enero 08, 2012

Y las madres ¿dónde están?

A todos nos conmueve de una forma otra la película Precious (2009) pues el guión tiene un contenido social impresionante. Precious es una adolescente analfabeta, de gran tamaño, maltratada, violada de repetición y madre de hijos del incesto. En la escuela de adultos la respetan, por primera vez se atreve a hablar en clase y empieza a aprender. En ese episodio de su vida, con 16 años, da a luz a su segundo hijo, Adbel; cuando Precious regresa a su casa del hospital se desencadena una pelea en la que su madre intenta matar a Adbel. Precious huye de la casa de sus padres donde siempre ha sido sometida a todo tipo de vejaciones. Y tanto de los servicios sociales como de la escuela recibe la ayuda necesaria para seguir adelante, con muy pocos medios.

Una vez más se comprueba con esta historia, cómo muchos de los crímenes más graves que se cometen en el entorno de la familia, de padres contra hijas, se producen ante los ojos, cerrados o abiertos pero impasibles, de las madres.

Ha sido una película nominada y premiada a lo largo del 2009 porque no deja impasible a nadie, la historia es clara, real, cruda, bien explicada y bien dirigida. La primera actriz de reparto se merece todos los premios que le han concedido. Además  es un canto a la vida por encima de todo. En ningún momento de la película se habla de la posibilidad del aborto, ni como hipótesis inicial ni como lamento posterior, teniendo en cuenta que tanto en USA – de donde procede el film- como en muchos países, especialmente en España, el aborto parece que haya de ser lo más normal, un crimen infligido al no nacido totalmente permitido.

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta