julio 07, 2014

Una boda conmovedora

La promesa de amor hasta que la muerte nos separe puede llegar a ser muy dolorosa, pero ahí está la otra cara real del amor, el dolor. En las familias hay muchas historias de bodas en el lecho de muerte, o antes de embarcar para una guerra, para una expedición o un rescate, ante una catástrofe … Y hoy se siguen repitiendo y nos siguen emocionando.



La historia que sigue es de Rowden Go y Leizel May que a principios de 2014 decidieron casarse el día en el que él cumplía 30 años, que iba a ser el 8 de julio. Sin embargo, en el pasado mes de mayo a Rowden le diagnosticaron un cáncer de hígado terminal y decidieron adelantar la boda al 10 de junio, como así fue. 

La boda de Leizel y Rowden se celebró en el hospital pues el grave estado en el que se encontraba Rowden no le permitió llevar a su novia Leizel al altar de una Iglesia. Ni siquiera podía incorporarse de la cama. Lo sorprendente de la historia es la paz con la que Leizel se maquilla, se coloca el velo, lleva el ramo de flores, disfrutando segundo a segundo del momento más bello de su vida, casarse con Rowden, acompañado del dolor y la emoción de la familia. Rowden murió días más tarde. Sin embargo su boda la han visto más de 11 millones de personas de todo el mundo, y a todas les ha conmovido.

La boda de Leizel y Rowden

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta