Ir al contenido principal

La medida del amor

Cuando leemos el Evangelio (cosa muy recomendable) o bien lo escuchamos en las celebraciones eucarísticas, nos pueden sorprender muchas cosas, y además nos podemos platear cómo hacer posible que aquello que dijo Jesús no era sólo para aquel entonces de hace dos mil años, sino para siempre, es decir para la vida cotidiana de cada día. No es fácil, ni se sabe al momento, el significado o la manera de llevarlo a la práctica. Por eso, las homilías de los sacerdotes nos pueden dar una guía, pues las homilías no tendrían que ser un comentario sobre los telediarios o los telenoticias de actualidad, sino una explicación de los textos que se han leído en la celebración. Y por poner una ejemplo, me voy al Evangelio del Tercer sábado de Cuaresma que dice así:

(Lc 18,9-14): En aquel tiempo, Jesús dijo también a algunos que se tenían por justos y despreciaban a los demás, esta parábola: «Dos hombres subieron al templo a orar; uno fariseo, otro publicano. El fariseo, de pie, oraba en su interior de esta manera: ‘¡OH Dios! Te doy gracias porque no soy como los demás hombres, rapaces, injustos, adúlteros, ni tampoco como este publicano. Ayuno dos veces por semana, doy el diezmo de todas mis ganancias’. En cambio el publicano, manteniéndose a distancia, no se atrevía ni a alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: ‘¡OH Dios! ¡Ten compasión de mí, que soy pecador!’. Os digo que éste bajó a su casa justificado y aquél no. Porque todo el que se ensalce será humillado; y el que se humille será ensalzado».

Ahora me pregunto ¿en una familia de hoy, puede haber publicanos o fariseos? ¿No suena un poco raro? ¿Cómo puedo identificar si yo soy publicana o farisea?

En aquella homilía entendí que ser fariseo es ser orgulloso, es decir aquella persona que mata el amor para ensalzarse; en un familia podemos decir que los comportamientos machistas (tanto masculinos como femeninos) son equivalentes al comportamiento de los fariseos; todos aquellos comentarios vejatorios del varón respecto de la mujer, de que él es el que trabaja y lleva el dinero a casa, y que ella por estar en casa ese trabajo no vale para nada, o al revés, esa mujer que trata de inútil a su marido, por no ser hábil en las tareas domésticas, son de fariseos. En contrapartida, esas actitudes de servicio, sin quejarse, son de total humildad, de publicanos que se reconocen poca cosa. ¿Os habéis fijado cómo muchas madres, esposas, hijas… se sientan a comer muy cerca de la cocina para estar constantemente levantándose de la mesa, en actitud de servicio hacia su familia? Esa es también una actitud de publicano. Con estos ejemplos puede uno ir hilando, y comprender qué cerca está el Evangelio de cualquier cosa que hagamos, cada día, en favor de nosotros mismos o de los demás, y comprobaremos cómo la humildad es la medida del amor.

Entradas populares de este blog

Amor fiel y exclusivo

Releer los textos del Magisterio de la Iglesia abre siempre luces en nuestra alma y en nuestro corazón sensible. Por ello es muy recomendable volver a ellos para hacer un repaso o iniciar una lectura interesante. 

Hoy proponemos la Encíclica Humanae Vitae la cual se centra en el tema de la transmisión de la vida, concedida a los esposos como colaboradores de Dios. Esta encíclica la publicó Su Santidad Pablo VI el 25 de julio de 1968. En los puntos 8 y 9 el Papa escribe sobre el amor conyugal al cual le atribuye las características de:amor humano, total, fiel y exclusivo hasta la muerte, y fecundo. Estos aspectos básicos nos pueden llevar a la reflexión interior de cómo vivimos en el seno de nuestro matrimonio estas características que lo conforman.
El amor conyugal

8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor, "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra". El matrimo…

El adulterio, pecado mortal

El adulterio es una violación y una trasgresión al compromiso establecido entre dos personas casadas entre si. Por lo tanto es algo que ocurre en el ámbito matrimonial y se refiere al hecho de tener relaciones sexuales con una persona distinta a tu propio cónyuge. Con los siglos, los años, los tiempos y la moral supérstite, el adulterio ha ido cambiando de peso en cuanto el castigo que pudiera merecer y las consecuencias que por él se derivasen. Conocemos como todavía en algunos países se apedrean a mujeres por haber sido acusadas de adúlteras, o como en otros países, España por ejemplo (hay muchos más) no es causa de nada, jurídicamente hablando. Si ante la ley no supone ninguna pena o castigo, ni es causa de separación ni de divorcio, lo que está claro es que para el cónyuge víctima supone una frustración imponente, un disgusto tremendo, y un caos emocional que le va a ser difícil de superar, todo ello –aunque legalmente no haya protección- podría llevar al matrimonio a separaciones…

Estos maridos ¡qué poco nos conocen!

Empieza la vida normal cosa que no se cómo calificarla, de caos, de ruina o vayausted a saber, pues aquello llamado normalidad ha sobrepasado a lo objetivo. Lo cierto es que todos aquellos preparativos navideños se consumierony,por fin, la vida sigue adelante con la normalidad de cada cual. Y vuelven aquellas rutinas o hábitos que en un ambiente de trabajo forman parte de la jornada: estirar las piernas y tomarse un café con las compañeras para ponerte al día de los nuevos abatares.
Todas a la vez: - ¿Qué tal han ido los Reyes Magos? - Ay! no me hables, estoy incendiada, dijo Sandra - Pero, qué ha ocurrido, dijimos (también todas a la vez) - Pues la noche del cinco fueron llegando los regalos, yo oía muchos ruidos así que me levanté del susto y fui al salón, y ¡no sabéis qué me encontré! - ¡Un ladrón!, dijo una. - ¡No!, dijo Sandra - Venga, ¡di!, dijo la otra, mientras todas revolvíamos agitadamente el café con el palito de plástico. - ¡Un cohete! - ¿Cómo? - ¡Sí, un cohete! - No puede ser, dijim…