septiembre 26, 2014

El adulterio es una ofensa

No vamos a decir que se cometen más adulterios ahora que en otros tiempos mejores, porque no es verdad. No es algo nuevo ni viejo, es en su esencia más lejano que la Torre de Babel o Sodoma y Gomorra. Y casi habitual en nuestro entorno de hoy, en el que caen muchos hombres y mujeres, y si son ellas despechadas, los denuncian a la justicia por ladrones como en el caso de la familia Pujol en Catalunya (España) o se hacen de oro con los comentarios de alcoba trascritos a un libro (F. Holland en Francia), por comentar casos conocidos y muy publicados en los medios. La cosa es que tanto unas y otros pueden haber cometido adulterio, que como decíamos en otro artículo el adulterio es pecado mortal.

Pero no hemos de quedarnos en los comentarios, hemos de ir a la fuente de la que emana la definición y el hecho mismo de ser pecado muy grave. En el Catecismo de la Iglesia Católica, en el artículo dedicado al sexto mandamiento de la Ley de Dios (No cometerás adulterio) leemos en el punto IV. Las ofensas a la dignidad del matrimonio:

“2380 El adulterio. Esta palabra designa la infidelidad conyugal. Cuando un hombre y una mujer, de los cuales al menos uno está casado, establecen una relación sexual, aunque ocasional, cometen un adulterio. Cristo condena incluso el deseo del adulterio (cf Mt 5, 27-28). El sexto mandamiento y el Nuevo Testamento prohíben absolutamente el adulterio (cf Mt 5, 32; 19, 6; Mc 10, 11; 1 Co 6, 9-10). Los profetas denuncian su gravedad; ven en el adulterio la imagen del pecado de idolatría (cfOs 2, 7; Jr 5, 7; 13, 27).

2381 El adulterio es una injusticia. El que lo comete falta a sus compromisos. Lesiona el signo de la Alianza que es el vínculo matrimonial. Quebranta el derecho del otro cónyuge y atenta contra la institución del matrimonio, violando el contrato que le da origen. Compromete el bien de la generación humana y de los hijos, que necesitan la unión estable de los padres.”

Ahí está. Es bueno conocer la doctrina de la Iglesia Católica, observarla y respetarla. Nos hará un gran bien. En cualquier caso siempre existe la posibilidad del perdón, hay que arrepentirse e irse a confesar, y como dijo Jesús “Vete y no peques más”. Y ciertamente es posible no volver hacerlo.

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta