junio 30, 2012

La inteligencia de las palabras

María Juana Moliner Ruiz, conocida como María Moliner, nació en Zaragoza en 1900 y murió en Madrid en 1981; fue bibliotecónoma, filóloga y lexicógrafa. Se casó con Fernando Ramon Ferrando, tuvieron 4 hijos y permanecieron juntos toda la vida. Ella ha pasado a la historia de España por ser la autora del  Diccionario de Uso del Español (DUE) Después de la contienda de la Guerra Civil española el matrimonio fue depurado: él perdió la cátedra, fue trasladado a Murcia y María regresó al Archivo de Hacienda de Valencia. Fue una mujer progresista de su tiempo y trabajadora empedernida hasta que lo dejó todo por la enfermedad de su esposo y posteriormente la suya. Recibió muy tarde el aplauso de la Real Academia de la Lengua Española.

Ella definía las cosas, los verbos, las voces según lo que son realmente. Y no según  los intereses del momento. En su diccionario que es de absoluto uso actual podemos leer que el Matrimonio es:

"Unión de un hombre y una mujer, legalizada con las ceremonias y formalidades religiosas o civiles establecidas, para constituir una familia. Constituye uno de los sacramentos de la Iglesia".

En contrapartida, unos sabios de la lengua española, a pesar de no negar el origen etimológico de la palabra Matrimonio, pero movidos por los intereses de los lobbys homosexuales, han cambiado la definición de “matrimonio” del diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.

Sin embargo, pueda ser que lo que han cambiado hoy se modifique más adelante, pues hubiera sido más inteligente, más culto, más innovador,  crear una palabra que propiamente definiera las uniones de personas del mismo sexo, que cambiar la definición de una palabra que ya estaba bien como estaba, y que cuyo cambio de significado no hace más que crear controversias. Yo confío en que la razón y la inteligencia se impongan, aunque tardemos un poquito en comprobarlo.

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta