septiembre 24, 2013

Para ser santo en el matrimonio

Hay que tener claro una serie de cosas prácticas y recordarlas día tras día. De todas maneras si se consigue recordarlo todo es heroico, y de medalla o condecoración sin necesidad de ir a un campo de batalla, pero nuestro fin último es ir al cielo, o no?:
Vamos a listar 20 cosas:

*Nuestro terreno para la santidad si estás casado, es el Matrimonio.
*La identificación con alguien a imitar es Cristo.
*El nombre del camino hacia el cielo es el nombre de nuestro esposo 
(o esposa, en caso de ellos).
*Todo ha de nacer del amor, de la entrega, no solo de los sentimientos.
*Evitar la idealización de que el cónyuge ya es un santo (o santa, para ellos).
*El enemigo del Matrimonio es la soberbia.
*Evitar el dominio del otro (o de la otra, para ellos).
*El gobierno de la casa, del hogar, ha de llevarse en común. (Alerta! que nosotras somos muy listas y sabemos mucho….)
*Hay repartirse las responsabilidades, según las aptitudes y tareas.
*Evitar la queja constante.
*Buscar el respeto de la autonomía del otro en sus gustos, aficiones, amistades, siempre que no afecte al entorno familiar.
*En la vida espiritual, cada uno tiene su velocidad libremente, cada uno ha de respetar al otro.
*Se ha de dialogar siempre.
*Hacer actividades en común fuera de casa, sin los hijos u otros familiares, los esposos solos (Este campo es difícil).
*En el ambiente laboral, saber poner los medios para evitar hacer confidencias ni recibirlas
*Buscar puntos de unión
**Y preguntarse:
¿Estoy realmente amando a mi marido? (¿Estoy realmente amando a mi esposa?, en caso de ellos)
¿Cuántas veces le he pedido perdón?
¿Cuántas veces le he dicho que le quiero?

septiembre 21, 2013

Vivir en pareja o casarse

Hemos de ser personas interesantes cuando hablemos, y para ello hay que prepararse, estudiar, leer, aprender! No solamente hemos de decir lo que creemos, sino además sabernos explicar. En el caso del Matrimonio, habitualmente conversamos con gente que vive en pareja, sin casarse y solo sabemos llevarle la contraria. Pensemos pues en las frases claves de la conversación y veremos que si tenemos argumentos y formación,podríamos introducir argumentos convincentes que un día… podrían dar resultado.

Pongámonos en situación: Estamos en una terraza tomando un cóctel de frutas con las amigas (o ellos con los amigos). No se trata de un grupo homogéneo. Tú eres la única que cree en el Matrimonio católico y tienes hijos, una buena y santa opción. Desgranaremos las frases principales a favor de vivir en pareja, y a continuación, sugerimos el siguiente análisis, (aunque el vuestro será mejor que el mío).

