Ir al contenido principal

Resolución de conflictos

En la formación continuada laboral viene siendo habitual la relativa a la resolución de conflictos. Estos conflictos se plantean a todos los niveles, en horizontal como en vertical, tanto de responsabilidad como material, por ello es necesario tener instrumentos para poder resolver un problema de relaciones interpersonales. Obviamente esos instrumentos pueden transportarse a la vida diaria con el buen ánimo de establecer una cordial vida familiar. Cuando este conflicto se produce con el marido, con un hijo adolescente, con la vecina, con la compañera de la mesa de al lado, con la propia madre…etc. hay que plantearse (y así lo recomiendan) lo siguiente ¿Qué puedo hacer yo para resolver el problema? En ese planteamiento no cabe buscar culpables ni retirar el saludo, ni rallarle el coche a nadie. Con estas burradas no resolveríamos el conflicto, sino que además perderíamos el trabajo, reñiríamos con la familia o la amiga te giraría la cara. En las prácticas de esos cursos formativos, como se trabajan situaciones que pueden ser reales sin serlo, descubres que siempre se puede hacer algo positivo para resolver el conflicto.


Visto desde el punto de vista ascético nos hallamos ante una lucha por la paciencia, pues si la practicamos seremos capaces de ver ese qué podemos hacer para resolver un conflicto. Pues Mediante la paciencia poseeréis vuestra alma, decía san Lucas (21,19). 

La paciencia es raíz y custodia de todas las virtudes. Es una virtud necesaria para ser fieles a Dios y estar alegres. Primero, claro está, paciencia con nosotros mismos como decía san Francisco de Sales; luego, paciencia con los demás, y por último, con las contrariedades de la vida corriente. Son tres focos importantes. Nadie salvo Dios (y la Virgen Santísima) es perfecto, lo sabemos, y por lo tanto tenemos defectos, y uno de ellos más gordo que los otros, al cual tendimos más habitualmente, de ahí la paciencia con uno mismo. La paciencia con los demás se refiere a tenerla y gastarla con los familiares, el esposo, los hijos, los hermanos, etc... Pues en la convivencia diaria es donde se ve y se vive el mal carácter debido a la impaciencia y a la ira. San Pablo decía que la caridad es paciente. Y si se pierde la paciencia perderemos bienes mayores, decía san Agustín. Esta maravillosa virtud nos lleva a soportar sin quejas la vida diaria, que la vivimos en una sociedad del hoy y ahora. Por ello, la paciencia ejercitada habitualmente nos llevará con inteligencia a resolver ese conflicto, familiar o laboral pues es un don del Espíritu Santo que nos hace entender a los demás, aunque para ello necesitemos tiempo, es decir, paciencia.

Entradas populares de este blog

Amor fiel y exclusivo

Releer los textos del Magisterio de la Iglesia abre siempre luces en nuestra alma y en nuestro corazón sensible. Por ello es muy recomendable volver a ellos para hacer un repaso o iniciar una lectura interesante. 

Hoy proponemos la Encíclica Humanae Vitae la cual se centra en el tema de la transmisión de la vida, concedida a los esposos como colaboradores de Dios. Esta encíclica la publicó Su Santidad Pablo VI el 25 de julio de 1968. En los puntos 8 y 9 el Papa escribe sobre el amor conyugal al cual le atribuye las características de:amor humano, total, fiel y exclusivo hasta la muerte, y fecundo. Estos aspectos básicos nos pueden llevar a la reflexión interior de cómo vivimos en el seno de nuestro matrimonio estas características que lo conforman.
El amor conyugal

8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor, "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra". El matrimo…

El adulterio, pecado mortal

El adulterio es una violación y una trasgresión al compromiso establecido entre dos personas casadas entre si. Por lo tanto es algo que ocurre en el ámbito matrimonial y se refiere al hecho de tener relaciones sexuales con una persona distinta a tu propio cónyuge. Con los siglos, los años, los tiempos y la moral supérstite, el adulterio ha ido cambiando de peso en cuanto el castigo que pudiera merecer y las consecuencias que por él se derivasen. Conocemos como todavía en algunos países se apedrean a mujeres por haber sido acusadas de adúlteras, o como en otros países, España por ejemplo (hay muchos más) no es causa de nada, jurídicamente hablando. Si ante la ley no supone ninguna pena o castigo, ni es causa de separación ni de divorcio, lo que está claro es que para el cónyuge víctima supone una frustración imponente, un disgusto tremendo, y un caos emocional que le va a ser difícil de superar, todo ello –aunque legalmente no haya protección- podría llevar al matrimonio a separaciones…

Estos maridos ¡qué poco nos conocen!

Empieza la vida normal cosa que no se cómo calificarla, de caos, de ruina o vayausted a saber, pues aquello llamado normalidad ha sobrepasado a lo objetivo. Lo cierto es que todos aquellos preparativos navideños se consumierony,por fin, la vida sigue adelante con la normalidad de cada cual. Y vuelven aquellas rutinas o hábitos que en un ambiente de trabajo forman parte de la jornada: estirar las piernas y tomarse un café con las compañeras para ponerte al día de los nuevos abatares.
Todas a la vez: - ¿Qué tal han ido los Reyes Magos? - Ay! no me hables, estoy incendiada, dijo Sandra - Pero, qué ha ocurrido, dijimos (también todas a la vez) - Pues la noche del cinco fueron llegando los regalos, yo oía muchos ruidos así que me levanté del susto y fui al salón, y ¡no sabéis qué me encontré! - ¡Un ladrón!, dijo una. - ¡No!, dijo Sandra - Venga, ¡di!, dijo la otra, mientras todas revolvíamos agitadamente el café con el palito de plástico. - ¡Un cohete! - ¿Cómo? - ¡Sí, un cohete! - No puede ser, dijim…