marzo 28, 2016

La guerra de los enemigos


En pie de guerra nos pone el Estado Islámico, la provocación no cesa. De nuestra sociedad escogen la tecnología, las armas, el transporte, los medios de comunicación, las redes sociales, etc. Y a su vez, para satisfacer su malignidad crean, entre nosotros, terror donde no lo hay, desestabilizan las instituciones y abren un flanco de tiro mucho más amplio e impensable. No hay continente que no haya sufrido este azote. El ángulo de tiro es de 360º, un sinfín de objetivos, para este nueva forma de guerra. Los estadistas tienen este reto, el combate no es cuerpo a cuerpo, ni en trincheras ni con ataques aéreos, solamente. Hay que ir al fondo de aquello que mueve a este enemigo que hace años que va destruyendo familias, expectativas, ilusiones.

¿Qué pretenden? Por supuesto, ser los amos del mundo, de su sociedad y de la nuestra, de sus hijos y de los nuestros.

En esa sociedad, que impone el terror del infierno, las madres tienen muchos hijos, pero son para la revolución, ese es el patrimonio de bien que dan a la sociedad. En nuestra sociedad de derechos y libertades, se matan miles de hijos antes de nacer, el índice de natalidad es muy bajo, y como compañía se prefiere, muchas veces, a un animalito.

En esa sociedad se reza a dios, se cree en la familia, y su dios les pide el suicidio y hacer daño a los infieles. En la nuestra, se pretende apartar a Dios de la vida corriente.

No obstante Dios es Misericordioso, lento a la ira y rico en piedad. Y este Dios, el único Dios verdadero, nos pide que recemos por nuestras familias, por las de los demás, por la paz, la justicia… y por nuestros enemigos. Así somos los cristianos, también los perseguidos tanto en Siria como en Pakistán, que tan felices estaban celebrando la Pascua del Señor en su Resurrección.

Todo esto ni quita ni quitará la defensa, que es moralmente legítima.


(Véase Catecismo Iglesia Católica puntos 2302 y siguientes)

marzo 24, 2016

La santidad del Jueves Santo

El Jueves Santo es santo porque en la Cena del Señor se renuevan tres instituciones: el sacramento de la Eucaristía, el sacramento del Orden sacerdotal y el mandamiento de la Caridad. Una celebración grande para los cristianos, para católicos especialmente. Se celebra una única vez en la jornada del jueves pues fue única aquella cena pascual que precedió a toda la pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Puede llegar a ser una celebración larga si se incluye el Lavado de pies y porque es una celebración sin prisas. Pero ese tiempo junto al Señor nos va ayudar a rezar, y  a rezar mucho por la paz en el mundo, la conversión de los pecadores y de los que están tan alejados de Dios que no se saben siquiera que son pecadores.

También es el momento para hablar con nuestros hijos y nietos de que la Pasión de Cristo fue necesaria para la salvación eterna de nuestras almas, junto a Dios. Había sido anunciada por los profetas, es decir, por aquellos que anunciaron la Venida del Señor y se cumplió verdaderamente en Jesucristo. 

Aunque los niños pequeños que vayan a la celebración hagan ruidos diversos, llantos, correteos, gritos, cantos celestiales, no nos molestaran porque ellos son nuestra esperanza, son el presente de la sociedad.


Los cristianos hemos de llenar los templos, pues si no es así, en la cabeza de muchos está en convertirlos en centros cívicos para satisfacciones paganas o simplemente los destruirán.

marzo 15, 2016

El adulterio requiere perdón

El adulterio en otros tiempos tenía un significado muy grave, sobre todo si lo cometía la mujer. Como hemos escuchado en la misa de este pasado domingo V de Cuaresma, el evangelio nos recuerda que la Ley de Moisés castigaba a la mujer adúltera a morir apedreada. 

Pero Jesús perdona siempre ante el arrepentimiento, y es necesario ese perdón, aunque las leyes humanas que hoy rigen, no persiguen el adulterio como delito o falta. No obstante, para Dios esto no ha cambiado, el adulterio es pecado mortal porque Él mismo instituyó la unión de un hombre con una mujer para toda la vida en una sola carne. 

Dios espera que en adelante no pequemos más, y para ello se requiere no distraerse con miradas atractivas, seductoras, con conversaciones que no llevan más que a ligar, a quedar a tomar ¡qué sé yo!, una cenita, un paseíto. Nada de todo eso hemos de aceptar o proponer, porque somos débiles y las tentaciones son muy fáciles de que lleguen y muy difíciles de que se marchen.

