julio 22, 2014

Cizaña y trigo

Se dice de María Magdalena que pecadora fue y está en el cielo tomando café. Esto es así porque aunque ella fue cizaña durante muchos años, aquel buen trigo que llevaba dentro floreció. Su arrepentimiento fue tal que Jesús le dijo Vete y no peques más. Y está escrito en los santos Evangelios que ella estuvo al pie de la Cruz, más tarde en el sepulcro y fue la primera en ver al Señor Resucitado. Por lo tanto, María Magdalena, como muchos y muchas, pecó pero se arrepintió. De esta manera, los que seguimos aquí, sin duda hemos de tener la esperanza que aunque pequemos, si nos arrepentimos y nos confesamos con un sacerdote, el Cielo nos estará esperando.

¡Muchas felicidades a las Magda y a las María Magdalena!

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta