enero 17, 2016

¡Por fin! la fiesta de santa Eulalia

Me parece sorprendente que el consistorio de la Ciudad de Barcelona haya declarado fiesta laboral el día 12 de febrero de 2016, día en el que se celebra la patrona menor de esta Ciudad, santa Eulalia, que vivía a las afueras de Barcino, una niña de 13 años que acogió el martirio antes que renegar a su fe católica. Y lo califico de sorprendente porque la mayoría de los ediles municipales militan en partidos que dicen que Dios y sus cosas han de estar relegados al entorno privado, dentro de las casas, como si de un mueble viejo se tratase. Sin embargo, algo muy bueno ha pasado en esos corazones endurecidos con varias capas de rarezas de agnosticismos mal argumentados para que se haya tomado una decisión tan buena como la de celebrar el día de la copatrona de Barcelona. Por supuesto se celebran actividades paganas, pero ahí está santa Eulalia para proteger a su ciudad.

Actualmente ¿Cuántas jóvenes de 13 años conocen a Dios? ¿Cuántos padres y madres viven al margen de Dios y no han educado a sus hijos e hijas en la fe cristiana? ¿Qué dirán los padres y madres a sus hijos e hijas lo que significa ser santo?


Así que hemos de felicitar al consistorio barcelonés por escoger ese día para que los barceloneses hagan fiesta. Hay que decir que los días que en su caso serían fiesta coinciden este año en domingo por lo que se ha se ha tenido que escoger un día entre todas las posibles habidas y por haber, por eso todavía es más chocante que se celebre el día de santa Eulalia, en plena Cuaresma. Pero lo que para el hombre es imposible para Dios no lo es. Algo habrá soplado el Espíritu Santo en esos corazones que ya están encomendados a la santa.

Aquí los abuelos y las abuelas cristianos tenemos mucho tarea por hacer con nuestros nietos y nietas.

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta