Ir al contenido principal

La noche toledana

Si alguien te anuncia que tiene un día toledano, hay que darle gracias por el aviso y a continuación mantenerse un poco alejado de él (o de ella) pues el horno no está para bollos. En ese sentido hay personas, en el fondo muy amables, que cuando están a punto de echarse a la yugular de alguien, aunque solo sea de palabra, lo anuncian. Ellos mismos se advierten que faltarán a la caridad en breves momentos. Sin embargo no siempre te encuentras a tu paso gente capaz de tanto auto control como de avisar de su mal humor, pues lo normal es saltar con los colmillos afilados al cuello del prójimo, sin motivo aparente, y les dura el mal rollo bastante tiempo, porque se ha perdido por su cuerpo la humildad, y no sabe que lo mejor es despertarla o reencontrarla en alguna vaso sanguíneo sin importancia. Claro está que esto nos puede pasar a cualquiera de nosotros pues cuando nos bulle la sangre, y en consecuencia nos sube la presión o la acidez de estómago o cualquier otro síntoma que indica que estamos encendidos como las brasas, somos capaces de herir a quien más queremos. El regañar con el esposo, con los hijos o con los amigos del alma le puede pasar al más santo o a la más santa, da igual la condición.

Así que en estos días de primavera en los que por fin despunta el calor (en este hemisferio) puede producirse, en sentido figurado ¡por favor! aquella expresión de una noche toledana. Y vete aquí que lo que ocurrió en Toledo (España) allá por los años 812, es decir en el siglo IX en plena invasión musulmana, fue que la ciudad estaba sometida a un tirano llamado Jusuf-ben-Amru que dependía del Califa. Ese tal Jusuf dirigía con tiranía y a su antojo la ciudad, poseyendo a las doncellas según su conveniencia. Los habitantes se revelaron y lo mataron. Ante esa grave revuelta el Califa tenía que enviar  otro gobernador. Amru, padre de Jusuf, pidió enmendar los errores de su hijo. Aquellas gentes de Toledo quedaron de acuerdo porque Amru gobernó con paz. En ese ambiente laxo, sin embargo, el gobernador montó un banquete nocturno, al cual acudieron gentes de bien y de la nobleza de todas partes de la comarca. En aquella noche cerrada, los invitados según iban caminando por aquellas callejuelas, fueron sorprendidos uno a uno, pasados por la espada y degollados, dejando un espectáculo esperpéntico y de terror. Se dice que 400 cabezas de sendos caballeros colgaban de las almenas del palacio del gobernador. Al amanecer de aquella ciudad, el sobrecogimiento fue espantoso, tanto es así que por siempre jamás quedó la frase de la noche toledana para el recuerdo de una noche de crueldad y de venganza.


Así que alerta! con las espadas en alto y además toledanas, vale más alejarse de ellas, buscar la humildad en uno mismo aunque esté en el sitio que más nos duela, y ponerla en práctica, teniendo en cuenta que la humildad normalmente es aquella desconocida y en ocasiones su ejercicio produzca daños colaterales.

Entradas populares de este blog

Amor fiel y exclusivo

Releer los textos del Magisterio de la Iglesia abre siempre luces en nuestra alma y en nuestro corazón sensible. Por ello es muy recomendable volver a ellos para hacer un repaso o iniciar una lectura interesante. 

Hoy proponemos la Encíclica Humanae Vitae la cual se centra en el tema de la transmisión de la vida, concedida a los esposos como colaboradores de Dios. Esta encíclica la publicó Su Santidad Pablo VI el 25 de julio de 1968. En los puntos 8 y 9 el Papa escribe sobre el amor conyugal al cual le atribuye las características de:amor humano, total, fiel y exclusivo hasta la muerte, y fecundo. Estos aspectos básicos nos pueden llevar a la reflexión interior de cómo vivimos en el seno de nuestro matrimonio estas características que lo conforman.
El amor conyugal

8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor, "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra". El matrimo…

El adulterio, pecado mortal

El adulterio es una violación y una trasgresión al compromiso establecido entre dos personas casadas entre si. Por lo tanto es algo que ocurre en el ámbito matrimonial y se refiere al hecho de tener relaciones sexuales con una persona distinta a tu propio cónyuge. Con los siglos, los años, los tiempos y la moral supérstite, el adulterio ha ido cambiando de peso en cuanto el castigo que pudiera merecer y las consecuencias que por él se derivasen. Conocemos como todavía en algunos países se apedrean a mujeres por haber sido acusadas de adúlteras, o como en otros países, España por ejemplo (hay muchos más) no es causa de nada, jurídicamente hablando. Si ante la ley no supone ninguna pena o castigo, ni es causa de separación ni de divorcio, lo que está claro es que para el cónyuge víctima supone una frustración imponente, un disgusto tremendo, y un caos emocional que le va a ser difícil de superar, todo ello –aunque legalmente no haya protección- podría llevar al matrimonio a separaciones…

Estos maridos ¡qué poco nos conocen!

Empieza la vida normal cosa que no se cómo calificarla, de caos, de ruina o vayausted a saber, pues aquello llamado normalidad ha sobrepasado a lo objetivo. Lo cierto es que todos aquellos preparativos navideños se consumierony,por fin, la vida sigue adelante con la normalidad de cada cual. Y vuelven aquellas rutinas o hábitos que en un ambiente de trabajo forman parte de la jornada: estirar las piernas y tomarse un café con las compañeras para ponerte al día de los nuevos abatares.
Todas a la vez: - ¿Qué tal han ido los Reyes Magos? - Ay! no me hables, estoy incendiada, dijo Sandra - Pero, qué ha ocurrido, dijimos (también todas a la vez) - Pues la noche del cinco fueron llegando los regalos, yo oía muchos ruidos así que me levanté del susto y fui al salón, y ¡no sabéis qué me encontré! - ¡Un ladrón!, dijo una. - ¡No!, dijo Sandra - Venga, ¡di!, dijo la otra, mientras todas revolvíamos agitadamente el café con el palito de plástico. - ¡Un cohete! - ¿Cómo? - ¡Sí, un cohete! - No puede ser, dijim…