Ir al contenido principal

Un menú para todos

Cuando se reúne la familia en estos días de Nochebuena y Navidad, y otros más… las que cocinamos hemos de pensar que puedan disfrutar todos los comensales. En el caso de hoy vamos hacer un menú, sin proteína de leche, ni ácido láctico (que está en todos los embutidos) ni lactosa. Los que sufren este tipo de alergias sufren mucho y si en cualquier alimento hay algún producto de estos, no se van encontrar bien hasta después de la Epifanía. Tampoco añadiremos sal a nada, para que los hipertensos no sufran una subida de la tensión y tengamos que ir de urgencias a un hospital. Y los que puedan tomar sal, pueden añadirla a su plato, y listos!. Además muchas cosas tienen su sal propia y será más que suficiente para el contraste de sabores.

Todo esto significa que vamos a cocinar, no vamos  comprar apenas nada preparado. Os propongo lo siguiente.

El aperitivo: virutas de jamón de bellota, aceitunas al gusto, rollitos de salmón ahumado con huevo hilado y patatas paja fritas (menos para los hipertensos). Lo acompañaría de un cóctel de cava y zumo de piña.

El primer plato será una buena sopa de “galets”, es decir vamos a hacer un caldo a la catalana con: pollo (un muslo y una carcasa), un trozo de gallina, un hueso de ternera, preferentemente de la rodilla, y un trocito de panceta fresca. Aunque estaría muy rico, no añadiremos ni huesos de jamón, ni salados, ni embutidos.  Muy importante son las verduras: col, patata, zanahoria, nabo, puerro, apio y cebolla. Podríamos hacer una “pilota”, es decir una bola de carne picada, a la cual le añadiremos un huevo, perejil y pimienta (como si fuera un stick tártar) y después le daríamos forma con un poco de harina, y la coceríamos aparte con un poco de caldo; hay quien lo cuece en el mismo caldo. También se pueden hacer bolitas del tamaño de unas canicas. Una vez hecho el caldo, bien colado y filtrado, se cuece la pasta, preferentemente “galets”, es decir “tiburones”. Antes de servir se añaden a la sopera las bolitas de carne o la “pilota troceada.


El segundo plato es majestuoso, pero dependerá del tamaño del horno y del número de comensales. Os propongo un “Capón” relleno. Aparte de tener un capón entero y limpio, hay que preparar el relleno. En una sartén se rehogan con un poco de cebolla triturada, tacos de jamón, los higadillos troceados del pollo y del propio capón, unas salchichas tipo Frankfurt que venden sin lactosas, ciruelas, piñones y una trufa!!. Esto se le mete al capón y se cose la obertura. Alerta!! Con la aguja y el hilo que usáis, la piel del capón es muy dura. Se pone el capón en una cazuela de aluminio con tapa para horno. Se frota el bicho con grasa de cerdo, se le pone pimienta y unos rollitos de de hierbas aromáticas; por último un buen chorro de coñac de cocina y un chorro de aceite del mejor. El  horno ha de estar potente, y hacerlo con tiempo, pues para hacerse bien, hay que calcular una hora de reloj por kilo, así, si el bicho hace 4 Kg. 400 grs, necesita 4 horas y media de horno desde que entra en el horno. A las dos horas de cocer, le añadís unas manzanas de invierno y algunos tomates troceados, y lo destapáis. Vigilar mucho en no quemarse cuando vayáis a echarle el jugo por encima. Los últimos diez minutos han de servir para que se dore un poquito con el gratinador. Sería interesante hacerlo el día antes, el rustido estará reposado y será exquisito.

Para los postres, después de lo anterior, se requiere unos sorbetes ligeros. He visto algunas marcas que no tienen ni lactosas ni leche. Y por último los dulces de Navidad, los de convento son muy digestivos. No os sugiero ni los cavas ni los vinos, pues lo dejaremos para el somelier de la familia.


De todo corazón os deseo una felicísima Navidad, en compañía de vuestra familia, mucha o poca, que nadie esté solo, recoged a aquel familiar –que aunque huraño o no- es un hijo de Dios. Y nosotras, que ¡la Virgen Santísima nos ampare! pues nos vamos a poner de los nervios con tanto trabajo, pero después tendremos la satisfacción de ver a nuestra familia tan feliz que realmente habrá valido la pena tanto esfuerzo.




Entradas populares de este blog

Amor fiel y exclusivo

Releer los textos del Magisterio de la Iglesia abre siempre luces en nuestra alma y en nuestro corazón sensible. Por ello es muy recomendable volver a ellos para hacer un repaso o iniciar una lectura interesante. 

Hoy proponemos la Encíclica Humanae Vitae la cual se centra en el tema de la transmisión de la vida, concedida a los esposos como colaboradores de Dios. Esta encíclica la publicó Su Santidad Pablo VI el 25 de julio de 1968. En los puntos 8 y 9 el Papa escribe sobre el amor conyugal al cual le atribuye las características de:amor humano, total, fiel y exclusivo hasta la muerte, y fecundo. Estos aspectos básicos nos pueden llevar a la reflexión interior de cómo vivimos en el seno de nuestro matrimonio estas características que lo conforman.
El amor conyugal

8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor, "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra". El matrimo…

El adulterio, pecado mortal

El adulterio es una violación y una trasgresión al compromiso establecido entre dos personas casadas entre si. Por lo tanto es algo que ocurre en el ámbito matrimonial y se refiere al hecho de tener relaciones sexuales con una persona distinta a tu propio cónyuge. Con los siglos, los años, los tiempos y la moral supérstite, el adulterio ha ido cambiando de peso en cuanto el castigo que pudiera merecer y las consecuencias que por él se derivasen. Conocemos como todavía en algunos países se apedrean a mujeres por haber sido acusadas de adúlteras, o como en otros países, España por ejemplo (hay muchos más) no es causa de nada, jurídicamente hablando. Si ante la ley no supone ninguna pena o castigo, ni es causa de separación ni de divorcio, lo que está claro es que para el cónyuge víctima supone una frustración imponente, un disgusto tremendo, y un caos emocional que le va a ser difícil de superar, todo ello –aunque legalmente no haya protección- podría llevar al matrimonio a separaciones…

Estos maridos ¡qué poco nos conocen!

Empieza la vida normal cosa que no se cómo calificarla, de caos, de ruina o vayausted a saber, pues aquello llamado normalidad ha sobrepasado a lo objetivo. Lo cierto es que todos aquellos preparativos navideños se consumierony,por fin, la vida sigue adelante con la normalidad de cada cual. Y vuelven aquellas rutinas o hábitos que en un ambiente de trabajo forman parte de la jornada: estirar las piernas y tomarse un café con las compañeras para ponerte al día de los nuevos abatares.
Todas a la vez: - ¿Qué tal han ido los Reyes Magos? - Ay! no me hables, estoy incendiada, dijo Sandra - Pero, qué ha ocurrido, dijimos (también todas a la vez) - Pues la noche del cinco fueron llegando los regalos, yo oía muchos ruidos así que me levanté del susto y fui al salón, y ¡no sabéis qué me encontré! - ¡Un ladrón!, dijo una. - ¡No!, dijo Sandra - Venga, ¡di!, dijo la otra, mientras todas revolvíamos agitadamente el café con el palito de plástico. - ¡Un cohete! - ¿Cómo? - ¡Sí, un cohete! - No puede ser, dijim…