Evangelio
Juan 8:1-11

Jesús se fue al monte de los Olivos. Pero de madrugada se presentó otra vez en el Templo, y todo el pueblo acudía a él. Entonces se sentó y se puso a enseñarles. Los escribas y fariseos le llevan una mujer sorprendida en adulterio, la ponen en medio y le dicen: «Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. Moisés nos mandó en la Ley apedrear a estas mujeres. ¿Tú qué dices?» Esto lo decían para tentarle, para tener de qué acusarle. Pero Jesús, inclinándose, se puso a escribir con el dedo en la tierra. Pero, como ellos insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo: «Aquel de vosotros que esté sin pecado, que le arroje la primera piedra.» E inclinándose de nuevo, escribía en la tierra. Ellos, al oír estas palabras, se iban retirando uno tras otro, comenzando por los más viejos; y se quedó solo Jesús con la mujer, que seguía en medio. Incorporándose Jesús le dijo: «Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te ha condenado?» Ella respondió: «Nadie, Señor.» Jesús le dijo: «Tampoco yo te condeno. Vete, y en adelante no peques más.»

marzo 13, 2016

Defender el Amor matrimonial

La fe, la esperanza y el amor son los instrumentos, herramientas, elementos,
conceptos...como queráis llamar, que baraja el Padre Espinosa de los Monteros para defender el Matrimonio. Quizá ya habréis visto este vídeo pues tiene unos seis años, pero creo que su manera de expresarse, simpática, chistosa y muy cercana permite que tanto los contenidos como las formas sean totalmente actuales.


¿Qué tal si los dos, marido y mujer, o estos novios que se están preparando para casarse, un grupo de amigas, un grupo de matrimonios, o una catequesis matrimonial, lo veis juntos?


Conferencia Defender el Amor por el Padre Espinosa de los Monteros

marzo 04, 2016

Semana Santa en familia

Vamos a planificar unos días de descanso en familia en la próxima Semana Santa. Posibilidades hay muchas, pero las mejores son aquellas que, a la hora de escoger destino, al mismo tiempo, escojamos la iglesia, templo u oratorio en donde participaremos de los oficios de la Semana Santa y la Pascua de Nuestro Señor. Salvo en los países árabes y/o de religión musulmana, acudir a la Cena del Señor (Jueves Santo), a la Pasión del Señor (Viernes Santo) o a la Vigilia Pascual (Sábado Santo por la noche) no va a ser un problema. Hemos de buscar la iglesia más cercana a nuestros intereses. Más cercana al hotel o al punto más próximo del final del paseo o de la excursión de ese día, o de la iglesia del pueblo, aquel al que vamos cada año para estar con familiares….

Para incluir en nuestros planes de viaje la participación en estos actos, hay que tener en cuenta varios datos importantes. Primero, esas tres celebraciones solo se realizan una vez al día, no se celebran varias veces como las misas de los días laborables o festivos, solamente una. Así que vayamos donde vayamos si la Cena del Señor es a las 6pm, la Pasión del Señor es a las 7.30pm y la Vigilia Pascual a las 10pm, ¡no hay más! Además, en el día del Sábado Santo están cerrados todos los templos, iglesias y oratorios católicos de todos los lugares del mundo, según está dispuesto por la Iglesia, hasta el momento de la obertura para la Vigilia Pascual.

Segundo dato igual de importante, cada iglesia establece su horario para las tres celebraciones, según su buen hacer y entender, así que para cada lugar hemos de comprobar el horario fijado. Y tercer dato, estas tres celebraciones no son obligatorias para los fieles cristianos, es decir, la Iglesia no tiene mandado que sean días de precepto, sin embargo, son tres celebraciones trascendentes para que entendamos la Redención de Nuestro Señor Jesucristo, que es, en definitiva, nuestra salvación.


Ahora, una sugerencia: como las lecturas de esas celebraciones son muy bellas pero un poco largas, para no perder la atención, antes de salir de viaje, se pueden bajar de Internet y llevarlas impresas, o comprar en una tienda especializada el librito de lecturas que corresponda. Si viajamos fuera de España, llevar el libro o las fotocopias es más que una sugerencia, pues estas celebraciones son muy intensas y el poco conocimiento del idioma nos puede distraer, así que el librito nos ayudará a concentrarnos.


Autor del cartel : César Ramírez Martínez

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta