octubre 24, 2011

Todos a la cocina


En la cocina de Ratatouille

Tengo una amiga en el trabajo que no sabe cocinar, ni le gusta ni lo ha aprendido ni por gusto ni por necesidad. Es madre de dos hijas guapas y estupendas, pero en su vida no se han dado las circunstancias ni siquiera de pensar en el menú de su familia: su marido es un clon de Arguiñano, qué joya en bruto tiene!, y por ello y por otras cosas ella siempre habla muy bien de él,  y no es para menos. Cuando llega a su casa y sin chistar, pam! la comida en el plato, esto es todo un lujo si llegas cansada o afamada, y es un lujo de marido, cosa que hasta parece insólita pero existe, pues hay muchos hombres cocineros y no solo aquellos que tienen restaurantes o laboratorios de restauración con muchas estrellas meritorias. Hoy en día hay más hombres en la cocina de los que imaginamos pues en los matrimonios jóvenes en los que comparten juntos las tareas del hogar, más de uno hace algo más que poner a calentar cosas en el microondas,  así que un BRAVO! por lo maridos cocineros.

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta