enero 13, 2013

Una vida normal


No es cierto que la vida oculta de Jesús, María y José haya sido un silencio que no quiera decir nada, al contrario  es un periodo de tiempo de silencio muy importante pues significa para nosotros que la vida normal de familia es divinizable. Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre, trabaja, vive en familia, junto y cerca de sus parientes más cercanos. Es el gran mensaje de ese periodo, que la vida diaria que vivimos, y que para la gran mayoría es una vida corriente y normal, es santificable. Así nosotros junto a nuestro esposo, o esposa, hijos, nietos, padres, etc… en el trabajo de cada día, profesional o en el hogar, en las contrariedades, en las enfermedades, en las alegrías también, podemos santificar nuestra vida normal, y que gracias a Dios siga siendo normal!! Pues, de otra manera, quien vive solo de ilusiones humanas muere de desengaños.  

*En la foto, el matrimonio Tomas Alvira y Paquita Dominguez, un matrimonio en proceso de beatificación

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta