Ir al contenido principal

Dejar atrás la adolescencia


El exceso de protección de las madres respecto de los hijos y las hijas es directamente proporcional al grado de madurez que adquieren a lo largo de la vida. La mayoría de las madres, lo somos de pocos hijos. En nuestra juventud nos quisimos liberar de no se qué, decidimos estudiar mucho, tener una profesión, trabajar, ganar un sueldo y en contrapartida hemos aportado un capital humano pequeño. Debido a ese remordimiento natural, los hijos (entiéndase en adelante, también hijas) que tenemos los protegemos de tal manera que a pesar de trabajar fuera de casa, la vida en familia la convertimos en una convivencia en un hotel de cinco estrellas, y, por ende, muy difícil de abandonar. 

Así que si no maduran nuestros hijos, si no abandonan la adolescencia, es en parte por culpa de las madres. ¿Cuánta autoridad y paciencia hemos invertido en enseñarles a cocinar, planchar, limpiar, comprar, poner en marcha los electrodomésticos, coser botones, etc....? en cambio ¿Cuántas veces hemos renunciado a nosotras mismas para que estudien y trabajen fuera de casa? ¿Qué opción hemos escogido? Sin embargo en las familias numerosas todo funciona diferente, se reparten las tareas, se ayudan unos a otros en muchos sentidos, a estudiar, a defenderse, a comprenderse, a consolarse en las frustraciones, y a suplirse cuando el otro no llega. Todo ello es un camino hacia la madurez, y la adolescencia se cumple a término.

En todo esto pensé cuando he recordado la introducción que hizo el sacerdote en la misa en la que se celebraba santa Catalina de Siena, doctora de la Iglesia y patrona de Europa: Catalina de Siena era el hijo número 24 de 25 hermanos! Además, Catalina a los siete años ya decidió entregar su vida a Jesucristo, y compartió con Él sus estigmas al vivir en profundidad su pasión. Sin dudar, podemos decir que a los siete años ya había recibido una educación cristiana, con gran amor, muy probablemente compartida con sus hermanos.

¿Cómo debía funcionar aquella familia? No me lo puedo ni imaginar!, sin lavadoras, sin microondas, sin lavaplatos, sin antibióticos ni ibuprofeno ni paracetamol....sin móviles, ni Internet. Debía ser milagroso cocinar cada día para tantas personas. En fin, que tanto trabajar fuera de casa y tan profesionales cómo somos y siglos atrás las mujeres trabajaban y amaban de forma tan espectacular y extraordinaria que mucho hemos de aprender las de hoy para enseñar a nuestros hijos a ser maduros y valientes, no solo para que sean buenos profesionales sino también para que sepan ser buenos esposos y esposas, y generosos padres y madres de familia. No hemos de olvidar que siempre todo ello ha de ponerse en manos de Dios, como la familia de aquella santa enamorada de Jesucristo.


Entradas populares de este blog

Amor fiel y exclusivo

Releer los textos del Magisterio de la Iglesia abre siempre luces en nuestra alma y en nuestro corazón sensible. Por ello es muy recomendable volver a ellos para hacer un repaso o iniciar una lectura interesante. 

Hoy proponemos la Encíclica Humanae Vitae la cual se centra en el tema de la transmisión de la vida, concedida a los esposos como colaboradores de Dios. Esta encíclica la publicó Su Santidad Pablo VI el 25 de julio de 1968. En los puntos 8 y 9 el Papa escribe sobre el amor conyugal al cual le atribuye las características de:amor humano, total, fiel y exclusivo hasta la muerte, y fecundo. Estos aspectos básicos nos pueden llevar a la reflexión interior de cómo vivimos en el seno de nuestro matrimonio estas características que lo conforman.
El amor conyugal

8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor, "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra". El matrimo…

El adulterio, pecado mortal

El adulterio es una violación y una trasgresión al compromiso establecido entre dos personas casadas entre si. Por lo tanto es algo que ocurre en el ámbito matrimonial y se refiere al hecho de tener relaciones sexuales con una persona distinta a tu propio cónyuge. Con los siglos, los años, los tiempos y la moral supérstite, el adulterio ha ido cambiando de peso en cuanto el castigo que pudiera merecer y las consecuencias que por él se derivasen. Conocemos como todavía en algunos países se apedrean a mujeres por haber sido acusadas de adúlteras, o como en otros países, España por ejemplo (hay muchos más) no es causa de nada, jurídicamente hablando. Si ante la ley no supone ninguna pena o castigo, ni es causa de separación ni de divorcio, lo que está claro es que para el cónyuge víctima supone una frustración imponente, un disgusto tremendo, y un caos emocional que le va a ser difícil de superar, todo ello –aunque legalmente no haya protección- podría llevar al matrimonio a separaciones…

Estos maridos ¡qué poco nos conocen!

Empieza la vida normal cosa que no se cómo calificarla, de caos, de ruina o vayausted a saber, pues aquello llamado normalidad ha sobrepasado a lo objetivo. Lo cierto es que todos aquellos preparativos navideños se consumierony,por fin, la vida sigue adelante con la normalidad de cada cual. Y vuelven aquellas rutinas o hábitos que en un ambiente de trabajo forman parte de la jornada: estirar las piernas y tomarse un café con las compañeras para ponerte al día de los nuevos abatares.
Todas a la vez: - ¿Qué tal han ido los Reyes Magos? - Ay! no me hables, estoy incendiada, dijo Sandra - Pero, qué ha ocurrido, dijimos (también todas a la vez) - Pues la noche del cinco fueron llegando los regalos, yo oía muchos ruidos así que me levanté del susto y fui al salón, y ¡no sabéis qué me encontré! - ¡Un ladrón!, dijo una. - ¡No!, dijo Sandra - Venga, ¡di!, dijo la otra, mientras todas revolvíamos agitadamente el café con el palito de plástico. - ¡Un cohete! - ¿Cómo? - ¡Sí, un cohete! - No puede ser, dijim…