febrero 03, 2016

Hombres embrutecidos

En el domingo 6 de febrero de 2016 se realizarán, de forma simultánea en diversas ciudades del mundo, manifestaciones de hombres en aras de reivindicar su masculinidad. Han anunciado los lemas que gritaran: la mujer no puede votar, la mujer no tiene criterios de justicia, su nivel intelectual es inferior al del hombre, y reclamarán que retornen los reyes y los guerreros para dominar el mundo. Si es así, no es de recibo que la masculinidad se pretenda ganar a base de hundir a la mujer.

Pero, además, ¿Cómo es posible que los Ayuntamientos de Barcelona y Granada hayan autorizado este tipo de manifestaciones que son denigrantes para la mujer?

No todo vale, lo hemos dicho muchas veces, pues nada es relativo. Es decir, la verdad no es lo que cada uno diga o piense. No vale que la mujer sea propietaria de su propio cuerpo, exclamado desde la explosión feminista del siglo XX, ni tampoco es cierto que el mejor hombre sea “el colgado”. La ideología de género, perfectamente perversa, impone que entre el hombre y la mujer no hay diferencias y que lo mismo da si eres hombre o mujer, pues puedes ser lo que quieras. Esta mezcla maligna de ideas relativas y de que todo da igual, está creando gravísimos enfrentamientos en el reconocimiento propio, en el propio Yo y del ¿Quién soy yo?

A resultas de ello, surgen peticiones de cambio de sexo en niños pequeños debido a las confusiones gravísimas de los padres, o burradas como las manifestaciones de hombres embrutecidos, convertidos en animales y preparados para una guerra de un enemigo imaginario.


Hemos de reivindicar que hombre y mujer no somos rivales sino complementarios, que no somos oponentes sino consensuadores, que peleamos en el mismo bando. Hemos de respetarnos hombres y mujeres, juntos. De lo contrario, creo que nos hemos vuelto locos reivindicando, unas y otros.

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta