octubre 21, 2012

En el Año de la Fe

Hay un deseo del Papa, de la Iglesia y de los cristianos que en este  profundicemos más en los contenidos de la Fe. No se trata de creer en Dios por creer, sino de saber explicar porqué creemos en Dios y quién es. Hemos de explicar nuestra fe a los que tenemos a nuestro alrededor para poder dar razón de nuestra esperanza. Y ello nos va a exigir estudio, pues no basta lo que oímos en un sermón, en una homilía, o en una meditación de un retiro espiritual: hemos de estudiar. Pero además, nuestra fe no es solo de contenidos, nuestra fe es una Persona: es Cristo; por eso nuestra fe no es solo lo que sabemos sino cómo la vivimos, es decir cómo llevamos a la práctica toda la doctrina que Cristo nos ha enseñado. No nos hemos de desanimar, si lo vemos difícil; si rezamos con insistencia, Dios estará de nuestro lado. No hay recetas universales para ello pero todos tenemos que hacer algo. Y hemos de empezar por nuestra familia, los parientes, los vecinos, los amigos y conocidos, los colegas y compañeros de trabajo etc... pues donde haya un cristiano ha de notarse.

Con ese motivo, también hemos añadido el link de la web del Año de la Fe 2012-2013, que encontrareis en la lista de enlaces de este blog

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta