mayo 13, 2017

¡Tenemos Madre!

Una Señora muy bella, así los niños de Fátima describieron a la Virgen Santísima que se les apareció hoy hace 100 años. Actualmente, aquel pueblecito de Fátima ha crecido muchísimo gracias a los mares de peregrinos que año tras año han peregrinado al santuario para estar cerca de la Virgen. Está situado a 116 km. del aeropuerto de Lisboa, yendo por la autopista, hacia el norte.

En estos días, y hoy especialmente, se han congregado un millón de personas y han rezado por la conversión de los pecadores y la paz del mundo. Gracias.

En la misa especial de canonización han sido declarados santos los hermanos Francisco y Jacinta Marto, niños, que a su corta edad ya apreciaban las desgracias humanas y el descarte, es por ello que se mortificaban, rezaban y se lo ofrecían a la Virgen, nuestra Madre del Cielo.

Muchos millones más de cristianos, en el mundo, hemos seguido por televisión el acontecimiento. La homilía del Papa Francisco ha sido corta pero impactante. No ha leído la homilía ni ha dado una lección de oratoria, ¡la ha rezado! palabra por palabra. Ha sido precioso todo lo que ha dicho. Si Cristo nos dejó a su madre por Madre de todos, las palabras del Papa nos han dado constancia absoluta.

Igualmente ha sido emocionante aquellos minutos en los que dos familias han subido la escalinata portando las ofrendas y se las han entregado al Papa. Los niños, en su espontaneidad maravillosa, se han abrazado al Papa en un intercambio fraterno llenísimo de amor.


Mi matrimonio, de fiesta en fiesta