marzo 30, 2014

Los lazos familiares

Aquello que nos une a nuestros parientes ascendentes, podemos reflejarlo en nuestro color de ojos, la manera de andar, la tendencia a ciertas enfermedades, el sentido musical, y muchísimas cosas más que los científicos tienden a explicarnos, y, a veces o según las temporadas aciertan. Pues no hay nada más cambiante que la ciencia. Sin embargo, un documento gráfico y/o digital nos da la descripción visual perfecta de quienes nos precedieron. Pues recogiendo una expresión muy repetida: una imagen vale más que mil palabras. Por ello, no hay documento más bonito para recordar que una foto de familia. En ese sentido, yo conservo una de las fotos que más aprecio. En ella aparecemos 4 generaciones por la línea materna: mi bisabuela, mi abuela, mi madre y yo, que en la foto contaba unos 2 o 3 años edad. El buen ocurrente del recuerdo fue mi abuelo materno. Este detalle personal me lo ha evocado una foto que me ha enviado uno de los colaboradores de este blog, en donde pueden verse 6!!! generaciones de mujeres. Es una foto magnífica pues el contenido es maravilloso, una familia unida por unos lazos que se iniciaron hace muchos años y se han seguido conservando, a pesar de las grandes dificultades que muy probablemente habrán tenido que afrontar.


En la medida de lo posible, no hay que desaprovechar la ocasión de plasmar esa imagen, si no para siempre, sí para las generaciones venideras. Gracias a ella, conocerán sus antepasados. Saber de dónde se proviene es un deseo natural muy íntimo, pues el conocimiento de la propia genealogía nos ayuda a arraigarnos a nuestra familia y a nuestro entorno social. Y aunque en la foto solo haya mujeres, intuyo que algún marido de las presentes habrá sido el ocurrente captador de la foto como lo fue mi querido abuelo.

marzo 25, 2014

Robar al marido invalido

Es una desgracia padecer un grave accidente de tráfico, quedarte en estado de incapacidad física de gran invalidez, dependiendo de terceras personas para sobrevivir, y que la esposa, que no sufrió daños, te abandone. Realmente superar tantas contradicciones parece imposible, porque cuando sabemos o vivimos estas experiencias quisiéramos salir de ellas como si estuviéramos en medio de una pesadilla. A veces uno sólo piensa en el que ha sufrido las heridas más graves; otros, quizá, disculparán la actitud de la esposa, que no puede soportar en qué estado ha quedado su marido, pues realmente es muy difícil seguir adelante dándole amor y cuidados. ¿Qué hacer? podemos preguntarnos. Y al límite de la desesperación, ocurrirnos cualquier cosa, pues no sólo puede desesperar el que ha sufrido las heridas, sino el que intenta curarlas.

Sin embargo, lo que resulta impresionante es cómo el corazón humano puede llegar a ser tan cruel como lo demuestra el relato de lo que hemos leído en la sentencia del Tribunal Supremo del pasado 14 de febrero de 2014. Aquí la esposa no solo abandona a su marido inválido, sino que además le manifiesta abiertamente una relación amorosa con otro varón, vecino de ambos, con el que, al parecer, ya había iniciado la relación con anterioridad al accidente de su marido. Por si fuera poco, planea y finalmente, consigue, robar a su marido la indemnización por el accidente, acordada por la Audiencia Provincial, con pago a cargo de la aseguradora por un importe de 787.084,20 euros así como la pensión pública pagada por el INSS mensualmente, dejándolo a expensas de la suerte; todo ello teniendo en cuenta que mantuvo ingresado a su marido en diversas residencias, incluso sin llegar a pagar el importe de la estancia en ellas.

La lectura de la sentencia nos pone los pelos de punta o la piel de gallina, según se mire. Pero finalmente el alto tribunal pone las cosas en su sitio. La mujer –esposa del accidentado- para salvarse de la cárcel defiende su vínculo con él. Sin embargo, ser esposa es una condición a tiempo completo, sin medias tintas ni a tiempo parcial. Ser esposo o esposa es una condición que se adquiere por medio del compromiso dado y la entrega mutua y además demostrada, y eso no se plantea con un sí a ratos o por conveniencia.

Pero sigamos con el relato. En la medida que se iban sucediendo los acontecimientos y pasando los años, y las diferentes reclamaciones que efectuaron las hermanas de este pobre hombre, se remueve el cargo de tutora que hasta la fecha había recaído en la mujer, y se comprueba que el importe de los casi 800.000 euros no existe y que el domicilio conyugal está embargado; además, la mujer había vendido el turismo que poseían para comprar otro nuevo y ponerlo a su nombre. A su vez, una vivienda que la mujer había comprado, suponemos con la indemnización, a esa fecha también estaba embargada; todo ello, entre otras cosas.

Extractamos una parte del texto de la sentencia para conocer directamente el argumentario judicial que llevará a la condena penal de la mujer:

“Ha quedado probado que la situación entre los cónyuges, al menos desde pocos meses después del accidente, era la de una separación matrimonial de hecho. No es necesario incidir en la situación de desafección marital que apuntaba poco antes del accidente. Tampoco se trata simplemente de la mera ruptura de la convivencia conyugal causada por la circunstancia de que el estado de discapacidad que deviene durante el matrimonio en uno de los cónyuges es tal que justifica la salida de éste del domicilio conyugal para pasar a residir en un lugar en el que va a estar plenamente atendido las 24 horas del día, pues el deber de convivencia y socorro mutuo que impone el articulo 66 del Código Civil no exige al otro cónyuge que se dedique a un cuidado tan sacrificado. Claramente la separación de hecho en el presente supuesto va más allá. Y no se está reprochando a la acusada que se le hubiera hecho insoportable una situación personal como la derivada de las graves lesiones que sufrió su esposo y optara por alejarse y rehacer su vida, sino que se está estableciendo que, habiendo optado en tal sentido, si, demás, la acusada causa un delito patrimonial contra su esposo, aprovechándose incluso del mantenimiento formal del matrimonio y sin olvidar que fue nombrada tutora porque era la esposa del incapaz, no puede pretender que se le exima de la responsabilidad criminal por dicho delito si lo cometió estando real y voluntariamente separada de hecho de su esposo. [… ] El artículo 268.1 del Código Penal excluye la aplicación de esta excusa absolutoria cuando los cónyuges están separados de hecho y, como de forma bien expresiva se describe en el relato fáctico, la acusada y Marco Antonio estaban no solo físicamente separados sino, lo que es más importante, no mediaba afecto alguno entre ellos ni el menor atisbo de relación conyugal, habiendo rehecho Benita su vida con otras parejas”.

La sentencia, como texto jurisprudencial, en este caso es muy largo y podríamos extractar otros párrafos. Cito el siguiente:“Los deberes de asistencia, tanto materiales como morales, a que venía obligada en su funciones de tutora, tutoría que había reclamado al Juzgado para poder disponer de la indemnización a su antojo y desatender las obligaciones, de toda índole, que exigía la asistencia del incapaz. Estas obligaciones vienen recogidas en el artículo 269 del Código Civil en el que se dispone que el tutor está obligado a velar por el tutelado […]”.

En definitiva, lo que le interesa a la mujer es mantener el estatus de esposa para lo que le conviene, porque todavía no se había resuelto el divorcio. En cambio no pudo prosperar la excusa absolutoria porque su comportamiento ha sido manifiesto y notorio de separación conyugal al establecer vínculos pasajeros con otras personas, de despreocuparse del cuidado de su marido, además de robarle sus bienes sin miramientos de ningún tipo. La sentencia acaba con la condena a prisión.

El relato parece propio de un culebrón televisivo o de una gran película con una historia bien explicada a través de los entresijos judiciales, sin embargo es la vida misma de nuestro alrededor, con episodios realmente ruines.












marzo 20, 2014

Los tres árboles de una colina

Es un cuento para escuchar y luego reflexionar pues la imaginación se transporta de forma bellísima por los montes, los mares y las montañas pero en el entorno de la vida, pasión y cruz de Nuestro Señor Jesucristo. A mi me lo leyeron en una charla de amigas, y todas quedamos impactadas. Es un cuento que también pueden escuchar los niños que ya lean cuentos, hasta los más mayores o mayorísimos de la casa. No se conoce su autor de forma nítida, pero ha dado pie a la reflexión durante siglos, pues lo que sí se sabe es que es antiguo.

Y como estamos en Cuaresma, en un plan apostólico, también se puede organizar una merienda caprichosa, y la que tenga mejor voz o entonación que lo lea. Ya veréis que buen debate se produce.

“Había una vez tres árboles en una colina de un bosque. Hablaban acerca de sus sueños y esperanzas. El primero dijo: "Algún día seré un cofre de tesoros. Estaré lleno de oro, plata y piedras preciosas. Estaré decorado con labrados artísticos y tallados finos; todos verán mi belleza". El segundo árbol dijo, "Algún día seré una poderosa embarcación. Llevare los más grandes reyes y reinas a través de los océanos, e iré a todos los rincones del mundo. Todos se sentirán seguros por mi fortaleza, fuerza y mi poderoso casco". Finalmente el tercer árbol dijo: " Yo quiero crecer para ser el más recto y grande de todos los árboles en el bosque. La gente me verá en la cima de la colina, mirará mis poderosas ramas y pensaran en el Dios de los cielos, y cuan cerca estoy de alcanzarlo. Seré el más grande árbol de todos los tiempos y la gente siempre me recordará". 

Después de unos años de que los árboles se hablaron contándose sus sueños y a la espera de que estos se convirtiesen en realidad, un grupo de leñadores vino donde estaban los árboles. Cuando uno vió al primer árbol dijo: "Este parece un árbol fuerte, creo que podría vender su madera a un carpintero", y comenzó a cortarlo. El árbol estaba muy feliz debido a que sabía que el carpintero podría convertirlo en un cofre para tesoros. El otro leñador, mientras observaba al segundo árbol dijo: "Parece un árbol fuerte, creo que lo podré vender al carpintero del puerto". El segundo árbol se puso muy feliz porque sabía que estaba en camino a convertirse en una poderosa embarcación. El ultimo leñador se acercó al tercer árbol; este estaba muy asustado, pues sabía que si lo cortaban, su sueño nunca se volvería realidad, al no poder crecer más. El leñador dijo entonces: "No necesito nada especial del árbol que corte, así que tomaré éste". Y cortó al tercer árbol.

         Cuando el primer árbol llegó donde el carpintero, fue convertido en un cajón de comida para animales, fue puesto en un portal y llenado con paja. Se sintió muy mal, pues eso no era por lo que tanto había soñado. El segundo árbol fue cortado y convertido en una pequeña balsa de pesca, ni siquiera lo suficientemente grande para navegar en el mar, y fue puesto en un lago. Y vio como sus sueños de ser una gran embarcación cargando reyes había llegado a su final. El tercer árbol fue cortado en largas y pesadas tablas y dejado en la oscuridad de una bodega. Años más tarde, los árboles olvidaron sus sueños y esperanzas de las que tanto habían hablado y soñado.

Entonces un día un hombre y una mujer llegaron al portal. Ella dio a luz un niño, y lo colocó en la paja que había dentro del cajón en que fue transformado el primer árbol. El hombre deseaba haber podido tener una cuna para su bebé, pero este cajón debería serlo. El árbol sintió la importancia de este acontecimiento y supo que había contenido el más grande tesoro de la historia. Años más tarde, un grupo de hombres entraron en la balsa en la cual habían convertido al segundo árbol. Uno de ellos estaba cansado y se durmió en la barca. Mientras ellos estaban en el agua una gran tormenta se desató y el árbol pensó que no sería lo suficientemente fuerte para salvar a los hombres. Los hombres despertaron al que dormía, éste se levantó y dijo con voz potente: “¡Calma! Quédate quieto", y la tormenta y las olas se detuvieron. En ese momento el segundo árbol se dio cuenta de que había llevado al Rey de Reyes y Señor de Señores. Finalmente, un tiempo después alguien vino y tomó al tercer árbol convertido en tablas. 

Fue cargado por las calles al mismo tiempo que la gente escupía, insultaba y golpeaba al Hombre que lo cargaba. Se detuvieron en una pequeña colina y el Hombre fue clavado al árbol y levantado para morir en la cima de la colina. Cuando llegó el domingo, el tercer árbol se dio cuenta de que él fue lo suficientemente fuerte para permanecer erguido en la cima de la colina, y estar tan cerca de Dios como nunca, porque Jesús había sido crucificado en él. Y desde ese momento, la gente siempre lo iba a recordar.” 


marzo 17, 2014

Desaparición en pleno vuelo

En otro tiempo, en el que las telecomunicaciones no estaban tan avanzadas, hubieran salido voces diciendo que el avión que despegó de Kuala Lumpur a las 00.41 hora local (16.41 GMT) del viernes 7 de marzo de 2014 y que tenía previsto aterrizar en Pekín unas seis horas más tarde, desapareció por la intervención de un OVNI (Objeto Volador No Identificado). Sin embargo, hoy en día, los aviones, cada una de sus partes y contenidos, están fabricados y montados para ser localizados. En cualquier lugar, y en las inmediatas horas los aviones contienen muchísimos avisadores (en las alas, en los chalecos salvavidas, etc.) que emiten señales para ser localizados en caso de accidente o ataque. Por lo tanto es normal que las autoridades de los diferentes países que están implicados en la búsqueda y rastreo de cualquier indicador que nos diga dónde está el Boeing de Malaysia Airlines, estén volcadas y trabajen al unísono para rescatar las 239 personas que iban a bordo, por un total de 227 pasajeros, incluido 7 menores, y una tripulación de 12 malasios.
Todo parece indicar que se trata de un secuestro. Y tiene al borde de la desesperación a tantísimas familias como el conjunto de pasajeros que en aquella ocasión habían decidido ir a Pekín, y también a las familias de la tripulación que estaba en ese avión por razones de trabajo. Es gravísimo un hecho como éste, es deleznable si finalmente se confirma que ha sido un secuestro, el cual ya ha cumplido más de diez días, y oficialmente no se sabe quiénes los han realizado ni qué quieren. Se trata de un sin vivir para los que están a saber dónde, y otro calvario para las familias que están a la espera de un atisbo de conocimiento de lo qué está pasando. 
Nos apura pensar que se trate de un crimen tan grave como el de retener a tantos seres humanos a cambio de algo que no se sabe de qué se trata. Preferiríamos equivocarnos en esta reflexión común de los medios de comunicación y que surgiera la noticia de un malogrado accidente o de un aterrizaje forzoso para evitar lo peor. Sin embargo no hay nuevas informaciones en las últimas horas que digan otra cosa.

Ahora, también, es importante tener confianza en Dios, y rezar por esas familias, ya destrozadas, por no saber dónde y cómo están sus seres queridos. Rezar por las 239 personas, que de momento están desaparecidas en el espacio aéreo. Rezar por la paz, pues si se trata realmente de un secuestro, que éste se resuelva de una manera diplomática. Y al hilo de lo que hoy ha dicho el santo padre Francisco en Santa Marta, ser misericordiosos pues la misericordia es el camino de la paz en el mundo.

marzo 15, 2014

Cumpleaños en la red

Hoy dimematrimonio cumple tres años en el mundo digital de la información y de la evangelización por las redes sociales.

A fecha 13 de marzo de 2014, que es cuando hicimos las estadísticas, se cumplían 1093 días en la red. Hasta esa fecha habíamos publicado 454 entradas nuevas y diferentes, y nos habían visitado 72.203 veces.

Hemos twiteado 1007 veces. Y en la web que utilizamos para colgar documentos, Slideshare, hemos situado 23 documentos con 3393 bajadas.

El mundo que nos ha visto y leído ha sido prácticamente y, por delante de todo, el continente americano; en Europa, con mucha discreción van subiendo las visitas en todos los países. Y de Asia, a China les seguimos interesando. 

Todo ello sin publicidad, rezando mucho y pensando en vosotros.

Nos queda mucho por recorrer pero llegaremos muy lejos, estamos empeñados en hablar y escribir sobre el matrimonio católico, un don de Dios y un gran bien para la sociedad, un bien común para todos.

Agradezco a mi marido, mi más fiel seguidor! su colaboración en este blog.


Gracias a todos! Por seguirnos y por querernos!

marzo 13, 2014

Evangelizando en la red


En Madrid se celebrará los días 4, 5 y 6 de abril de 2014 el I Congreso Misión. Es la manera de responder al cómo evangelizar a través de las redes sociales.

 

Muchos de nosotros estamos empeñados en repartir por las redes sociales por medio de nuestros blogs, el Twitter, Facebook, entre otros, el mensaje universal de Jesucristo y la doctrina católica. En este congreso se debatirán esos medios que utilizamos para su mejor aprovechamiento.

 

Os relaciono el programa. Aún estamos a tiempo para inscribirnos!

 

 

Viernes 4 de abril

Lugar: Colegio Nuestra Señora de las Escuelas Pías (Escolapias) en c/Eugenia de Montijo, 83. Metro Carabanchel Alto. Mapa
Hora: 21:00 h.
Concierto-Ágape con cóctel. Actúan: Jota Llorente, Álvaro Fraile y Dawidhs.

Sábado 5 de abril

Lugar: CEU c/ Julián Romea 23, Metro Islas Filipinas o Metropolitano. Mapa
8:15 h. Entrega de acreditaciones
9:00 h. Celebración de la Eucaristía en la capilla CEU
10:00 h. Bienvenida de iMiisón
10:05 h. Saludo inicial de Mons. Celli (videoconferencia desde Roma)
10:30 h. Ponencia marco. Antonio Spadaro, SJ: “Evangelizar en el tiempo de la Red”.
12:00 h. Descanso-Café
12:30 h. Talleres simultáneos:
Gestión de ataques y trolls en la red – Xiskya Valladares, RP.
Cómo crear podcast – Antonio Moreno y Ana Medina (CVX)
Blogs para evangelizar – Gema Fraile (CVX)
Fotografía creativa para evangelizar – Jota Llorente, SDB
Herramienta avanzada de gestión de redes sociales – Paulina Núñez, RC
Community Management – Daniel Pajuelo, SM.
Plataforma Evangelización Digital – P. Agustín de la Vega, LC.
13:30 h. Presentación de Comunicaciones
14:00 h. Comida
16:00 h. Risas y buen humor
16:30 h. Ponencia. Gustavo Entrala “Iglesia y Evangelización en el Continente Digital”
18:00 h. Talleres simultáneos:
Gestión de ataques y trolls en la red – Xiskya Valladares, RP.
Cómo crear podcast – Antonio Moreno y Ana Medina (CVX)
Blogs para evangelizar – Gema Fraile (CVX)
Fotografía creativa para evangelizar – Jota Llorente, SDB
Herramienta avanzada de gestión de redes sociales – Paulina Núñez, RC
Community Management – Daniel Pajuelo, SM.
Plataforma Evangelización Digital – P. Agustín de la Vega, LC. 
19:00 h. Descanso-Refresco
19:30 h. Mesa redonda: Experiencias evangelizadoras en la red.
Con la participación de:
Aleteia, Curas Online, Oficina Digital de la Compañía de Jesús, Arguments, Católicos_es y May Feelings
21:00 h. Cóctel
22:00 h. Concierto-Oración en el Salón del Congreso con Ain Karem.

 

Domingo 6

Lugar: CEU c/ Julián Romea 23, metro Islas Filipinas o Metropolitano
9:00 h. Oración
9.30 h. Ponencia. Susana Herrera: “Buenas prácticas para evangelizar por Twitter”
10:45 h. Presentación de Conclusiones del Congreso por Xiskya Valladares, RP. en nombre de iMision.
11:15 h. Clausura. Mons. Munilla, presidente de la Comisión de Medios del Consejo Europeo de Conferencias Episcopales y obispo de San Sebastián.
12:15 h. Celebración de la Eucaristía en la capilla CEU.
FIN DEL CONGRESO
PRECIO DEL CONGRESO: El precio incluye la comida, la cena y los cafés de los descansos.

Normal – 150€
Alumnos del CEU-Madrid – 50€
Parados -75€
A partir del 1 de febrero – 175€
Fin del plazo de inscripción: 16 de marzo



marzo 10, 2014

Reponerse a los cambios

La rutina dura muy poco porque sobrevienen los cambios en nuestra vida a  la velocidad en que van todas las cosas del mundo de hoy. Ni los veranos aciagos por el calor, ni las largas noches de invierno y colgados por la nieve, duran tanto como para llegar a aburrirnos. Sin embargo esos cambios a veces nos llevan a nuevos planteamientos en nuestra vida: la muerte de un ser querido y muy cercano;  un volver a Dios de nuevo por el toque de la gracia de la conversión; un trabajo realmente subyugante; la lectura de un libro de un santo que te lleva a mirarte el alma; un atentado terrorista que pasa a espada tu corazón para siempre, ¡Cuánto dolor en un de repente!

En esa tesitura, una buena amiga mía, me ha enviado su testimonio. Ella y su marido han vivido, mano a mano, un grave accidente que ella sufrió. Hoy están bien, los dos se han recuperado, pues ella sufrió sus heridas con fortaleza y él, como todos los maridos, vio caerse el mundo a sus pies. Pero hay que tener esperanza, ellos la tuvieron, por eso ella ahora ha escrito sus impresiones, el bien recibido a pesar de la grave experiencia.
Os lo transcribo.

“Cambios y empatía
Al buscar unas fotos de un viaje a Costa Rica, he vuelto a recordar momentos de esa aventura al otro lado del charco…fue el viaje más estupendo, aventurero y maravilloso que mi marido y yo hemos hecho nunca. Y siempre digo que es muy bueno tener ese recuerdo en común. Muy bueno.
Pues en ese viaje, una mañana yo tomaba el sol en el precioso patio selvático de la casa donde vivíamos, en Robredales, se llamaba. Estaba un poco tristona, un poco melancólica, muy añorada. Yo no me daba cuenta de que me observaba la chica que nos atendía. Apareció de repente, sin haberle pedido nada, con un plato de fruta fresca, limpia y cortada, apetitosa y me dijo: “Tómese esta frutita, le vendrá bien: ¿Porqué está triste?”,  “Por los cambios”, le dije. Y creo que lo entendió. Ellos entienden mucho de nostalgias y sentimientos. Es un gesto que no se me olvida.
Los cambios de ahora, los que acompañan a la jubilación son muy profundos, porque abarcan una faceta nuestra que estaba muy arraigada y llenaba una gran parte de nuestra vida. Y no se trata de la vida de nuestros hijos, sino de la nuestra personal.
Los cambios de aquel viaje fueron un arrancarnos de la cercanía a los que estaban hasta entonces pegados a nuestra vida, los hijos, de forma hasta física, si queréis…y costaron…pero nuestra vida seguía con los mismos hábitos diarios, con las mismas ocupaciones, con el mismo estrés.
Ahora es un parar y arrancar de nuevo. En un nuevo contexto. En una nueva visión de nuestro día a día.
Y me ayuda a pensar.
A pensar sobre mí y sobre las cosas. A mirarme hacia dentro y ver lo que tengo fuera. A dar gracias por todo y pedir por lo que está ahí.
Una de las cosas por las que doy gracias es por haber salido serena de un accidente reciente que me dejó mucho tiempo inactiva ¿Lo estuve realmente? En eso tienen mucho que decir los demás pero yo creo que mi inactividad fue solo “itinerante”. Porque de la otra, la del pensamiento, los deseos y los actos verbales, estuve muy, pero que muy activa ¡Gracias a Dios! De las gentes que conocí y traté en ese tiempo podría escribir otra parrafada pero no lo haré.
No hay mal que por bien no venga y es cierto que ese tiempo me preparó a lo que está viniendo, sin darme cuenta. Aprendí mucho sobre lo que significa la vida, el cariño, las relaciones humanas, sin correr, sin prisas, saboreando las pausas entre cosa y cosa. Disfrutando del tiempo que antes no tenía y aprovechándolo para lo más importante: las personas. Pensar en cómo son los que nos rodean y porqué son así, ayuda a quererles mejor y a disfrutar de su presencia sin pedir a cambio siempre algo: Ayuda a empatizar con las gentes. ¡Y cuánto hay que aprender sobre eso! Nunca sabremos bastante.
Porque, ¿os habéis preguntado a menudo las razones de los errores de los demás? ¿o solamente os disculpáis a vosotros mismos?. Aunque disculpar no es aceptar como bueno lo que no lo es, sí es acercarnos al otro y acompañarlo para ayudarle a ver lo que no va, desde fuera, y así poder remediarlo.
Decía que empatizar, o en el lenguaje de siempre, comprender, es una de las cosas más difíciles y mas estupendas que tenemos los humanos. Por eso me acordaba de la chiquita costarricense….con una mirada sintió lo que yo sentía y se acercó a mí para siquiera apoyarme con unos trozos de papaya y sandía, gratuitos, cortados con cariño.
¡Esa es la empatía que nos atrae!”

Gracias Mireya por tu colaboración!


marzo 09, 2014

Pánico en el Metro

Como siempre en la versión española el título de la película se adapta a no se qué gustos y le cambian el título original por otro. En este caso era  METPO que traducido, simplemente sería METRO. Se trata de un film de catástrofes que rompe con el mito del fabuloso metro de Moscú, de Anton Megerdichev (Rusia 2013).

La historia comienza por no haber corregido en su momento un error de construcción en el metro, en 1975, cosa que con los años provocará un derrumbe de los túneles y la posterior inundación por las aguas del río Moscova. Además de demostrar que los rusos cuentas con unos medios de control muy deficientes, sin ningún tipo de planes de emergencia, evacuación y control de la situación, el guión prosigue sobre la historia de un adulterio, y el inicio de una relación de un chico y una chica. Las historias humanas siempre son el guión de base de toda película, porque suelen ser situaciones conocidas o vividas por muchas personas, y si están bien explicadas, marcan el éxito del film.

Aquí la esposa es la de un buen cirujano de un hospital público. Ambos han tenido una hija. Desde el principio vemos a la mujer con aires occidentales en brazos de un nuevo rico en materia inmobiliaria, violento y posesivo,  que le daría todo lo que ella quisiese en lugar de que dependiese de un médico de poca monta y de poco sueldo. Por otro lado, la joven pareja se conoce en una estación del metro y a partir de ahí vivirán una experiencia terrible por sobrevivir. El destino los cruzará a todos en el mismo camino, en el mismo desastre.

La película demuestra grandes medios, sin embargo lo que explica sobre la gestión del desastre no parece referido a una ciudad rusa que llaman Moscú, sino a una ciudad tercermundista. No se si es licencia del director o son así las cosas, pero ciertamente llama la atención que se explique de una potencia mundial que el metro lo controlan tres o cuatro personas de buena voluntad, de poca profesionalidad y con medios muy anteriores a las nuevas tecnologías. Sin embargo todos sus protagonistas son muy valientes.

marzo 05, 2014

Hoy empieza la Cuaresma

Con la celebración del miércoles de ceniza, la Iglesia universal abre un periodo de
penitencia, durante la cuaresma y la semana santa. Está estipulado para los católicos que el miércoles de ceniza, los viernes de cuaresma y el Viernes santo, nos abstengamos de comer carne. No obstante, en contrapartida, no nos apoderemos de la nevera y glotoneemos pasteles y gambas al ajillo. Lo que nos pide la Iglesia es que seamos capaces, algunos días, de abstenernos realmente de aquel alimento que  nos gusta pues si los filetes habitualmente no los comemos, no nos atraquemos de vieiras de la Patagonia, en bechamel y gratinadas al horno simplemente porque sea un molusco marino. Hay que entender que la penitencia, es mortificación y la mortificación no es solo eso que en tantas películas utilizan para ridiculizar a los santos, como lo es el uso de las disciplinas, sino que también es mortificación sonreír a esa persona que te cae mal, y ¡anda salero! hacerlo durante todo el tiempo que dura la cuaresma  - que son unas cuantas semanitas - es  una santa mortificación. 

Así que lo que yo os voy a proponer para todos estos días, además de los ayunos y abstinencias propuestas por la Iglesia, es una mejora notable en el Matrimonio. Y si se quiere aplicar un plan de mejora hay que hacer un examen de la propia conciencia. Si de paso quieres hacer una lista de desagravios, para desahogarte irá bien pero solo para eso. La cuaresma es un tiempo de análisis para saber a qué nivel estamos de caridad, de amor. Y no se trata de ese amor de muchos besos y abrazos (también!) se trata de amor puro, de caridad extrema, de sumisión al diálogo y al respeto, de sumisión a la paciencia, para ver en tu marido (en tu esposa) lo mejor de ellos mismos.





marzo 03, 2014

Olvidarse de un hijo

En la santa misa dominical de ayer, resonaban las palabras del profeta Isaías referidas a que Dios Padre nunca se olvida de nosotros. Y pone como ejemplo, para que le entendamos, a una madre que habiendo llevado a su hijo en sus entrañas, no actúa como una madre maternal, en la creencia que parece imposible que una madre no pueda ser de otra manera, sin embargo aunque una madre se olvide de su hijo, y aún así, Isaías nos dice que  Dios jamás se olvida de ti.

Esas palabras que fueron escritas hace miles de años, sorprende que sigan siendo actuales, pues los cambios trepidantes de nuestro tiempo presente nos hacen creer muchas veces que lo que fue escrito hace tantísimo tiempo, se quede en el pasado, y forme parte de un sentimentalismo ingenuo, lleno de nostalgia.

Sin embargo, Isaías no fue solamente un profeta de Israel, fue un hombre emparentado con la casa real de su tiempo, que había nacido en Jerusalén hacia el año 770 aprox. antes de Cristo, estuvo casado y tuvo dos hijos. Isaías, además, fue un firme opositor a la política de alianza de los reyes de Judá con los imperios, pero lo más importante es que llamó a confiar en la alianza con Dios. Así, Isaías fue instrumento de Dios para decir y escribir lo que Dios quiso revelar de si mismo, entendiendo los exegetas que la visión de Isaías fue mesiánica.

Por ello sus palabras no son antiguas, es el mismo Dios quien nos dice ayer, antes y hoy, que Él nunca se olvida de nosotros. En cambio ¿Cuántas madres se olvidan de sus hijos, en sus propias entrañas? ¿Cuántas madres desde entonces realmente han desechado a ese hijo y voluntariamente se han puesto en manos de abortistas y criminales sin escrúpulos? A pesar de de tanto horror, jamás, ni una vez, Dios se olvida de ti, ni de mí.
  
*Sión decía: <<El Señor me abandonó, mi Señor se ha olvidado de mí>> ¿Se olvida una madre de su criatura, no se compadece del hijo de sus entrañas? ¡Pero aunque ella se olvide, yo no te olvidaré!

Libro del profeta Isaías 49, 14-15.
Sexto domingo del tiempo ordinario




marzo 01, 2014

¡ A pasarlo bien !


En estas horas no hay calle, paseo, transporte público, fiesta, comercio, vivienda… en el que no veas a nadie que no esté disfrazo de cualquier cosa que le haya inspirado la imaginación. Nadie se confunde, pues lo propio es conocer que estamos en un carnaval a usanza. La cuestión es pasar un rato divertido en familia, o con los amigos. Cualquier tontería o cosa puede hacer reír, un sombrero, unas orejitas de la Mini Mouse, una peluca afro o todo un vestido hecho a base de mucha manualidad …. O grandes carrozas que se pasean por las calles de la ciudad, bien vistosas para llamar la atención. Incluso podríamos decorar la cena o el almuerzo con sombrillitas, corazoncitos …

Pero lo importante no siempre es pasarlo bien, lo importante es no perder la cabeza, estar bajo el control de lo que está bien y de lo que está mal, pues la conciencia natural indicará el camino, y se mejora muchísimo, os lo aseguro, haciendo uso del ángel custodio, que en la tendencia al desenfreno de estos días va muy bien ponerlo a trabajar más, pues nos ayudará siempre, si confiamos en él.

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta