Ir al contenido principal

Hijos del prodigio de Dios

Todos somos hijos de Dios, creados por Él y a su imagen y semejanza, nacidos de los medios que Él mismo creó antes y predestinados así. Y desde los tiempos que Él sabe mejor que la ciencia, allí empezó la raza humana para el bien de Dios y de la humanidad. Siempre su mano creadora ha intervenido pues creó la naturaleza humana de tal forma que el mundo desde que es el mundo que conocemos se ha ido poblando sin fin. Sin embargo, a pesar de que seamos tan ciegos de no ser capaces de ver los prodigios de Dios, su diestra mano la impuso en aquél y en aquellos en los que depositó el origen de una gran descendencia, sin ser obstáculo la esterilidad manifiesta y propia de la edad de la mujer camino del envejecimiento. Pero si Dios creó el mundo y las almas, el tiempo, el presente y el futuro, convirtiendo todo en eterno, la esterilidad femenina no iba a ser tampoco ningún obstáculo, aunque sí lo es y lo era para los ojos humanos. Los prodigios de Dios se revelan en cada instante de nuestra respiración, de nuestra vida, y de nuestros ardientes deseos propios de la naturaleza humana, como lo es el deseo de nuestra proyección a través de la prole, de nuestros hijos y nietos. Por ello el deseo ardiente de tener hijos y la preocupación de que estos “no lleguen” han inquietado a muchos matrimonios desde los tiempos más antiguos de nuestra humanidad. Y la mano prodigiosa de Dios para conceder esa petición después de mucha entrega y oración a Dios, ha quedado reflejada en el Antiguo Testamento, como acto revelado por Dios y para efecto eterno de las generaciones humanas futuras.

Joseph Ratzinger, el Papa Emérito, en “La Infancia de Jesús” nos ofrece un estudio profundo de la encarnación, nacimiento e infancia de Jesucristo, no sin hallar la preparación y el anuncio a todo ello en la Sagrada Escritura. 

Allí leí la belleza de esos hijos prodigiosos de Dios, que por su amor vinieron al mundo para el bien de todos nosotros. 

Y en el apartado del anuncio a Zacarías sobre el mensaje del nacimiento del Bautista, Ratzinger escribe:


En primer lugar encontramos las historias similares de la promesa de un niño engendrado por padres estériles, que justo por eso aparece como alguien que ha sido donado por Dios mismo. Pensemos sobre todo en el anuncio del nacimiento de Isaac, el heredero de aquella promesa que Dios había hecho a Abraham como don: << Cuando vuelva a verte, dentro del tiempo de costumbre, Sara, habrá tenido un hijo … Abraham y Sara eran ancianos. De edad avanzada, y Sara ya no tenía sus períodos. Sara se rió por lo bajo… Pero el Señor dijo a Abraham: “Por qué se ha reído Sara? … ¿Hay algo difícil para Dios?”>> (Gn 18, 10-14). Muy similar es también la historia del nacimiento de Samuel. Ana, su madre, era estéril. Después de su oración apasionada, el sacerdote Elí le prometió que Dios respondería a su petición. Quedó encinta y consagró su hijo Samuel al Señor (cf.1S1). Juan está por tanto en la gran estela de los que han nacido de padres estériles gracias a una intervención prodigiosa de ese Dios, para quien nada es imposible. Puesto que proviene de Dios de un modo particular, pertenece totalmente a Dios y, por otro lado, precisamente por eso está enteramente a disposición de los hombres para conducirlos a Dios.

Entradas populares de este blog

Amor fiel y exclusivo

Releer los textos del Magisterio de la Iglesia abre siempre luces en nuestra alma y en nuestro corazón sensible. Por ello es muy recomendable volver a ellos para hacer un repaso o iniciar una lectura interesante. 

Hoy proponemos la Encíclica Humanae Vitae la cual se centra en el tema de la transmisión de la vida, concedida a los esposos como colaboradores de Dios. Esta encíclica la publicó Su Santidad Pablo VI el 25 de julio de 1968. En los puntos 8 y 9 el Papa escribe sobre el amor conyugal al cual le atribuye las características de:amor humano, total, fiel y exclusivo hasta la muerte, y fecundo. Estos aspectos básicos nos pueden llevar a la reflexión interior de cómo vivimos en el seno de nuestro matrimonio estas características que lo conforman.
El amor conyugal

8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor, "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra". El matrimo…

El adulterio, pecado mortal

El adulterio es una violación y una trasgresión al compromiso establecido entre dos personas casadas entre si. Por lo tanto es algo que ocurre en el ámbito matrimonial y se refiere al hecho de tener relaciones sexuales con una persona distinta a tu propio cónyuge. Con los siglos, los años, los tiempos y la moral supérstite, el adulterio ha ido cambiando de peso en cuanto el castigo que pudiera merecer y las consecuencias que por él se derivasen. Conocemos como todavía en algunos países se apedrean a mujeres por haber sido acusadas de adúlteras, o como en otros países, España por ejemplo (hay muchos más) no es causa de nada, jurídicamente hablando. Si ante la ley no supone ninguna pena o castigo, ni es causa de separación ni de divorcio, lo que está claro es que para el cónyuge víctima supone una frustración imponente, un disgusto tremendo, y un caos emocional que le va a ser difícil de superar, todo ello –aunque legalmente no haya protección- podría llevar al matrimonio a separaciones…

Estos maridos ¡qué poco nos conocen!

Empieza la vida normal cosa que no se cómo calificarla, de caos, de ruina o vayausted a saber, pues aquello llamado normalidad ha sobrepasado a lo objetivo. Lo cierto es que todos aquellos preparativos navideños se consumierony,por fin, la vida sigue adelante con la normalidad de cada cual. Y vuelven aquellas rutinas o hábitos que en un ambiente de trabajo forman parte de la jornada: estirar las piernas y tomarse un café con las compañeras para ponerte al día de los nuevos abatares.
Todas a la vez: - ¿Qué tal han ido los Reyes Magos? - Ay! no me hables, estoy incendiada, dijo Sandra - Pero, qué ha ocurrido, dijimos (también todas a la vez) - Pues la noche del cinco fueron llegando los regalos, yo oía muchos ruidos así que me levanté del susto y fui al salón, y ¡no sabéis qué me encontré! - ¡Un ladrón!, dijo una. - ¡No!, dijo Sandra - Venga, ¡di!, dijo la otra, mientras todas revolvíamos agitadamente el café con el palito de plástico. - ¡Un cohete! - ¿Cómo? - ¡Sí, un cohete! - No puede ser, dijim…