mayo 28, 2012

Un aplauso para Verástegui

No hace mucho, oí un comentario simpático sobre los conversos, de esos que volvemos a la Casa del Padre después de un tiempo alejados de Dios, o que al conocerlo lo abrazamos, o que han pasado de miles de deidades a Dios, que es personal y vivo. Yo me lo tomé como un piropo de los buenos. Alguien dijo que cuando una persona es pesada, en el buen sentido de la palabra, se dice (para no ofender) que “es más pesado que un converso”. Los que hemos sido hijo pródigo, como Eduardo Verástegui, San Agustín de Tagaste, (yo misma) y más que se citaría, nos lanzamos y no paramos de hablar sobre Dios... A partir de esa explosión magnífica hacia Dios, nos hacemos realmente pesados, insistidores en lo que creemos y amamos. Pero hay un sector, un colectivo de gente, que se revuelve contra estas personas que dicen la Verdad con guapura y una gran sonrisa, y además fuera de los conventos y de las iglesias, que es lo que más le sorprende. De ahí que a Eduardo Verástegui, actor y productor de cine mejicano, le haya surgido una campaña en contra. Él conoce la doctrina cristiana y la da a conocer porque sabe que es buena. Es evidente que eso muchas veces no se entiende porque no se conoce a Dios, pero con eso nos vamos a encontrar siempre en la tarea de la evangelización. ¡No pasa nada! pues seguiremos rezando por las personas que nos atacan, ya que no hay mejor arma que la oración.

Por cierto Verástegui dijo: El matrimonio es un sacramento sagrado de derecho natural entre un hombre y una mujer como lo instituyó Dios”, aseveró Verástegui en una entrevista para CNN Showbiz en español, programa al cual fue invitado para hablar sobre su personaje en la película “Cristiada“.

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta