Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

Jorge, un santo muy querido

San Jorge fue un hombre valeroso y santo. Sus gestas en favor de la caridad con los pobres le llevaron a sufrir el martirio, derramando su sangre en la fe de Cristo. Así fue en el siglo IV, es decir allá por el año 300 de nuestra era. Hoy se hablaría de él como un famoso por sus aferes extraordinarios pues la leyenda popular lo ha situado en muchos lugares, guerras y batallas, de siglos después, salvando y reparando a los desvalidos, incluso matando a un dragón para liberar a una princesa. 
San Jorge es venerado en muchos lugares del mundo, especialmente en Europa y Asia, tanto por la Iglesia Ortodoxa como la Católica.
El día 23 de abril, tal día como hoy, la UNESCO en 1995 lo declaró El Día Mundial del Libro. Así que el sentimiento popular unido a los aniversarios de grandes hombres de la literatura universal, nos invitan a regalar libros y rosas a las personas que más apreciamos y queremos.

¡Felicidades a los Jorge, Georgina, George, Jordi….!

Nada de dialogos satánicos

En el ajetreo diario, vamos a sitios y lugares infinitos, pues con la imaginación y las imágenes que nos vienen a la cabeza, podemos estar tanto en medio del Ártico como en el centro de un amasijo de hierros tras un terremoto. Nuestra imaginación, que es la loca de la casa, a veces es destructiva y desastrosa: Casi por definición, nos ha de pasar algo malo.
Pero lo más malo que nos puede pasar, tanto en esta vida como en la siguiente, que es eterna, es ir al infierno, que es el estado y el lugar de las almas sin Dios. No es un lugar físico con ollas ardiendo y demonios con tridentes:  Es lo peor del mundo conocido por siempre jamás. Nadie que ha ido, ha vuelto para explicarlo pero se sabe con certeza que existe, hay mucha materia estudiada desde los tiempos más antiguos, y el que se atreve a negarlo no es más que un frívolo o un ignorante.
Y con éstas, siguen creciendo las sectas y las redes satánicas que alimentan aquellos que son amigos de los ángeles del demonio, imantando a más segu…

Apatía primaveral, al traste

En estos días de explosión de colores y sabores, se producen atonías que nos frenan a la hora de disfrutar este tiempo tan bonito. A los adultos nos puede ocurrir que estemos en permanente deseo de que lleguen las vacaciones estivales para satisfacer ese no sé qué me pasa. En cambio, los pequeños de la casa, si gozan de salud, estarán más imparables todavía. Pero el tiempo presente, es el que debemos disfrutar.
Estamos inmersos en un ambiente muy favorable para meterse en la cocina y hacer un gazpacho de fresas y sandía, un pastel delicioso de manzana y chocolate, las maravillosas recetas que se comen con la vista, recuperar aquellas recetas antiguas que han pasado de padres a hijos, convirtiendo  todo ello en una buena y sana afición.
Y esta afición a la restauración, dentro de la familia, favorece la salud de cualquiera de sus miembros. Además, se convierte en una actividad común en la que cada cual puede realizar alguna función. Siempre hay oposiciones contundentes. Sin duda tenemos …

El Amor en la Familia

El día 8 de abril 2016, el santo padre Francisco ha hecho pública la Exhortación apostólica AMORIS LAETITIA . Todos los medios del mundo se han hecho eco de esta gran noticia, tan esperada desde la clausura de los sínodos de obispos que la habían precedido, con el tema dedicado por entero al Matrimonio y a la Familia.

Se trata de un texto extenso, lleno de ternura, en el que nadie, por su condición social, civil, sexual, etc., queda descartado y en el que el Papa pide a los pastores de la Iglesia un acercamiento a los fieles hasta el punto de resolver, con amor, cada situación dada en cada familia, abriendo los brazos y las puertas a todas aquellas personas que quieran acercarse a Dios.

La doctrina de la Iglesia Católica no ha cambiado, pero lo que sí ha cambiado es la manera de entenderla, pues las explicaciones son abundantes e inteligibles. Con  AMORIS LAETITIA llevaremos a la práctica la doctrina del matrimonio y la familia ajustándonos a la medida de la Misericordia y no del desca…