   1. Si te dicen… No se cómo te lo haces con tres hijos. Dudan de la posibilidad de sacar adelante una familia.
2.       Dejé de ir a misa, siempre es lo mismo. Abandonaron la fe. Ignoran que Dios es su mejor testigo y que es mejor caminar de su lado.
3.      ¡Oh!, es que mi jefe de servicio es muy guapo, los dos tenemos la misma profesión de…, pasamos mucho rato juntos, nos atraemos, por suerte estamos solteros y ¡claro! él me propuso ir a vivir juntos, hemos alquilado un piso y le he dicho que sí. Sin pensar en nada más han tomado una decisión si interesarles nada más que la guapura y la atracción física, y es posible que si ella se niega tema perder al hombre de su vida, y por lo tanto tiene miedo al fracaso.
4.      No se hace falta casarse, no hacen falta documentos pues no son actos de libertad, nosotros ya nos entendemos bien. Se establece una relación en la que en el fondo hay miedo al compromiso personal y al público
5.      Si hay que pasar por el altar se va, ¿qué sentido tiene el altar, si no? No saben que por el sacramento del matrimonio se les infunde la gracia divina, y lo mismo les da casarse por la Iglesia que casarse de otro modo.
6.      En el día a día ves los defectos, ¿para qué arriesgarse en casarse? El ir a vivir juntos lo consideran como un periodo de prueba, un amor a prueba.
7.      ¡Oh! No! de tener hijos no hemos hablado, ya saldrá el tema algún día. La prueba de su unión vivir no es la de forma una familia, por lo que vacían de contenido el amor esponsal, se unen para compartir gastos, en principio.
8.      Estamos muy enamorados, es guapo de verdad y ¡besa como nadie me ha besado! El enamoramiento y la relación sexual es la base de su convivencia sin ninguna preparación en otros temas como por ejemplo cuidarse uno del otro, o asumir otras contrariedades de la vida diaria.  
9.      Mejor no casarse porque el divorcio es un rollo. Piensan que es mejor evitar el compromiso para toda la vida. Porque realmente no quieren entregarse por completo. Además el divorcio no es un rollo, es una desgracia, en el que los dos cónyuges son víctimas.
10.   Nosotros colaboramos en una ONG, eso ya es comprometerse con la sociedad. No saben lo qué es comprometerse con la sociedad pues ignoran que el Matrimonio es un bien común para la sociedad.
11.  Si vamos a vivir juntos seremos como iguales a la hora de probar como nos va. Cometen el error de igualar las personas a las cosas y prueban las personas como si fueran muebles.
12.   ¡No, no! no nos hemos planteado metas en común, mejor así no sea que nos incomodemos, cada uno es libre de hacer lo que quiera. No se esperan mutuamente, así no hay deuda, y cuando cesa lo que se espera, cesa la relación. No se aceptan como son, sino por lo que se proporcionan, temen el compromiso por el esfuerzo y las luchas diarias, y viven su egoísmo.
¿Qué os ha parecido? Argumentos pueden haber infinitos, iremos pensando...estudiando.


septiembre 14, 2013

Cosas matrimoniales

La atracción física, el enamoramiento y el amor de la voluntad son tres elementos básicos que tendrían que existir antes de la boda. En los tiempos actuales algunos matrimonios se han quedado en los dos primeros elementos, es decir, en la vibración hormonal y en la sensación de no poder vivir sin el otro, es decir, en los sentimientos. Así que la voluntad reiterada de dar amor, o no ha existido desde el principio o no ha sido sólida, y tras las primeras contrariedades, incomprensiones o problemas de distribución doméstica de tareas, se desvanece la atracción física y el enamoramiento, y nace el sentimiento de que es mejor vivir sin el otro y por lo tanto se producen muchas rupturas.

Pero volvamos a los matrimonios, e insisto en las parejas casadas, porque el hecho de casarse es haberse dado un compromiso mutuo, más o menos profundo según el conocimiento real que se tenga de lo qué significa el matrimonio, sin hacer diferencias entre matrimonios católicos o civiles. Es evidente que a lo largo de la vida conyugal se han de superar muchos escollos pero hay que tener en cuenta que para se superen son necesarios actos repetidos de amor, en los que la voluntad de cada conjugue juega un papel primordial.

Es muy normal que con el tiempo la atracción física vaya disminuyendo, y el enamoramiento inicial no tenga aquella chispa tan atractiva del principio, sin embargo los actos repetidos de amor, forjados por la voluntad, pueden ir aumentando, aunque algunos los consideremos costosos. Los actos de la voluntad son siempre libres e inteligentes, es decir, derivados de la voluntad de un ser racional como lo es el ser humano. Estos actos en la relación conyugal son actos de querer hacer feliz al otro, y además cada día. El amor crea amor, del amor nace más amor, y el amor es compromiso, es entrega. De ahí que si no hay entrega hay ruptura. Pero esos los actos de amor de la voluntad no suponen violencia, no han de suponer violencia, el matrimonio no es una trinchera en la que van pasando por la cabeza un bombardeo detrás de otro, el matrimonio es la unión de dos personas que se comprometen mutuamente entre sí, compromiso que nace del amor para dar más amor.

No nos desanimemos antes unas cifras de rupturas muy elevadas. En muchos casos se debe a la falta de formación antes de casarse, o de no haber escogido la persona idónea y de no saber que la mejor empresa es la familia. Hoy en día también hay muchísimos matrimonios felices, pero no se hacen estadísticas, o si se hacen no son populares. Es realmente posible ser feliz en el matrimonio, claro que sí!!


septiembre 12, 2013

Trabajar y rezar

En estos, días los cristianos y también todas aquellas personas de buena voluntad, nos hemos unido a las jornadas de oración por la paz que ha convocado el Santo Padre Francisco. Desde nuestro domicilio o trabajo, desde nuestra vida corriente de familia, podríamos creer que no podemos hacer nada para frenar la guerra en tantos lugares donde ahora mismo sigue su fuego como en el Sudán, Afganistán, Egipto … Siria. Allí, familias enteras día tras día quedan destrozadas, los hijos pasan a ser huérfanos de padre o madre o de los dos, los matrimonios se rompen por el dolor, la sangre y el odio a causa de los efectos crueles de los bombardeos, de los ataques indiscriminados, del pillaje, las violaciones, entre otros actos deleznables.

Y aunque sabemos que las guerras comportan destrucción a todos los niveles, seguimos discutiendo sin llegar a ningún sitio. Esto pasa en el seno de las familias, de aquí y de todas partes. Las discusiones en ocasiones han sido provocadas por pequeñas tonterías y acaban en rupturas matrimoniales, los hijos que se van de casa, las familias se deshacen, los hermanos y padres que no se hablan, etc. Así que a un nivel de más alcance geográfico y de superiores consecuencias económicas y políticas, las conclusiones a la falta de diálogo y a los delirios imperialistas, nos influyen y nos alteran a millones de personas y familias. Además, a fecha de hoy, el enemigo, por ponerle un apelativo, no tiene frontera, lo hemos visto en numerosos atentados en diferentes ciudades muy características. De manera que este nuevo pánico que están creando los gobernantes de diferentes países con el fin de demostrarnos de qué son capaces, nos coge a la mayoría de ciudadanos de los diferentes países implicados en un estado de no saber qué hacer para frenar esta nueva carrera armamentística.

No se a qué enemigo se quiere atacar en Siria pues los dos bandos son musulmanes y al parecer es difícil distinguir cuál de los dos es menos malo, sin ánimo de molestar. Pero como en este blog no somos tertulianos de temas políticos, ni especialistas en el comercio de armas, ni analistas económicos, pues solo somos ciudadanos corrientes, como hemos dicho, nos hemos unido a las jornadas de oración por la paz porque los hombres y las mujeres, solos, no sabemos hacer nada sin Dios, tenemos que pedirle su ayuda para todo. Por ello no hay que preocuparse porque no podamos hacer nada en el frente específico para evitar la guerra.  Vamos a ocuparnos en una cosa que realmente es un arma, vamos a llenar nuestra vida de oración, no solo en esos momentos que dedicamos a dialogar directamente con el Señor, a escuchar la santa misa, a rezar el rosario: todo nuestro trabajo cotidiano, tanto el doméstico, que es muy importante, como el profesional, vamos a convertirlo en oración. 

Como decía D. Alvaro del Portillo, Siervo de Dios y en proceso de beatificación: “Recemos, trabajemos y permanezcamos en paz”.

septiembre 10, 2013

Fe y ciencia

El origen de las especies es la obra de Charles Darwin que recoge una teoría científica, fruto de la observación, del pensamiento y de la lógica científica, totalmente respetable como tal. Sin embargo en los tiempos de Darwin la ciencia se consideraba una disciplina que no podía explicarse junto a los hechos revelados en la Sagrada Escritura, cosa que significaba que cualquier descubrimiento, según su planteamiento, representaba un ataque frontal a Dios. De ahí que La duda de Darwin, nombre que recibe la película que en su versión original se llama Creation (Reino Unido 2009) refiera el tiempo en el que Darwin redactó su obra y en ella se describan las dudas razonables que sufrió al escribir la teoría sobre la evolución natural y cambiante de la vida, de la naturaleza, del ser humano, y de las especies animales y vegetales que crecían a su alrededor, tanto en sus viajes por el mundo como en su casa, destacando la teoría del eslabón perdido, el cual nunca llegó a demostrarse, ni siquiera actualmente. Nadie en aquella época de la Ilustración (siglo XIX) y del resurgimiento de las ideologías de pensadores alejados de Dios, que creían que la religión cristiana suponía un freno al hombre y a su crecimiento, supo ver que realmente es posible que la ciencia y la fe vayan de la mano; es decir, que la fe sin la ciencia es bien poco, o que la ciencia sin la fe es nada.

Darwin (Paul Bettany) y su esposa (Jennifer Connelly), protagonista a la par en el desarrollo de este libro tan controvertido, estudiado, reprobado, mal interpretado, eran cristianos, y como tales tuvieron dudas.  Darwin sufre enormemente la muerte de una de sus hijas, somatiza profundamente su dolor y lo mezcla con la confusión que le producen las conclusiones de su teoría al considerar que pueden atacar a Dios, sobre todo por el momento socio cultural y político de su tiempo, y por el vacío de fe que vive en ese momento. Pero no puede dejar de obviar su estudio sobre el origen de las especies, y finalmente lo publica. La película es dramática pero se comprenden las dudas, y sorprende como en los tiempos actuales se sigue utilizando el texto como arma para atacar a Dios, cuando ese no era el motivo, ni la clave del texto ni del autor, y además, como hemos dicho, no ha sido más que una teoría.


El director de Creation  nos sitúa en un ambiente de naturaleza y espacio propio de los años en que discurre la acción, con todo tipo de detalles. Por otra parte el matrimonio de Charles i Emily Darwin, abierto a la vida desde el inicio de su compromiso, nos da un ejemplo de experiencia conyugal con sus más y sus menos, con una ruptura debido al dolor, al silencio y a la incomprensión de ambos, así como el paso a una reconciliación deliciosa.

septiembre 07, 2013

Lo que Dios ha unido

“A partir de la encarnación y de toda la obra de la redención, el Hijo de Dios ha dado su vida para hacer a su Iglesia santa e inmaculada, uniendo lo humano a lo divino en modo único. Dentro de ese plan de redención, el matrimonio está llamado a ser símbolo de esa unidad. Pidamos  para que los esposos cristianos respondan a la tarea que les ha sido confiada.” *


*David Amado Fernández. Magnificat, num. 117. Agosto 2013

septiembre 05, 2013

Los Obispos de USA

La web www.marriageuniqueforareason.org editada en los idiomas más hablados del mundo -inglés y español- creada hace dos años para explicar y promover «la singular realidad y el auténtico significado de la palabra “matrimonio”, que habla de fe, fecundidad, unión estable entre hombre y mujer», se ha convertido en una de las webs más visitadas de América para profundizar en los temas clave en el debate sobre matrimonio y familia, intensificado a raíz de las recientes reformas legislativas que cuestionan el significado y el valor del matrimonio y de la familia tradicional, fundados en la unión de un hombre y una mujer, tal y como reconoce la ley federal en Defensa del Matrimonio, en vigor desde 1996, declarada inconstitucional por la Corte Suprema de Justicia, el pasado junio, en «un día trágico para el matrimonio y la nación americana», como lo han definido los Obispos. Todo ello a iniciativa de la Conferencia Episcopal Católica de los Estados Unidos.
 

