septiembre 21, 2013

Vivir en pareja o casarse

Hemos de ser personas interesantes cuando hablemos, y para ello hay que prepararse, estudiar, leer, aprender! No solamente hemos de decir lo que creemos, sino además sabernos explicar. En el caso del Matrimonio, habitualmente conversamos con gente que vive en pareja, sin casarse y solo sabemos llevarle la contraria. Pensemos pues en las frases claves de la conversación y veremos que si tenemos argumentos y formación,podríamos introducir argumentos convincentes que un día… podrían dar resultado.

Pongámonos en situación: Estamos en una terraza tomando un cóctel de frutas con las amigas (o ellos con los amigos). No se trata de un grupo homogéneo. Tú eres la única que cree en el Matrimonio católico y tienes hijos, una buena y santa opción. Desgranaremos las frases principales a favor de vivir en pareja, y a continuación, sugerimos el siguiente análisis, (aunque el vuestro será mejor que el mío).

   1. Si te dicen… No se cómo te lo haces con tres hijos. Dudan de la posibilidad de sacar adelante una familia.
2.       Dejé de ir a misa, siempre es lo mismo. Abandonaron la fe. Ignoran que Dios es su mejor testigo y que es mejor caminar de su lado.
3.      ¡Oh!, es que mi jefe de servicio es muy guapo, los dos tenemos la misma profesión de…, pasamos mucho rato juntos, nos atraemos, por suerte estamos solteros y ¡claro! él me propuso ir a vivir juntos, hemos alquilado un piso y le he dicho que sí. Sin pensar en nada más han tomado una decisión si interesarles nada más que la guapura y la atracción física, y es posible que si ella se niega tema perder al hombre de su vida, y por lo tanto tiene miedo al fracaso.
4.      No se hace falta casarse, no hacen falta documentos pues no son actos de libertad, nosotros ya nos entendemos bien. Se establece una relación en la que en el fondo hay miedo al compromiso personal y al público
5.      Si hay que pasar por el altar se va, ¿qué sentido tiene el altar, si no? No saben que por el sacramento del matrimonio se les infunde la gracia divina, y lo mismo les da casarse por la Iglesia que casarse de otro modo.
6.      En el día a día ves los defectos, ¿para qué arriesgarse en casarse? El ir a vivir juntos lo consideran como un periodo de prueba, un amor a prueba.
7.      ¡Oh! No! de tener hijos no hemos hablado, ya saldrá el tema algún día. La prueba de su unión vivir no es la de forma una familia, por lo que vacían de contenido el amor esponsal, se unen para compartir gastos, en principio.
8.      Estamos muy enamorados, es guapo de verdad y ¡besa como nadie me ha besado! El enamoramiento y la relación sexual es la base de su convivencia sin ninguna preparación en otros temas como por ejemplo cuidarse uno del otro, o asumir otras contrariedades de la vida diaria.  
9.      Mejor no casarse porque el divorcio es un rollo. Piensan que es mejor evitar el compromiso para toda la vida. Porque realmente no quieren entregarse por completo. Además el divorcio no es un rollo, es una desgracia, en el que los dos cónyuges son víctimas.
10.   Nosotros colaboramos en una ONG, eso ya es comprometerse con la sociedad. No saben lo qué es comprometerse con la sociedad pues ignoran que el Matrimonio es un bien común para la sociedad.
11.  Si vamos a vivir juntos seremos como iguales a la hora de probar como nos va. Cometen el error de igualar las personas a las cosas y prueban las personas como si fueran muebles.
12.   ¡No, no! no nos hemos planteado metas en común, mejor así no sea que nos incomodemos, cada uno es libre de hacer lo que quiera. No se esperan mutuamente, así no hay deuda, y cuando cesa lo que se espera, cesa la relación. No se aceptan como son, sino por lo que se proporcionan, temen el compromiso por el esfuerzo y las luchas diarias, y viven su egoísmo.
¿Qué os ha parecido? Argumentos pueden haber infinitos, iremos pensando...estudiando.


Mi matrimonio, de fiesta en fiesta