junio 24, 2013

Resolución de conflictos

En la formación continuada laboral viene siendo habitual la relativa a la resolución de conflictos. Estos conflictos se plantean a todos los niveles, en horizontal como en vertical, tanto de responsabilidad como material, por ello es necesario tener instrumentos para poder resolver un problema de relaciones interpersonales. Obviamente esos instrumentos pueden transportarse a la vida diaria con el buen ánimo de establecer una cordial vida familiar. Cuando este conflicto se produce con el marido, con un hijo adolescente, con la vecina, con la compañera de la mesa de al lado, con la propia madre…etc. hay que plantearse (y así lo recomiendan) lo siguiente ¿Qué puedo hacer yo para resolver el problema? En ese planteamiento no cabe buscar culpables ni retirar el saludo, ni rallarle el coche a nadie. Con estas burradas no resolveríamos el conflicto, sino que además perderíamos el trabajo, reñiríamos con la familia o la amiga te giraría la cara. En las prácticas de esos cursos formativos, como se trabajan situaciones que pueden ser reales sin serlo, descubres que siempre se puede hacer algo positivo para resolver el conflicto.


Visto desde el punto de vista ascético nos hallamos ante una lucha por la paciencia, pues si la practicamos seremos capaces de ver ese qué podemos hacer para resolver un conflicto. Pues Mediante la paciencia poseeréis vuestra alma, decía san Lucas (21,19). 

La paciencia es raíz y custodia de todas las virtudes. Es una virtud necesaria para ser fieles a Dios y estar alegres. Primero, claro está, paciencia con nosotros mismos como decía san Francisco de Sales; luego, paciencia con los demás, y por último, con las contrariedades de la vida corriente. Son tres focos importantes. Nadie salvo Dios (y la Virgen Santísima) es perfecto, lo sabemos, y por lo tanto tenemos defectos, y uno de ellos más gordo que los otros, al cual tendimos más habitualmente, de ahí la paciencia con uno mismo. La paciencia con los demás se refiere a tenerla y gastarla con los familiares, el esposo, los hijos, los hermanos, etc... Pues en la convivencia diaria es donde se ve y se vive el mal carácter debido a la impaciencia y a la ira. San Pablo decía que la caridad es paciente. Y si se pierde la paciencia perderemos bienes mayores, decía san Agustín. Esta maravillosa virtud nos lleva a soportar sin quejas la vida diaria, que la vivimos en una sociedad del hoy y ahora. Por ello, la paciencia ejercitada habitualmente nos llevará con inteligencia a resolver ese conflicto, familiar o laboral pues es un don del Espíritu Santo que nos hace entender a los demás, aunque para ello necesitemos tiempo, es decir, paciencia.

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta