junio 10, 2012

¡El huevo baila!

En el día del Corpus Christi, que se celebra litúrgicamente hoy domingo en todo el mundo cristiano, se honra la presencia eucarística del Señor.  Durante la semana llamada de Corpus se engalanan algunas calles de pueblos y ciudades con alfombras de flores y se pasea al Señor en la Custodia para mostrarle cómo vivimos. En esas procesiones de Corpus transportamos al Señor para que nos bendiga muy expresamente.



En Barcelona (España), desde el año 1637, se celebra, además, de una manera muy singular con “L’ou com balla”. Consiste en conseguir que un huevo se mantenga en lo alto de un surtidor de  agua de claustros, patios y jardines, y es curioso como en ocasiones el huevo cae y por la presión incansable del agua el huevo vuelve a subir para seguir bailando.

Explica la tradición, desde aquella fecha, que el origen va ligado a la plenitud de la naturaleza en la primavera, desde un punto de vista pagano, y desde el punto de vista de la fe, el huevo es blanco con la Hostia Santa y resurge del agua como elevándose en el Cáliz de la Salvación.



En estos días, en Barcelona se puede hacer un bello recorrido por la ciudad y en edificio singulares podremos contemplar esta manera de recordar al Señor entre la belleza de la ornamentación floral, tan original y tan propia de la ciudad.



En las fotografias podemos ver el patio del Museo Marés y el del Arxivo de la Corona de Aragón, tocando a la Catedral, en cuyo claustro también podemos disfrutar de “L’ou com balla”,

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta