Ir al contenido principal

El mejor colega, el marido

Mi amiga Mireya, a la vuelta de un funeral de una compañera de profesión que murió de repente a punto de jubilarse, se mantuvo pensativa. Nos fuimos a tomar un café con hielo, hacía mucho calor. Apenas articuló palabra. No le dije nada, pero a los dos sorbos refrescantes, como un torbellino empezó una especie de  monólogo. La dejé hablar.
¿No te ha ocurrido que en la fase más negativa del día, piensas que te ha tocado vivir en el peor de los momentos de la historia de la humanidad? cómo lo de hoy, ¡no hay nada peor!; ¡qué vaya época nos ha tocado vivir! En esa tesitura negativa, cuántos refranes o frases populares nos vienen a la cabeza, desde la más antigua a la más moderna, expresiones como: “cualquier tiempo pasado fue mejor”, “cómo está el mundo Facundo”, “adónde iremos a parar” y “esto no hay quien lo pare”,  o “¡qué fuerte! tío”. Pero no son más que la primera prueba de que estas cosas han ocurrido siempre.
Y esto podemos aplicarlo muy fácilmente a nuestro matrimonio (me sigue diciendo Mireya). Los años han pasado. El carácter se ha afianzado, y no siempre para mejor. Aquel chico del que me enamoré está muy lejos del señor que tengo a mi lado hoy. Me aburro a menudo. No me entiende. Piensa más en él que en mí…. ¿Y de quién me enamoré? ¿Qué vi en él que me atrajo al conocerle mejor? ¿Qué me hizo pensar en casarme con él? ¿Cuál fue mi planteamiento de vida en común? ¿Recuerdo lo felices que éramos al darnos el sí?
Mireya, parece una auto-encuesta, ¿me lo estás preguntando? - Pues sí, lo es.
Tenemos que hacer ese ejercicio de memoria emotiva de vez en cuando y revivir esos momentos, no para dejarnos llevar por la nostalgia de que “cualquier tiempo pasado…”, sino para renovar esos sentimientos, esas sensaciones, ese planteamiento de vida ilusionado que hicimos en su momento, como cuando, al viajar a Tierra Santa, en Caná  renovamos los votos.
-¡Yo también lo hice!
Porque, para nosotras, él es el mejor. Él es quien nos hace seguir hacia adelante hoy. Es el compañero fiel de tantas aventuras y desventuras, ¡es él! Y ahora, tenemos que abrir la ventana al aire fresco de nuestra existencia presente en común, que Dios nos otorga, y rechazar las ideas de sueños inútiles. En vez de eso, soñar con nuevas aventuras diarias juntos: de compañía, de silencio compartido porque no es necesario decir nada, de paseos por los parques de nuestra ciudad, de aficiones divertidas para reír a dúo, de miradas a nuestros hijos, y nietos si los tenemos, sintiendo que somos un equipo estupendo; de pequeños o grandes viajes para los que nos compraremos un camisón atractivo, para descubrir a dúo paisajes y gentes. Así nos sentiremos “colegas” de nuestro marido, no “soportadoras oficiales de sus cosas”.
 Y es que toda esta fraseología nostálgica de la que te hablaba al principio, no hace más que demostrarnos que la nuestra no es ni la mejor ni la peor época vivida por el ser humano, que lo nuestro no es de cenizos, que “antes”, aplícalo al intervalo de tiempo que quieras, también pasaban cosas. Y quién sabe, si peores o mejores. ¿O había de todo, como en botica? Yo me inclino a esto último. Creo fuertemente en el “hoy y ahora”, en vivir el momento que nos toca vivir y sacar el mejor  partido de ello, para nosotros y para los demás. Porque ¿sabes? El ayer no existe y el mañana aún no está inventado. También es una frase hecha ¿ o no?
- Mireya, no te puedo rebatir en nada, ¡me encanta escucharte!.


Entradas populares de este blog

Amor fiel y exclusivo

Releer los textos del Magisterio de la Iglesia abre siempre luces en nuestra alma y en nuestro corazón sensible. Por ello es muy recomendable volver a ellos para hacer un repaso o iniciar una lectura interesante. 

Hoy proponemos la Encíclica Humanae Vitae la cual se centra en el tema de la transmisión de la vida, concedida a los esposos como colaboradores de Dios. Esta encíclica la publicó Su Santidad Pablo VI el 25 de julio de 1968. En los puntos 8 y 9 el Papa escribe sobre el amor conyugal al cual le atribuye las características de:amor humano, total, fiel y exclusivo hasta la muerte, y fecundo. Estos aspectos básicos nos pueden llevar a la reflexión interior de cómo vivimos en el seno de nuestro matrimonio estas características que lo conforman.
El amor conyugal

8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor, "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra". El matrimo…

El adulterio, pecado mortal

El adulterio es una violación y una trasgresión al compromiso establecido entre dos personas casadas entre si. Por lo tanto es algo que ocurre en el ámbito matrimonial y se refiere al hecho de tener relaciones sexuales con una persona distinta a tu propio cónyuge. Con los siglos, los años, los tiempos y la moral supérstite, el adulterio ha ido cambiando de peso en cuanto el castigo que pudiera merecer y las consecuencias que por él se derivasen. Conocemos como todavía en algunos países se apedrean a mujeres por haber sido acusadas de adúlteras, o como en otros países, España por ejemplo (hay muchos más) no es causa de nada, jurídicamente hablando. Si ante la ley no supone ninguna pena o castigo, ni es causa de separación ni de divorcio, lo que está claro es que para el cónyuge víctima supone una frustración imponente, un disgusto tremendo, y un caos emocional que le va a ser difícil de superar, todo ello –aunque legalmente no haya protección- podría llevar al matrimonio a separaciones…

Estos maridos ¡qué poco nos conocen!

Empieza la vida normal cosa que no se cómo calificarla, de caos, de ruina o vayausted a saber, pues aquello llamado normalidad ha sobrepasado a lo objetivo. Lo cierto es que todos aquellos preparativos navideños se consumierony,por fin, la vida sigue adelante con la normalidad de cada cual. Y vuelven aquellas rutinas o hábitos que en un ambiente de trabajo forman parte de la jornada: estirar las piernas y tomarse un café con las compañeras para ponerte al día de los nuevos abatares.
Todas a la vez: - ¿Qué tal han ido los Reyes Magos? - Ay! no me hables, estoy incendiada, dijo Sandra - Pero, qué ha ocurrido, dijimos (también todas a la vez) - Pues la noche del cinco fueron llegando los regalos, yo oía muchos ruidos así que me levanté del susto y fui al salón, y ¡no sabéis qué me encontré! - ¡Un ladrón!, dijo una. - ¡No!, dijo Sandra - Venga, ¡di!, dijo la otra, mientras todas revolvíamos agitadamente el café con el palito de plástico. - ¡Un cohete! - ¿Cómo? - ¡Sí, un cohete! - No puede ser, dijim…