Ir al contenido principal

Infidelidades públicas

Periódicamente saltan a la portada informativa afers amorosos de presidentes de república o de reyes que son jefes de estado. Y estos gobernantes esgrimen a su favor que los demás no hemos de meter ni las narices porque se trata de asuntos de su  entorno privado y que por lo tanto se ha de respetar esa esfera. Dicho así parece muy pragmático y como consecuencia de ello, los periodistas que descubren las infidelidades quedan como unos desalmados.

Es evidente que cada uno puede hacer lo que le de la gana, pero si ese hacer lo que me da la gana es sufragado por los impuestos de los ciudadanos, mis impuestos, el asunto pasa automáticamente al entorno público. Que el rey de España en sus años más mozos se paseara por la Rambla de Catalunya de Barcelona, en moto, pues sus infidelidades también se conocían en esta ciudad, era y es del entorno público; si le compró un pisito completito a la princesa Carinne, también es del entorno público. Y si el presidente de Francia, sin estar casado con ninguna de las mujeres que se le conocen, y si son Primeras damas, es del entorno público. Lo que ocurre es que las cosas del perder la templanza por el camino apetecen, tienen morbo y gustan, pero que salgan a la luz avergüenzan porque es una vergüenza, además es un síntoma de flojera. Es evidente que estas actitudes perjudican la imagen de un país porque se espera de sus mandatarios que sean personas capaces de ser fuertes y capaces incluso de soportar tentaciones de este tipo que todos conocemos, que todos podemos haber tenido y que muchos y más nos hemos aguantado. La observación en los demás de este síntoma de flojera, como es algo común y antiguo en la humanidad, decepciona, porque todos sabemos lo que es sucumbir a las lágrimas de alguien; sucumbir al sentirse amado; sucumbir al sentirse objeto de deseo y confianza; y a sucumbir de una manera leve o total al placer sexual.

Por lo tanto, ¡señores y señoras! ¡reyes y reinas! ¡presidentes de repúblicas! … hacer el ridículo someramente de esta manera es un paso de gigante hacia su cese, a su abdicación y a no ser reelegidos, si se diera el caso. 

La templanza es una virtud, y como tal se ha de practicar para que forme parte del hábito personal, y como tal cosa es difícil,  hay que ponerse a la tarea, aunque ya sea tarde para los ojos públicos. Por de pronto, invito a la lectura de una meditación sobre la castidad y la pureza. De textos profundos, pero a la vez asequibles, se pueden obtener conceptos y acciones interesantes para llevar a la práctica. 

¡Gracias! Francesc, por facilitarme el texto de la meditación.

Texto de la Meditación "Pureza y Vida" de Francisco Fernández Carvajal

Entradas populares de este blog

Amor fiel y exclusivo

Releer los textos del Magisterio de la Iglesia abre siempre luces en nuestra alma y en nuestro corazón sensible. Por ello es muy recomendable volver a ellos para hacer un repaso o iniciar una lectura interesante. 

Hoy proponemos la Encíclica Humanae Vitae la cual se centra en el tema de la transmisión de la vida, concedida a los esposos como colaboradores de Dios. Esta encíclica la publicó Su Santidad Pablo VI el 25 de julio de 1968. En los puntos 8 y 9 el Papa escribe sobre el amor conyugal al cual le atribuye las características de:amor humano, total, fiel y exclusivo hasta la muerte, y fecundo. Estos aspectos básicos nos pueden llevar a la reflexión interior de cómo vivimos en el seno de nuestro matrimonio estas características que lo conforman.
El amor conyugal

8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor, "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra". El matrimo…

El adulterio, pecado mortal

El adulterio es una violación y una trasgresión al compromiso establecido entre dos personas casadas entre si. Por lo tanto es algo que ocurre en el ámbito matrimonial y se refiere al hecho de tener relaciones sexuales con una persona distinta a tu propio cónyuge. Con los siglos, los años, los tiempos y la moral supérstite, el adulterio ha ido cambiando de peso en cuanto el castigo que pudiera merecer y las consecuencias que por él se derivasen. Conocemos como todavía en algunos países se apedrean a mujeres por haber sido acusadas de adúlteras, o como en otros países, España por ejemplo (hay muchos más) no es causa de nada, jurídicamente hablando. Si ante la ley no supone ninguna pena o castigo, ni es causa de separación ni de divorcio, lo que está claro es que para el cónyuge víctima supone una frustración imponente, un disgusto tremendo, y un caos emocional que le va a ser difícil de superar, todo ello –aunque legalmente no haya protección- podría llevar al matrimonio a separaciones…

Estos maridos ¡qué poco nos conocen!

Empieza la vida normal cosa que no se cómo calificarla, de caos, de ruina o vayausted a saber, pues aquello llamado normalidad ha sobrepasado a lo objetivo. Lo cierto es que todos aquellos preparativos navideños se consumierony,por fin, la vida sigue adelante con la normalidad de cada cual. Y vuelven aquellas rutinas o hábitos que en un ambiente de trabajo forman parte de la jornada: estirar las piernas y tomarse un café con las compañeras para ponerte al día de los nuevos abatares.
Todas a la vez: - ¿Qué tal han ido los Reyes Magos? - Ay! no me hables, estoy incendiada, dijo Sandra - Pero, qué ha ocurrido, dijimos (también todas a la vez) - Pues la noche del cinco fueron llegando los regalos, yo oía muchos ruidos así que me levanté del susto y fui al salón, y ¡no sabéis qué me encontré! - ¡Un ladrón!, dijo una. - ¡No!, dijo Sandra - Venga, ¡di!, dijo la otra, mientras todas revolvíamos agitadamente el café con el palito de plástico. - ¡Un cohete! - ¿Cómo? - ¡Sí, un cohete! - No puede ser, dijim…