febrero 14, 2013

San Valentín casaba en secreto


Lo más bonito de hoy es que los que amamos seamos capaces de decirle a nuestro amado que le queremos un poquito más. Ellas a ellos, y ellos a ellas, así de sencillo. Si además, corresponde una pequeña celebración consistente en una cena con velas o  regalar un ramillete de flores, pues será un "Te quiero"más dulce. Pero si no se puede, porque la distancia, el trabajo o la salud no lo permiten, no pasa nada. Podemos enviar un correo electrónico, un mensaje privado, una postal (aunque enviada a destiempo) hacer una llamadita, en fin, el amor como siempre es creativo ya inventará cómo enviar ese virtual mensaje de amor.
 
Pero lo que no es cierto es que la fiesta de los enamorados que se celebra hoy sea un invento comercial, pues tiene un origen cristiano. Resulta que en la época del Imperio Romano allá por el siglo III, cuando gobernaba Claudio II. El emperador prohibió los enlaces de matrimonios jóvenes porque consideraba que los hombres solteros eran mejores soldados. Y vete aquí que un sacerdote llamado Valentín, santo y muy conocido, se rebeló contra ese decreto y casó en secreto a muchas parejas. A pesar de que al principio el emperador mostró interés por Valentín se dejó influir por sus oficiales. Valentín murió martirizado y decapitado el día 14 de febrero del año 270.

Así que pasado el tiempo, a mediados del siglo XIX consta que empezaron a enviarse unas postales con cupidos y flechitas el día de San Valentín y fueron llamadas “valentinas”. A día de hoy ya sabemos que además de postales, pasteles en forma de corazones .... los comercios nos ofrecen muchas cosas para obsequiar a nuestra persona amada. 

En definitiva, no hemos de olvidar que san Valentín fue un sacerdote que dió su vida por Jesucristo y el matrimonio cristiano.

¡Muchas felicidades a todos los enamorados!

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta