Ir al contenido principal

Burkini o bañador

Este verano se ha desatado en Francia la polémica del burkini, supongo que es debido a la conciencia que ya se tiene de la invasión continuada de una cultura y de una religión que, en aras de la libertad de conciencia, se ha ido instalando también en el país galo. Las mujeres que han criado a sus hijos en los países europeos, lejos de sus países de origen quieren disfrutar, a su modo, de la playa, las piscinas y el sol. Sabemos que, en los parques acuáticos y otros lugares con piscinas, rigen unas normas sobre el cómo vestir en el entorno, por razones de seguridad, así que ni el burkini ni otras pendras están autorizadas. Se trata de normas encaminadas a la seguridad personal de los bañistas dentro los recintos y no a discriminaciones baratas.

Sin embargo, prohibir el burkini, en España, creo que todavía no se ha hecho y si llega a hacerse, habrá que pensar en qué razón de peso estará basada la prohibición. Por lo que yo sé, un burkini es una prenda para el baño, nada más. Tiene colores vivos y bonitos y solo deja al descubierto la cara, las manos y los pies de la mujer que lo lleva. Esta mujer, en la playa o en la piscina, llama la atención porque contrasta con la mayoría de las mujeres que llevan la mínima expresión de un bikini, o solo llevan la braguita. Y a su vez contrasta con las que llevamos bañador de una sola pieza, tipo de pieza que este blog no me he cansado de aconsejar y promocionar junto con pareos y otros complementos veraniegos.

¿Qué ocurre con el burkini? Nos resulta novedoso, se mira y se comenta. Nos llama la atención y nos hace recordar los ataques del estado islámico, pura y simplemente. O creemos que la mujer que lo lleva está obligada a llevarlo, es una reprimida y hay que liberarla de su opresión. En fin, como es un tema opinable podríamos hacer una lista larguísima de los motivos por los que rechazamos esa prenda puesta en una mujer, digamos, islámica.

Nos obstante, deberíamos recordar que hasta principios del siglo XX, se acudía a las playas vestidos, sólo se desnudaban los niños (no las niñas) y los adultos iban con ropa de lino o algodón, sombreros ligeros y sombrillas de mano. Una colección maravillosa de cuadros de nuestro estimable Sorolla nos muestra está costumbre en la playa. También podríamos recordar que los hombres y mujeres que practican submarinismo van con un traje de neopreno, así como muchos deportistas que se deslizan en una tabla por el mar. Y ¿quién dice nada?

La discusión que se está generando más bien tendría que interesar a la industria textil de los bikinis y bañadores pues con el crecimiento del cáncer de piel en nuestro país o pieles desiguales que les afecta el sol por naturaleza, ¿Quién no va atreverse a fabricar un bañador de camino al burkini, pero no del todo?

En definitiva, o nos tapamos un poquito más o nos taparán. Además, taparse un poquito más, va a significar dar paso al pudor, tan desprestigiado por los liberalistas y nudistas que hace tiempo que lo dejaron por el camino.

Pero lo que me resulta preocupante es que en nuestros países europeos ya han crecido varias generaciones de hijos musulmanes y somos nosotros los que nos hemos adaptado a ellos pues creemos en los principios de igualdad, libertad y fraternidad, en cambio,  si un cristiano pretende ir de turismo a un país islámico no podrá llevar ningún símbolo cristiano (cruces, medallas) ni libros católicos ni por supuesto encontrar una iglesia donde se celebre el culto. Tampoco podrá hacer apostolado ni un jugador de fútbol persignarse al marcar un gol. La religión que no sea islámica está prohibida.

Por lo tanto, señoras y señores, lo del burkini es puro maquillaje, distracciones de cuplé para europeos. 


Entradas populares de este blog

Amor fiel y exclusivo

Releer los textos del Magisterio de la Iglesia abre siempre luces en nuestra alma y en nuestro corazón sensible. Por ello es muy recomendable volver a ellos para hacer un repaso o iniciar una lectura interesante. 

Hoy proponemos la Encíclica Humanae Vitae la cual se centra en el tema de la transmisión de la vida, concedida a los esposos como colaboradores de Dios. Esta encíclica la publicó Su Santidad Pablo VI el 25 de julio de 1968. En los puntos 8 y 9 el Papa escribe sobre el amor conyugal al cual le atribuye las características de:amor humano, total, fiel y exclusivo hasta la muerte, y fecundo. Estos aspectos básicos nos pueden llevar a la reflexión interior de cómo vivimos en el seno de nuestro matrimonio estas características que lo conforman.
El amor conyugal

8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor, "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra". El matrimo…

El adulterio, pecado mortal

El adulterio es una violación y una trasgresión al compromiso establecido entre dos personas casadas entre si. Por lo tanto es algo que ocurre en el ámbito matrimonial y se refiere al hecho de tener relaciones sexuales con una persona distinta a tu propio cónyuge. Con los siglos, los años, los tiempos y la moral supérstite, el adulterio ha ido cambiando de peso en cuanto el castigo que pudiera merecer y las consecuencias que por él se derivasen. Conocemos como todavía en algunos países se apedrean a mujeres por haber sido acusadas de adúlteras, o como en otros países, España por ejemplo (hay muchos más) no es causa de nada, jurídicamente hablando. Si ante la ley no supone ninguna pena o castigo, ni es causa de separación ni de divorcio, lo que está claro es que para el cónyuge víctima supone una frustración imponente, un disgusto tremendo, y un caos emocional que le va a ser difícil de superar, todo ello –aunque legalmente no haya protección- podría llevar al matrimonio a separaciones…

Estos maridos ¡qué poco nos conocen!

Empieza la vida normal cosa que no se cómo calificarla, de caos, de ruina o vayausted a saber, pues aquello llamado normalidad ha sobrepasado a lo objetivo. Lo cierto es que todos aquellos preparativos navideños se consumierony,por fin, la vida sigue adelante con la normalidad de cada cual. Y vuelven aquellas rutinas o hábitos que en un ambiente de trabajo forman parte de la jornada: estirar las piernas y tomarse un café con las compañeras para ponerte al día de los nuevos abatares.
Todas a la vez: - ¿Qué tal han ido los Reyes Magos? - Ay! no me hables, estoy incendiada, dijo Sandra - Pero, qué ha ocurrido, dijimos (también todas a la vez) - Pues la noche del cinco fueron llegando los regalos, yo oía muchos ruidos así que me levanté del susto y fui al salón, y ¡no sabéis qué me encontré! - ¡Un ladrón!, dijo una. - ¡No!, dijo Sandra - Venga, ¡di!, dijo la otra, mientras todas revolvíamos agitadamente el café con el palito de plástico. - ¡Un cohete! - ¿Cómo? - ¡Sí, un cohete! - No puede ser, dijim…