Ir al contenido principal

Gracias! mamá

Una buena amiga internauta me envió una historia en la que me sentí muy identificada, y paso a  transcribirla en un más o menos:

Cierto día, una mujer llamada Anna fue a renovar su permiso de conducir. Cuando le preguntaron cuál era su profesión, ella  dudó, no sabía muy bien como clasificarse. El funcionario insistió: “Lo que le pregunto es si tiene trabajo”. “Claro que tengo  un trabajo”, exclamó, Anna. “Soy madre”. “Nosotros no consideramos eso un trabajo, voy a anotar, ama de casa”, respondió el funcionario.
Una amiga suya, llamada Marta, supo lo ocurrido y pensó al respecto durante algún tiempo. Un día, Marta se encontró en una situación similar. La persona que le atendió era una funcionaria de carrera, segura, eficiente. El formulario parecía enorme, interminable. La primera pregunta era ¿cuál es su trabajo? Marta pensó un poco y sin saber bien cómo, respondió:
“Soy doctora de desarrollo infantil y relaciones humanas”. La funcionaria hizo una pausa y Marta tuvo que repetir pausadamente, enfatizando las palabras más significativas. Después de tener todo anotado, la joven quiso indagar.
“Puedo preguntar, ¿Qué es lo que hace usted exactamente?. Sin una pizca de agitación en la voz, con mucha calma, Marta explicó: “Desarrollo un programa a largo plazo, dentro y fuera de casa”.  Pensando en su familia, continuó: “Soy responsable de un equipo con el que tengo cuatro proyectos en marcha. Trabajo en régimen de dedicación exclusiva. Paso 14 horas al día, y a veces llego a las 24 horas”. A medida que ella iba describiendo sus responsabilidades, Marta notó el creciente tono  de respeto en la voz de la funcionaria.
Cuando regresó a su casa, Marta fue recibida por su equipo: una niña de 13 años, otra de 7 y otra de 3. Subiendo a las habitaciones de su casa, pudo oír a su proyecto más nuevo: un bebé de seis meses probando una nueva tonalidad de voz. Feliz, Marta tomó al bebé, en sus brazos y pensó en la gloria de la maternidad, con sus múltiples responsabilidades y horas interminables de dedicación. Sentada en la cama, Marta pensó: “Si yo soy doctora en el desarrollo infantil y relaciones humanas, ¿qué serán las abuelas, las bisabuelas..? A todas las mujeres, pensó, madres, abuelas, bisabuelas, las nombro:
Doctoras del arte de hacer la vida mejor a los demás

 Y a los papás también les daremos las gracias por todo lo que hayan hecho por sus hijos, o no?




Entradas populares de este blog

Amor fiel y exclusivo

Releer los textos del Magisterio de la Iglesia abre siempre luces en nuestra alma y en nuestro corazón sensible. Por ello es muy recomendable volver a ellos para hacer un repaso o iniciar una lectura interesante. 

Hoy proponemos la Encíclica Humanae Vitae la cual se centra en el tema de la transmisión de la vida, concedida a los esposos como colaboradores de Dios. Esta encíclica la publicó Su Santidad Pablo VI el 25 de julio de 1968. En los puntos 8 y 9 el Papa escribe sobre el amor conyugal al cual le atribuye las características de:amor humano, total, fiel y exclusivo hasta la muerte, y fecundo. Estos aspectos básicos nos pueden llevar a la reflexión interior de cómo vivimos en el seno de nuestro matrimonio estas características que lo conforman.
El amor conyugal

8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor, "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra". El matrimo…

El adulterio, pecado mortal

El adulterio es una violación y una trasgresión al compromiso establecido entre dos personas casadas entre si. Por lo tanto es algo que ocurre en el ámbito matrimonial y se refiere al hecho de tener relaciones sexuales con una persona distinta a tu propio cónyuge. Con los siglos, los años, los tiempos y la moral supérstite, el adulterio ha ido cambiando de peso en cuanto el castigo que pudiera merecer y las consecuencias que por él se derivasen. Conocemos como todavía en algunos países se apedrean a mujeres por haber sido acusadas de adúlteras, o como en otros países, España por ejemplo (hay muchos más) no es causa de nada, jurídicamente hablando. Si ante la ley no supone ninguna pena o castigo, ni es causa de separación ni de divorcio, lo que está claro es que para el cónyuge víctima supone una frustración imponente, un disgusto tremendo, y un caos emocional que le va a ser difícil de superar, todo ello –aunque legalmente no haya protección- podría llevar al matrimonio a separaciones…

Estos maridos ¡qué poco nos conocen!

Empieza la vida normal cosa que no se cómo calificarla, de caos, de ruina o vayausted a saber, pues aquello llamado normalidad ha sobrepasado a lo objetivo. Lo cierto es que todos aquellos preparativos navideños se consumierony,por fin, la vida sigue adelante con la normalidad de cada cual. Y vuelven aquellas rutinas o hábitos que en un ambiente de trabajo forman parte de la jornada: estirar las piernas y tomarse un café con las compañeras para ponerte al día de los nuevos abatares.
Todas a la vez: - ¿Qué tal han ido los Reyes Magos? - Ay! no me hables, estoy incendiada, dijo Sandra - Pero, qué ha ocurrido, dijimos (también todas a la vez) - Pues la noche del cinco fueron llegando los regalos, yo oía muchos ruidos así que me levanté del susto y fui al salón, y ¡no sabéis qué me encontré! - ¡Un ladrón!, dijo una. - ¡No!, dijo Sandra - Venga, ¡di!, dijo la otra, mientras todas revolvíamos agitadamente el café con el palito de plástico. - ¡Un cohete! - ¿Cómo? - ¡Sí, un cohete! - No puede ser, dijim…