de la Pascua del año litúrgico anterior. Las palmas, palmones y ramas de laurel, bendecidos en el Domingo de Ramos y que se quedan en las iglesias, se recogen para quemarlos. Sus restos en cenizas es el polvo del Miércoles de Ceniza. Por lo tanto no es nada macabro ni morboso. Es una bendición para el cristiano que tiene el propósito de convertirse.

¿Pero qué ha ocurrido en estos días pasados? Como sabemos hay fiestas y más fiestas en torno a un personaje ficticio que invita a perder el control de uno mismo, a la promiscuidad, a la doble imagen, y a lo que sea que apetezca. Son días en lo que lo pagano sobre sale todavía más. Y lo popular intenta convertir unos dones y unas gracias en objeto de chirigota. En tiempos antiguos una penitencia muy sonada para muchos creyentes era no tener relaciones sexuales en los días de Cuaresma y para que le quedara claro a la gente se celebraba el “Entierro de la sardina”. Se le hace un honor indiscutible a este pez, bien vestido, y honrado por todo un séquito de riguroso luto.

A todo ello, muchos padres y madres  disfrazan a sus hijos, quieran o no, de la cosa más variopinta del mundo y también los llevan a ese entierro singular sin saber explicar por qué se le hacen honores a un pez de cartón que luego lo verán de verdad con piel y escamas brillantes en los mercados. Y cuando lo tengan en su plato, por supuesto no querrán comerlo, tanto si las sardinas están rebozadas, a la plancha o en escabeche casero, porque ¡claro está! fueron a su entierro.

Bien hacen las familias y los colegios que no celebran estas fiestas, por muy populares que sean. Otra cosa serán las penitencias que cada uno ofrezca a Dios, para remisión de los pecados, propios y de los demás. Si en el seno de un matrimonio se decide no tener relaciones sexuales y los cónyuges ofrecen este sacrificio por algo más alto, quedará en el entorno conyugal. No hará falta ninguna celebración familiar en la que se publique que la supuesta sardina del caballero estará en plácida inactividad y que la mujer, más que nunca, estará totalmente de acuerdo.

Hay otro tipo de mortificaciones que pueden ser ocultas: sacrificios en la comida (no tomar de aquello que nos gusta más) o materiales, dejando la tarjeta de crédito en casa para no caer en la tentación de comprar todo el Avance de Temporada de Primavera.

A los cristianos, la Iglesia nos pide, en estos próximos días, sobriedad en las cosas y en el trato, dos días de ayuno y abstinencia todos los viernes. Con ello seremos un buen ejemplo, y un buen ejemplo hace mucho bien.
     


Entradas populares de este blog

Amor fiel y exclusivo

Releer los textos del Magisterio de la Iglesia abre siempre luces en nuestra alma y en nuestro corazón sensible. Por ello es muy recomendable volver a ellos para hacer un repaso o iniciar una lectura interesante. 

Hoy proponemos la Encíclica Humanae Vitae la cual se centra en el tema de la transmisión de la vida, concedida a los esposos como colaboradores de Dios. Esta encíclica la publicó Su Santidad Pablo VI el 25 de julio de 1968. En los puntos 8 y 9 el Papa escribe sobre el amor conyugal al cual le atribuye las características de:amor humano, total, fiel y exclusivo hasta la muerte, y fecundo. Estos aspectos básicos nos pueden llevar a la reflexión interior de cómo vivimos en el seno de nuestro matrimonio estas características que lo conforman.
El amor conyugal

8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor, "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra". El matrimo…

El adulterio, pecado mortal

El adulterio es una violación y una trasgresión al compromiso establecido entre dos personas casadas entre si. Por lo tanto es algo que ocurre en el ámbito matrimonial y se refiere al hecho de tener relaciones sexuales con una persona distinta a tu propio cónyuge. Con los siglos, los años, los tiempos y la moral supérstite, el adulterio ha ido cambiando de peso en cuanto el castigo que pudiera merecer y las consecuencias que por él se derivasen. Conocemos como todavía en algunos países se apedrean a mujeres por haber sido acusadas de adúlteras, o como en otros países, España por ejemplo (hay muchos más) no es causa de nada, jurídicamente hablando. Si ante la ley no supone ninguna pena o castigo, ni es causa de separación ni de divorcio, lo que está claro es que para el cónyuge víctima supone una frustración imponente, un disgusto tremendo, y un caos emocional que le va a ser difícil de superar, todo ello –aunque legalmente no haya protección- podría llevar al matrimonio a separaciones…

Estos maridos ¡qué poco nos conocen!

Empieza la vida normal cosa que no se cómo calificarla, de caos, de ruina o vayausted a saber, pues aquello llamado normalidad ha sobrepasado a lo objetivo. Lo cierto es que todos aquellos preparativos navideños se consumierony,por fin, la vida sigue adelante con la normalidad de cada cual. Y vuelven aquellas rutinas o hábitos que en un ambiente de trabajo forman parte de la jornada: estirar las piernas y tomarse un café con las compañeras para ponerte al día de los nuevos abatares.
Todas a la vez: - ¿Qué tal han ido los Reyes Magos? - Ay! no me hables, estoy incendiada, dijo Sandra - Pero, qué ha ocurrido, dijimos (también todas a la vez) - Pues la noche del cinco fueron llegando los regalos, yo oía muchos ruidos así que me levanté del susto y fui al salón, y ¡no sabéis qué me encontré! - ¡Un ladrón!, dijo una. - ¡No!, dijo Sandra - Venga, ¡di!, dijo la otra, mientras todas revolvíamos agitadamente el café con el palito de plástico. - ¡Un cohete! - ¿Cómo? - ¡Sí, un cohete! - No puede ser, dijim…