La web, junto con otras dos www.foryourmarriage.org  y  www.portumatrimonio.org, pretende situar en el universo virtual «todos los recursos para apoyar, promover y proteger el matrimonio». Las firmas que incluye afrontan cuestiones esenciales del debate público sobre el matrimonio -diferencia sexual, menores, bien común, libertad religiosa, familia-, en la exploración del «único bien universal al servicio de la sociedad y de la dignidad de cada persona humana», por medio de subsidios multimedia y enseñanzas del catecismo y del magisterio de la Iglesia católica, junto a un blog de discusión y profundización y, a petición, un repertorio bibliográfico.

septiembre 02, 2013

Pontificio Consejo para la Familia

 ¿Quién es?  Es responsable de la promoción del ministerio pastoral y del apostolado de la familia, aplicando las enseñanzas y orientaciones del magisterio de la Iglesia. Las familias cristianas pueden ser así ayudadas a cumplir su misión educativa y apostólica, como respuesta a la realización del Evangelio de la familia en el mundo contemporáneo.

Al Dicasterio le corresponde la tarea de coordinar y promover los esfuerzos pastorales de cara a la procreación responsable y de animar, sostener y coordinar las iniciativas en defensa de la vida humana en todo el arco de su existencia, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural.

Otros temas candentes entran también en la esfera de competencia del Consejo: la teología y la catequesis de la familia; la espiritualidad conyugal y familiar; los derechos del niño y de la familia; la formación de laicos comprometidos en la pastoral familiar; los cursos de preparación al matrimonio.


El Dicasterio se ocupa también de otras cuestiones, como la demografía, la contracepción y el aborto, la esterilización, las cuestiones éticas y pastorales concernientes al sida y a los problemas de la bioética; la legislación relativa al matrimonio y a la familia, a las políticas familiares y a la tutela de la vida humana. El Arzobispo Vincenzo Paglia es, desde el 26 de junio de 2012, el nuevo presidente del Pontificio Consejo para la Familia. Fue nombrado el 4 de marzo del año 2000 Obispo de Terni-Narni-Amelia. Su inmediato predecesor fue el Cardenal Ennio Antonelli, presidente emérito. El Comité de Presidencia está compuesto por 18 Cardenales y 7 Arzobispos y Obispos; 20 matrimonios procedentes de todo el mundo, son miembros. El Dicasterio se sirve también de la colaboración de 40 Consultores y del trabajo cotidiano de 15 Oficiales y de numerosos voluntarios.

Desde 1994, a petición de las Conferencias Episcopales, el Pontificio Consejo ofrece cursos de actualización para Obispos y trabajadores pastorales sobre “Familia, vida y cuestiones éticas”. Desde 1994, Año de la Familia, el Dicasterio es responsable de la organización de los Encuentros Mundiales de la Familia, llevados a cabo en Roma 1994; Río de Janeiro 1997; Roma 2000 en el contexto del Jubileo de las Familias; Manila 2003; Valencia (España) en 2006; Ciudad de México 2009 y Milán (Italia) en 2012. El próximo Encuentro Mundial de la Familia tendrá lugar en septiembre de 2015 en Philadelphia, Estados Unidos.

En 1996, el Pontificio Consejo para la Familia puso en marcha la publicación de la Revista cuatrimestral, “Familia et Vita”, que recoge artículos de Obispos y expertos sobre los temas que entran en el área de competencia del Dicasterio. El Consejo ha promovido numerosas publicaciones, disponibles en diveros idiomas, sobre temas concernientes a la familia y a la vida. Cabe recordar el nuevo “Enchiridion” sobre la familia y la vida, editado por la Libreria Editrice Vaticana en 2012, y el poderoso volumen de las Actas (800 páginas) del VII Encuentro, llevado a cabo en la ciudad de San Ambrosio y de San Carlos.

Fue instituido por el Beato Juan Pablo II con el Motu Proprio “Familia a Deo instituta”, el 13 de mayo de 1981, día del atentado en la plaza de San Pedro, el Pontificio Consejo para la Familia sustituyó al comité para la Familia creado por Pablo VI en 1973.


Y aquí tenéis su web. 

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta