Ir al contenido principal

La resolución a los dilemas


En el esfuerzo diario de vivir santamente el matrimonio, el cúmulo de las dificultades podemos considerarlas estorbos, sin embargo el superarlas o, más aún, el vivirlas intensamente en las manos de Dios, acrecienta la santidad de nuestro caminar matrimonial.

Esas dificultades a veces nacen del propio seno de la familia, es decir, de los propios padres –entendiendo el padre y la madre o el suegro y la suegra- . Claro está que cuando se opta por el Matrimonio en toda su entidad, se deja el padre y la madre, el suegro y la suegra, pero a la práctica esto es extremadamente difícil.

¿Cuánto uno desea de tener a sus hijos muy cerca cuando éstos se casan? ¿Cuánto deseas verlos más a menudo de lo que realmente ellos quieren o pueden según las circunstancias? ¿Cuántas veces nos dicen los padres que has de cuidarlos más o estar más por ellos, aunque objetivamente no sea cierto que los abandones?

Se plantean, pues, diariamente muchos dilemas de atención a la familia propia ante la opción de cuidar al esposo y a los hijos que todavía están en el hogar paterno. Y se plantean porque la vida no es regalada para nadie. Y si se opta antes por el esposo enfermo que por un padre o una madre que aun siendo mayores, achacosos, dolientes y doloridos están bien atendidos y cuidados por otras personas, incluso de la familia, en el fondo del corazón puede quedarte un gran dolor. Sin embargo, la primera opción es la de cuidar el propio matrimonio, que es obligación de cada persona casada, pues ni los hijos ni los padres van a suplirte en esa misión, la de salvaguardar tu matrimonio.

El dilema se multiplica cuando ese límite deja de tener el tono de la caridad cristiana  y se abandona a los padres a la suerte de la administración pública y a los hijos a la suerte de la educación impartida por otros, auto excluyéndose de las propias responsabilidades. Por eso es difícil marcar ese límite, el de poner al esposo primero, luego a los hijos, la familia ... pues no son compartimentos estancos, sino que en la medida de las prioridades, poniendo a Dios primero, esa pirámide de dificultades se hace muy grande y la tendremos que ir resolviendo, sobre todo si  la caridad y la justicia las sabemos administrar bien.

Para ello hemos de dedicarle siempre un tiempo diario a rezar, a pensar, a escribir los problemas, es decir, hacer una lista e incluso a puntuar el grado de dificultad que hemos de afrontar. A pesar de esta conclusión aparentemente razonable e incluso matemática, nos hartaremos de equivocarnos, nos hartaremos de escuchar improperios, pero le pediremos siempre al Espíritu Santo que nos ayude a resolver estos dilemas relacionados con la práctica de la caridad, el abandono de uno mismo y el desprecio al egoísmo. Así, como mínimo, lo habremos intentado pues solo el esposo y la esposa podrán salvar su propio matrimonio, los demás podrán ayudarte en algo, pero cada cónyuge es el responsable de hacerlo vivir, apartando todo lo que pueda perturbarlo, pero siempre con la medida del amor y de la caridad.

Entradas populares de este blog

Amor fiel y exclusivo

Releer los textos del Magisterio de la Iglesia abre siempre luces en nuestra alma y en nuestro corazón sensible. Por ello es muy recomendable volver a ellos para hacer un repaso o iniciar una lectura interesante. 

Hoy proponemos la Encíclica Humanae Vitae la cual se centra en el tema de la transmisión de la vida, concedida a los esposos como colaboradores de Dios. Esta encíclica la publicó Su Santidad Pablo VI el 25 de julio de 1968. En los puntos 8 y 9 el Papa escribe sobre el amor conyugal al cual le atribuye las características de:amor humano, total, fiel y exclusivo hasta la muerte, y fecundo. Estos aspectos básicos nos pueden llevar a la reflexión interior de cómo vivimos en el seno de nuestro matrimonio estas características que lo conforman.
El amor conyugal

8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor, "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra". El matrimo…

El adulterio, pecado mortal

El adulterio es una violación y una trasgresión al compromiso establecido entre dos personas casadas entre si. Por lo tanto es algo que ocurre en el ámbito matrimonial y se refiere al hecho de tener relaciones sexuales con una persona distinta a tu propio cónyuge. Con los siglos, los años, los tiempos y la moral supérstite, el adulterio ha ido cambiando de peso en cuanto el castigo que pudiera merecer y las consecuencias que por él se derivasen. Conocemos como todavía en algunos países se apedrean a mujeres por haber sido acusadas de adúlteras, o como en otros países, España por ejemplo (hay muchos más) no es causa de nada, jurídicamente hablando. Si ante la ley no supone ninguna pena o castigo, ni es causa de separación ni de divorcio, lo que está claro es que para el cónyuge víctima supone una frustración imponente, un disgusto tremendo, y un caos emocional que le va a ser difícil de superar, todo ello –aunque legalmente no haya protección- podría llevar al matrimonio a separaciones…

Estos maridos ¡qué poco nos conocen!

Empieza la vida normal cosa que no se cómo calificarla, de caos, de ruina o vayausted a saber, pues aquello llamado normalidad ha sobrepasado a lo objetivo. Lo cierto es que todos aquellos preparativos navideños se consumierony,por fin, la vida sigue adelante con la normalidad de cada cual. Y vuelven aquellas rutinas o hábitos que en un ambiente de trabajo forman parte de la jornada: estirar las piernas y tomarse un café con las compañeras para ponerte al día de los nuevos abatares.
Todas a la vez: - ¿Qué tal han ido los Reyes Magos? - Ay! no me hables, estoy incendiada, dijo Sandra - Pero, qué ha ocurrido, dijimos (también todas a la vez) - Pues la noche del cinco fueron llegando los regalos, yo oía muchos ruidos así que me levanté del susto y fui al salón, y ¡no sabéis qué me encontré! - ¡Un ladrón!, dijo una. - ¡No!, dijo Sandra - Venga, ¡di!, dijo la otra, mientras todas revolvíamos agitadamente el café con el palito de plástico. - ¡Un cohete! - ¿Cómo? - ¡Sí, un cohete! - No puede ser, dijim…