octubre 26, 2014

Sabemos que está mal

Muchas veces oímos canciones y no nos importa lo que dice la letra pues la música nos encanta, la oiríamos cien veces y nos gustaría todavía más, es bailable, sensual Uf! ¿Y qué más? Y puede darse el caso que explique una historia ciertamente inmoral. En ese sentido, y por poner un ejemplo, Billy Paul (que actualmente cuenta con 80 años), en el año 1972, situó su canción Me and Mrs. Jones en lo más alto del top de ventas, motivo que le mereció el premio Grammy. Se vendieron los discos como rosquillas y en todas las salas de fiestas o discotecas esa canción no paraba de sonar. Sin embargo, a pesar de que la música y la voz de esa canción son muy interesantes, la letra sigue siendo la historia viva de un adulterio, lo cual no es nada recomendable.

Actualmente esta canción, como muchas otras de éxito, forma parte de los repertorios de cantantes con voces muy atractivas como Michael Bublé. En la canción que hoy os presentamos, que está subtitulada al español, la voz, es decir Michael Bublé que al parecer ha cogido el relevo a Frank Sinatra, dice que …. Los dos sabemos que esto está mal…. Nos reunimos todos los días a tomar café… Hemos de ser cuidadosos…. Ella tiene sus obligaciones y yo también...

No obstante tomar café no es problema, sino lo que pudiera ocurrir después … Mejor no embarcarse en estos afers, que se comienza con acidez de estómago de tanto café y se acaba destrozando la familia. 

Me and Mrs. Jones con Michael Bublé

octubre 24, 2014

Chistes matrimoniales

Y me contó una amiga que en su familia tienen un chat en el que entran todo el grupo de hermanos y cuñados, los casi veinte para explicar buenas y malas noticias o cualquier cosa de interés común. Recientemente ha corrido una corriente humorística. Han incorporado chistes de un entorno familiar, a cual más sórdido. Pero a pesar de ello, se ríen, porque todos tenemos dentro de sí, algo ácido que nos permite reír a pesar de que después se pase a la razón y digamos Qué fuerte!!! o Machista! o Ahí les ha dao.


Dice que una mujer, desde la ventana ve que el marido no puede entrar la llave de la puerta de la calle porque va bebido, y le grita:
  - ¡Así no! ¡con los dientes para arriba!
Y el marido levanta la cara, enseña sus dientes (un poco negros) al cielo y responde:
 - Pues así, tampoco.

(Uf!!!!)

Otro chiste... de un marido que llega a casa, no tiene las llaves… toca al timbre de la calle. Su mujer no le quiere abrir…Y él le dice por el interfono:
- Venga ábreme, que llevo un ramo de flores para la mujer más guapa del mundo!
- Bueno, bueno… en este caso te abro! Sube.
Llega a su piso…
- Hola cariño! Ya he llegado... Gracias por abrirme.
-Ya veo….Y ¿el ramo de flores? ¿Donde está?
-¿Eh? ¿Y la mujer más guapa del mundo?  ¿Donde está?

Además de reírnos, quizá algunas de nosotras nos tengamos que poner a
reflexionar pues si tu hombre, es decir tu marido, no te ve con buenos ojos cuando estáis en casa, lo mejor es no enfadarse, de momento, y a continuación mirarse al espejo con autocrítica e intentar mejorar en el aspecto. No se trata de ir al cirujano plástico, no favor! Se trata de ir por casa, por ejemplo, sin aprovechar cualquier camiseta o pantalón roto, manchado para el resto de su vida útil, pues las manchas  de pintura, lejía o cualquier otra cosa, ahí se quedarán por siempre; o sin peinar, alocada, gritando a toda la familia, soplando y resoplando como un equino y quejándose todo el día porque eres la única que trabajas. O en pijama descolorido y ajado, etc. Rectificar no cuesta dinero, pero cuesta mucho esfuerzo personal. Hay que renovarse, y en todo caso, después de revisar bien lo que tienes (tirar la mitad), comprar alguna cosa para estar mona y no dar susto al miedo. Pero sobretodo, renovarse por dentro para que el hecho de vivir en familia, como es natural, no suponga para nadie ni para ti misma, un esfuerzo añadido a todos los demás esfuerzos del día, sino una alegría y una ilusión renovados.

Y ellos, los maridos, lo mismo, que vemos a cada uno por la calle que yo los metería en ¡la lavadora! Así, entre los dos, se puede mejorar e intentar crear un hogar luminoso y alegre. 

octubre 21, 2014

¡Cien mil visitas!

¡Muchas gracias! Hemos alcanzado esta cifra gracias a vosotros que vivís en Estados Unidos y que sois mis visitantes preferentes; a los internautas de España, México, Argentina, Colombia, Perú, Chile, Venezuela, Alemania, Rusia, etc... y ¡China! ¿Qué tendrá mi blog para que les guste a algunos chinos de la China?

Muchas gracias también a los colaboradores que contribuyen con ideas y textos para sumar variedad al blog.

Y aquí seguiremos en las redes para hablaros de amor y de fidelidad en el Matrimonio por siempre jamás, y por supuesto, amando a Dios, a la Iglesia y al Papa. Hemos aprovechado la ocasión para cambiar la visualización del blog y darle una nueva vidilla.

Deja comentarios! pasa el link! dimematrimonio

octubre 18, 2014

Concluye el sínodo

Para hacernos una buena idea de las conclusiones del III Sínodo extraordinario de los Obispos que se ha celebrado en estos días para sentar las bases del Sínodo ordinario de Obispos del año que viene, es muy conveniente ir directamente a la fuente, en lugar de dejarnos seducir por muchas webs que alarman sobre asuntos muy lejos de la realidad y del santo padre Francisco. El texto final es un poco largo pero es una lectura que nos performará realmente pues es lo que se está estudiando en el seno de la jerarquía de la Iglesia.



Synod14 - "Relatio Synodi" de la Tercera Asamblea General Extraordinaria del Sínodo de los Obispos: "Los desafíos pastorales sobre la familia en el contexto de la evangelización" (5-19 octubre 2014), 10/18/2014




El banquete de bodas

Las bodas son símbolo de alianza entre un hombre y una mujer, en el mismo sentido que Dios revela su alianza para con todos los hombres y mujeres de la humanidad. Así lo hemos leído en muchos pasajes del Antiguo Testamento, así como en el Evangelio del domingo de la XXVIII semana del tiempo ordinario, según san Mateo 22, 1-14

<<Tomando Jesús de nuevo la palabra les habló en parábolas, diciendo: «El Reino de los Cielos es semejante a un rey que celebró el banquete de bodas de su hijo. Envió sus siervos a llamar a los invitados a la boda, pero no quisieron venir. Envió todavía otros siervos, con este encargo: Decid a los invitados: "Mirad, mi banquete está preparado, se han matado ya mis novillos y animales cebados, y todo está a punto; venid a la boda." Pero ellos, sin hacer caso, se fueron el uno a su campo, el otro a su negocio; y los demás agarraron a los siervos, los escarnecieron y los mataron. Se airó el rey y, enviando sus tropas, dio muerte a aquellos homicidas y prendió fuego a su ciudad. Entonces dice a sus siervos: "La boda está preparada, pero los invitados no eran dignos. Id, pues, a los cruces de los caminos y, a cuantos encontréis, invitadlos a la boda." Los siervos salieron a los caminos, reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos, y la sala de bodas se llenó de comensales. «Entró el rey a ver a los comensales, y al notar que había allí uno que no tenía traje de boda, le dice: "Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin traje de boda?" Él se quedó callado. Entonces el rey dijo a los sirvientes: "Atadle de pies y manos, y echadle a las tinieblas de fuera; allí será el llanto y el rechinar de dientes." Porque muchos son llamados, mas pocos escogidos>>.

Así, las bodas, la alianza entre un hombre y una mujer, se sellan con la gracia del sacramento matrimonial, que en la tierra nada lo separará porque ha sido sellada por Dios para siempre. Por ello, está dispuesto que el matrimonio es indisoluble, al igual que es indisoluble la alianza que estableció Dios con nosotros, con los hombres y mujeres anteriores a nosotros y con todos y todas que están en la mente de Dios y que todavía no han nacido.


Y a esa invitación que hemos recibido a las bodas y que nos hace el Rey, hay que ir bien vestido, porque si no lo hacemos, nos echarán del banquete.  En esta parábola, el rey es Dios; el banquete es el Reino de los cielos, es decir el estado beatífico del alma a la muerte del cuerpo mortal que la envolvía; y el vestido de fiesta, es el alma en estado de gracia, es decir, aquella alma que está purificada con el sacramento del perdón y la reconciliación porque ha acudido a confesarse y ha recibido la absolución de un sacerdote.

octubre 10, 2014

El mundo en 4 minutos

Desde muy pequeños podemos observar en nuestros hijos, sobrinos y ahora nietos, esa manera de ser y ese querer conocer e interesarse por muchas cosas. Y parece mentira pero no lo es que la geografía pura y llanamente le puede llegar a interesar a un niño desde muy pequeñito. Este es el caso de Edu Collin que ahora ya tiene casi 19 años. 

Recuerdo perfectamente que con 4 añitos mientras los mayores, en las reuniones familiares estábamos venga de hablar y de hablar, él venga de pasar páginas y páginas de libros llenos de mapas del mundo, de continentes, de países, regiones, ciudades. Todos los mapas le gustaban. Fue creciendo y con sus padres y hermanos venga de viajes, aquí y allá. En definitiva para Edu no hay secretos de fronteras, limites, cabos, estuarios, golfos, penínsulas, islas, mares, océanos… Date 4 minutos y 41 segundos y compruébalo!

octubre 08, 2014

Envejecer con pre aviso

De verdad que tienes estos años? ¡No puede ser!, me dijo una amiga.
Y a continuación de esa reacción ajena se desencadenan una serie de mecanismos conocidos, que se ponen en marcha a la velocidad del rayo: “parezco más joven, ¿verdad?, todo el mundo me lo dice, es cuestión genética, no tiene más importancia.” Y, de momento, nos quedamos encantados, nos ponemos un modelito juvenil y sonreímos a la vida con una alegría superficial que tiene las horas (o los minutos) contados.
Porque en nuestro interior sabemos que hemos cambiado, que nuestro cuerpo no es el mismo que el de hace 10 años, que nos cansamos el doble haciendo lo mismo, que muchas cosas que antes emprendíamos como si nada, ahora nos las tenemos que pensar.
Pues ¿sabéis?, creo que en esto también la Naturaleza (o sea, Dios) es sabia. Nos hace detectar a tiempo unos cambios, una evolución natural de nuestro físico, para la que nos hemos de preparar y no ocultar en el trastero de nuestro conocimiento personal.
¡Y eso es estupendo! Porque los cambios no se manifiestan de golpe, no pasamos de tener una piel tersa y suave, que casi no necesita ni crema hidratante (los hombres también), a tenerla arrugada como una uva pasa. La naturaleza nos prepara con pasos intermedios, con datos o llamadas de atención que, si sabemos y queremos ver, nos van a ayudar mucho a asumir un hecho que, por otra parte, es inevitable.
No se trata, por tanto, de actuar como si los años no hubieran pasado realmente, como si pudiéramos seguir corriendo y saltando detrás de nuestros nietos, como hicimos con los hijos, de querer llegar a todo sin solución de continuidad, de ser madres o padres todoterreno, de ofrecernos para todo y luego llegar al final del día con la espalda hecha añicos, la respiración cercana al resuello y los nervios de punta y, lo que es peor, enfadados con nuestros hijos porque se aprovechan de nosotros.
¿No será que les damos una imagen falsa de nosotros mismos? ¿Qué nunca les hemos hablado de que sus padres tienen permitido envejecer, es más, es lo que les toca ahora? ¿O bien es que nosotros mismos no queremos aceptarlo?
Empecemos por esto último y aceptemos con una sonrisa el dolorcillo de ciática o la imagen que nos da el espejo de aumento, cuando nos arrancamos un pelillo molesto, o la del espejo normal cuando nos miramos sin gafas.
Porque todo eso  son llamadas de pre aviso para navegantes inteligentes, que deben adaptar su ritmo a la corriente de la edad en que se mueven y buscar mares más tranquilos donde desarrollar sin peligro sus enormes capacidades de navegar, que la misma experiencia les ha conferido. Y mares los hay, ¡os lo aseguro!

De nuestra colaboradora Mireya Santos.

octubre 05, 2014

III Sínodo Extraordinario de la familia

El III Sínodo extraordinario se ha iniciado hoy domingo, 5 de octubre de 2014, con una misa presidida por el santo padre Francisco, en la basílica de san Pedro, en la Ciudad del Vaticano. La misa correspondía al domingo XXVII del tiempo ordinario y junto a la vigilia de oración de ayer, han sido los puntos de partida de este sínodo dedicado a la familia y al matrimonio, el cual concluirá con la beatificación del santo padre Pablo VI, autor de la encíclica Humanae Vitae. En la homilía el Papa Francisco ha dicho que los sínodos son para guardar y cuidar la Viña del Señor.

Desde el Concilio Vaticano II solo se han celebrado tres sínodos extraordinarios. Sus conclusiones darán paso al Sínodo de Obispos que se celebrará en el próximo año 2015. En el actual sínodo participan unas 250 personas, entre obispos y laicos en el bautismo de la fe y durará 14 días. Los elementos iniciales han sido los resultados de la consulta mundial y valiente que se efectuó a través de las diócesis de todos los países del mundo en donde hay diócesis de la Iglesia Católica.

Los temas a tratar son los relacionados con las familias y los matrimonios (tanto si son civiles o no, como los homosexuales), los hijos dentro y fuera del matrimonio, los divorciados, etc., cuestiones que la Iglesia, los pastores y los fieles han de tener muy claro para responder a las preguntas constantes de la sociedad.

Una buena manera de participar en el sínodo es rezar para que el Espíritu Santo ilumine profundamente a los participantes, dando luz a resolver las cuestiones planteadas y las controversias que él haya de debatirse. 

En anteriores artículos como Desafíos pastorales o Sínodos sobre la familia y el matrimonio nos habíamos referido a este sínodo extraordinario, y en donde podrás encontrar más información.



Mi matrimonio, de fiesta en fiesta