12 octubre 2015

El pueblo de las novias

Nuestra manera de entender el matrimonio no es la del amor a primera vista, nos vamos a Las Vegas y nos casamos. Digamos que eso es la frivolidad más grande que se pueda hacer y pensar del matrimonio. El matrimonio es una cosa seria, y no solamente la celebración religiosa. El matrimonio es un compromiso de entrega mutua, y hecho público ante la ley civil, o ante la ley de Dios y la humana. Todo esto hay que saberlo antes de dar ese paso para que no resulte banal ni pasajero, ni duro ni peligroso ni sea motivo de celebrar el divorcio, como ya viene siendo habitual, invitando a amigos y parientes para decirles que ya te has deshecho de aquel engorro de conjugue.

Es triste que sea así, y que para ser feliz te compres un perro que luego lo llevas de paseo en los transportes públicos, ruidosos de por sí, y al animal le entre un ataque de estrés que ¡ni te cuento!. En definitiva, el esposo y la esposa son seres humanos con derecho a ser felices en el matrimonio por lo que uno y otra tendrán que renunciar a si mismos para hacer feliz al otro.

Mientras en el noviazgo (o quizá más tarde) se aprende todo esto para que luego no te des con un canto en los dientes, la población de Fuente Palmera (Córdoba – España) te ofrece todo lo necesario para que vayas bellísima el día de tu boda- Es una población que ya se hace llamar el Pueblo de las Novias pues casi toda la población se dedica a los eventos matrimoniales. Muchos negocios se han reconvertido en otros relacionados con lo que se precisa el día de la boda. Crean, diseñan, cosen, venden vestidos de ensueño para que aquel día, aún sabiendo a qué te enfrentas, estés tan guapa como tú quieres.

Y además, tienen pasarela propia y en la última, celebrada a primeros de octubre de 2015, ya han tenido 15.000 visitas. Al parecer, primero tenían clientes de la comarca, de la provincia, después de toda Andalucía y el resto de España, y ahora ya son internacionales.


Aunque digan que el compromiso va de baja, que se lo digan a los que venden vestidos, tocados y zapatos de novia, creo que dirían otra cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario