Ir al contenido principal

Preocupación en el Tribunal de la Rota

Los datos de las causas de nulidad que ha tramitado el Tribunal de la Rota española se han hecho públicos recientemente, por un total de 480 expedientes, cifra superior a años anteriores. De momento los expertos no han ofrecido argumentos concluyentes, si ha sido por la crisis, o porque estamos saliendo de ella, o porque el desamor es lo que está imperando o porque al momento de casarse no se sabía de qué se trataba, pues el enamoramiento ciega y, a pesar de ello, hay que saber que no solo es necesario quererse sino quererse para siempre, como veremos en la entrevista con el decano del Tribunal de la Rota española, monseñor Carlos Morán. En cualquier caso, la entrevista ofrece un análisis muy interesante de la situación del matrimonio en nuestra sociedad.


La entrevista de Europa Press ha esto publicada en la web INFOCATOLICA y la transcribimos literalmente.

"(EP/InfoCatólica) El decano del Tribunal de la Rota, monseñor Carlos Morán, ha explicado en una entrevista concedida a Europa Press que el incremento en el número de causas de nulidad que han entrado en la Rota Española es «algo peculiar» que «no tiene causa directa» y que quizá se deba a que los tribunales de primera y segunda instancia han resuelto «más rápido».
El descenso en la entrada de causas de nulidad en el Tribunal de la Rota Española –412 en 2012, frente a las 424 del año anterior y las 531 del año 2010– venía dándose desde hacía once años, cuando las nulidades se situaban en unas 700 al año. El Tribunal de la Rota no veía en esta tendencia «un dato muy positivo» porque reflejaba «que hay un proceso de secularización» que tiene que ver con la ruptura del matrimonio y a veces también con la ruptura de la convivencia de parejas que ni siquiera estaban casadas.
Ahora, el decano del Tribunal de la Rota explica que sigue existiendo «una gran secularización», que «se casa menos gente» y «menos por la Iglesia». «Muchas parejas se unen por la vía de los hechos pero el matrimonio no es eso, es muy distinto decir ‘sí quiero’ que ‘sí, te quiero para siempre’ con una proyección de crear una familia», afirma. Además, precisa que, si bien hoy «todo el mundo habla de crisis», la cual espera que dure ya «poco tiempo», existe «una crisis más profunda» que también afecta al amor que ahora «dista mucho» de ser «lo que es», de su configuración antológica.
Sobre las cifras, Morán subraya que el número estadístico es «más o menos irrelevante» pero puntualiza que «siempre que un matrimonio se rompe es motivo de preocupación» y «cualquier legislador tiene que tener en cuenta este aspecto». En este sentido, explica que observan «una privatización del matrimonio» y ante esta situación, apuesta por «recuperar» un aspecto «importante» como es que el sacramento del matrimonio tiene una base natural y es «un bien de naturaleza pública».
Para Morán, es «muy difícil» trazar un perfil de los matrimonios que piden la nulidad pues las motivaciones son «tan variadas como la vida misma», en ocasiones por tema de «conciencia» o de «estar en paz con Dios» u otras más puramente humanas como el deseo de volver a casarse. En cualquier caso, el Tribunal de la Rota «no entra en las motivaciones» de por qué alguien accede a pedir la nulidad. «La Iglesia, como madre, lo único que busca es la verdad de un acto jurídico. No se condena ni se imputa delito, son procesos de naturaleza», puntualiza.
Sobre el primer discurso del Papa Francisco al Tribunal de la Rota Romana, Morán asegura que ha sido acogido por el Tribunal de la Rota Española con «gran satisfacción» y que despertaba «gran expectación en el ámbito jurídico y eclesiástico». Para Morán, es «un discurso muy bonito» pues enmarca su actividad «no como algo burocrático sino como servicio pastoral» y destaca la primera afirmación que hace el Papa–que ‘la dimensión jurídica y la dimensión pastoral no están en contraposición’–.
«Frente a quienes ven esas contraposiciones, dice que la actividad judicial es pastoral», precisa el decano. Además, Morán recuerda la petición del Pontífice a los jueces para que no sean legalistas o formalistas, y su insistencia en los puntos de vista humano, jurídico y pastoral del juez eclesiástico. En cualquier caso, el decano del Tribunal de la Rota Española aclara que el contenido del mensaje del Papa «no viene a ser algo nuevo» que ellos no hicieran, pero admite que «siempre viene bien actualizarlo».
En el Tribunal de la Rota trabajan siete jueces, tres defensores del vínculo y tres notarios y desarrollan, según ha explicado Morán «un servicio a la verdad del matrimonio» y «a la Iglesia» pues «el fiel tiene derecho a acceder a los tribunales». El Tribunal de la Rota Española resuelve a favor de la nulidad en torno al 70% de las causas que recibe ya que, según ha precisado Morán, al ser un tribunal superior, los demandantes normalmente acuden a él con la nulidad en primera instancia ya concedida."

Entradas populares de este blog

Amor fiel y exclusivo

Releer los textos del Magisterio de la Iglesia abre siempre luces en nuestra alma y en nuestro corazón sensible. Por ello es muy recomendable volver a ellos para hacer un repaso o iniciar una lectura interesante. 

Hoy proponemos la Encíclica Humanae Vitae la cual se centra en el tema de la transmisión de la vida, concedida a los esposos como colaboradores de Dios. Esta encíclica la publicó Su Santidad Pablo VI el 25 de julio de 1968. En los puntos 8 y 9 el Papa escribe sobre el amor conyugal al cual le atribuye las características de:amor humano, total, fiel y exclusivo hasta la muerte, y fecundo. Estos aspectos básicos nos pueden llevar a la reflexión interior de cómo vivimos en el seno de nuestro matrimonio estas características que lo conforman.
El amor conyugal

8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor, "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra". El matrimo…

El adulterio, pecado mortal

El adulterio es una violación y una trasgresión al compromiso establecido entre dos personas casadas entre si. Por lo tanto es algo que ocurre en el ámbito matrimonial y se refiere al hecho de tener relaciones sexuales con una persona distinta a tu propio cónyuge. Con los siglos, los años, los tiempos y la moral supérstite, el adulterio ha ido cambiando de peso en cuanto el castigo que pudiera merecer y las consecuencias que por él se derivasen. Conocemos como todavía en algunos países se apedrean a mujeres por haber sido acusadas de adúlteras, o como en otros países, España por ejemplo (hay muchos más) no es causa de nada, jurídicamente hablando. Si ante la ley no supone ninguna pena o castigo, ni es causa de separación ni de divorcio, lo que está claro es que para el cónyuge víctima supone una frustración imponente, un disgusto tremendo, y un caos emocional que le va a ser difícil de superar, todo ello –aunque legalmente no haya protección- podría llevar al matrimonio a separaciones…

Estos maridos ¡qué poco nos conocen!

Empieza la vida normal cosa que no se cómo calificarla, de caos, de ruina o vayausted a saber, pues aquello llamado normalidad ha sobrepasado a lo objetivo. Lo cierto es que todos aquellos preparativos navideños se consumierony,por fin, la vida sigue adelante con la normalidad de cada cual. Y vuelven aquellas rutinas o hábitos que en un ambiente de trabajo forman parte de la jornada: estirar las piernas y tomarse un café con las compañeras para ponerte al día de los nuevos abatares.
Todas a la vez: - ¿Qué tal han ido los Reyes Magos? - Ay! no me hables, estoy incendiada, dijo Sandra - Pero, qué ha ocurrido, dijimos (también todas a la vez) - Pues la noche del cinco fueron llegando los regalos, yo oía muchos ruidos así que me levanté del susto y fui al salón, y ¡no sabéis qué me encontré! - ¡Un ladrón!, dijo una. - ¡No!, dijo Sandra - Venga, ¡di!, dijo la otra, mientras todas revolvíamos agitadamente el café con el palito de plástico. - ¡Un cohete! - ¿Cómo? - ¡Sí, un cohete! - No puede ser, dijim…