junio 16, 2017

Playas azules y textiles

Nos hemos manifestado a favor de la feminidad, mostrada de aquella manera que preserve nuestro pudor y respete el pudor de los demás, aunque lo hayan perdido. Es por ello que estamos a favor de ir con bañador completo en las playas, piscinas, y otros lugares, como la cubierta de un barco, un crucero, la vera de un río, la terraza de casa, el terrado de los apartamentos, etc. A nosotros no nos interesan los lugares nudistas de ningún tipo, pues conservamos ese pudor propio de nuestros antepasados más lejanos que han cubierto el cuerpo de forma natural, sobre todo delante de los demás, aunque sean familiares directos.

Por otra parte, en tiempos de calor o de oleadas de calor no es lo más conveniente para nuestra piel ir desnudo o cubrir nuestro cuerpo con ropa minimalista. Me refiero a ir con bragas de ropa tejana y una camiseta que se resume en dos tirantes cruzados, por ejemplo. No es lo más adecuado para nuestra piel. Los efectos del sol y las quemaduras solares no desaparecen nunca, es decir, nuestra piel tiene memoria. Las consecuencias las pueden explicar los dermatólogos que ven cada día más alteraciones malignas en la piel. Por otro lado, los efectos de tomar el sol también pueden ser buenos pues nos producen vitaminas que hacen consolidar el calcio en nuestros huesos, pero solo es recomendable una expuesta solar al día de ¡¡10 minutos!!

Así que cada año por estas fechas me lanzo a promover los bañadores enteros, los pareos, las pamelas, las cremas y aceites protectores, las cremas hidratantes para después del baño solar, la ingestión de más agua y refrescos de lo habitual… las sombrillas, los sombreros, las gafas de sol, las graduadas también, es decir todo aquello que es bueno para la familia y para todos.

Y para el bien de la Casa Común, hemos de recoger todos los desperdicios que generemos de los almuerzos, meriendas, aperitivos, potes de cremas acabados, sandalias rotas, tabaco, pañales de los niños, tampones de mujer, bolsas de plástico, envoltorios de los helados, los polos, los bocadillos, etc. y llevarlo a las papeleras o puntos de reciclaje.

Por eso para vigilar nuestra salud física y nuestra imaginación,
PLAYAS TEXTILES ¡POR FAVOR!

junio 02, 2017

Un Mar de Árboles

El director de esta película, el señor Gus Van Sant, recibió abucheos y críticas en el estreno del film en el Festival de Cannes del año 2015. El director llevó a escena un guion sobre el suicidio, del género “drama” y de “misterio”, un misterio que es más “inquietud” por ir descubriendo lo que le ha pasado al personaje o bien lo que ocurrió para que llegase a no querer ni a su propia vida. 


El tema central son las desavenencias de un matrimonio que tiene momentos duros y rupturas, y también momentos de reencuentro y de amor profundo. Se irán despejando las historias personales, al mismo tiempo que nuestro personaje, interpretado por Matthew McConaughey, ya citado en este blog en otras ocasiones, se encuentra dentro de un bosque del que no se puede salir, por su frondosidad, con otro hombre en igualdad de condiciones que él pero que después de reflexionar quiere salir de ese mar de árboles del suicidio.

No está rodada en el Japón, aunque hagan referencia a un bosque siniestro de ese país y que el segundo hombre sea japonés. Efectivamente la película refiere unos asuntos convencionales de la vida, el amor, el matrimonio, los hijos, los fracasos, los adulterios, el perdón, la rabia, el dolor, etc. Por eso, por hacer reflexionar y pensar en temas comunes de las personas puede herir sensibilidades, especialmente la de los críticos poco dados a aplaudir las películas de guiones de asuntos corrientes.

No es un film para pasar el rato. Ni tampoco la traducción española del título “El bosque de los sueños” (The Sea of Trees) merece ningún aplauso. Sin embargo, es una película interesante. Plantea unas situaciones personales que a algunas personas les lleva al suicidio y a la vez ofrece una reflexión para no llegar a ese extremo tan tremendo. En ningún caso, el guion hace referencia a la ausencia de soledad cuando uno está cerca de Dios. Pero es una película que te ayuda a entender a muchas personas que están alejadas de Dios, es decir, a vislumbrar ese vacío en el que viven.


Mi matrimonio, de fiesta en fiesta