septiembre 27, 2012

Lazo sagrado

Este es el título, para España, de una película muy antigua, sin embargo, si el mismo guión lo viéramos en color y con actores modernos nos resultaría plenamente actual pues si bien hay cosas propias de la moda y del tiempo en qué se vive, otras persisten porque pertenecen a la naturaleza humana. Made for Each Other (Uno para el Otro) es su título original, fue filmada en USA en 1939; está interpretada por la bella Carole Lombard y el no menos galán James Stewart. Este film comienza cuando una pareja de enamorados se ha casado al poco de conocerse. Inician su andadura matrimonial no exenta de problemas. La historia se sitúa en el año 1938, un año en el que se iniciaban las mejoras en Estados Unidos después de la gran depresión económica, pero continuaban siendo tiempos difíciles. En primer lugar, no pudieron hacer su viaje de novios por los impedimentos laborales de Jhonny; después debido a que los ingresos económicos no eran demasiado importantes, tuvieron que ir a vivir al apartamento de la madre de Johnny; después le bajaron el sueldo porque el despacho de abogados donde trabajaba hizo recortes….También tuvieron su primer bebé. El punto álgido de la película se desarrolla en la nochevieja que daba paso a 1939. En esa noche, el bebé enferma gravemente, al mismo tiempo, el cúmulo de problemas insoportables para ambos protagonistas, está a punto de romper el matrimonio. Pero la esperanza no se cierra, la fe se aviva y la gente con corazón responde. Así que se trata de una película encantadora, que en algún momento te hace saltar alguna lagrimita, llena de esas peripecias que tantos matrimonios de hoy y de siempre vivimos cada día.

septiembre 24, 2012

La Virgen de la Merce protege a Barcelona

Hoy es el día de la Mare de Déu de la Mercè (Nuestra Señora de las Mercedes), patrona de la ciudad de Barcelona (España) y de algunos otros lugares también. Celebran su onomástica las Mercedes, Merche, Merce, Merceditas….muchas felicidades a todas ellas.

En la Ciudad Condal, se celebran muchos actos lúdicos, civiles y religiosos en conmemoración de la fiesta. En el canto religioso del día se la llama princesa y se le pide que proteja a su ciudad, cosa que siempre necesitamos.

Además, Nuestra Madre del Cielo es nuestro mejor modelo, y al que en todo momento hemos de mirar en señal de afecto, de clamor o petición pues “Durante toda su vida, y hasta su última prueba, cuando Jesús, su hijo, murió en la cruz, su fe no vaciló. María no cesó de creer en el cumplimiento de la palabra de Dios. Por todo ello, la Iglesia venera en María la realización más pura de la fe”.*

* Cita del artículo 149 del Catecismo de la Iglesia Católica

septiembre 23, 2012

Rezar por las familias

El pasado 15 de septiembre se celebró en el santuario de Nuestra Señora de los Ángeles de Torreciudad la 23 Jornada Mariana de las Familias. A mí, como a miles de familias, nos gusta, año tras año, subir hasta el pre Pirineo de Huesca (España) a rezar junto a tantísima gente. Este año la cifra de peregrinos ha llegado a 11000! Por supuesto no ha sido noticia de los medios de comunicación. Salvo algunos medios de la comarca y algunas webs que creen en los valores cristianos, no se han hecho eco del encuentro. Sin embargo, es un acontecimiento del que nos sentimos felices y orgullosos porque, como decía el beato Juan Pablo II, “La familia que reza unida, permanece unida”. La santa misa y el santo rosario fueron el centro de la peregrinación. Además, los cuarenta confesionarios que se encuentran en las capillas interiores no pararon de administrar el sacramento del perdón, pues en Torreciudad el oído del alma endurecida se afloja y empieza a oír a Dios, y los sacerdotes, que de forma figurativa son los otorrinos espirituales, pasaron consulta todo el día. En definitiva, después de cada Jornada mariana, te sientes renovada y con un nuevo impulso para seguir adelante con este proyecto de la evangelización, misión que tenemos todos los cristianos.

septiembre 20, 2012

El Matrimonio une a los cristianos

El Matrimonio Mixto, según los cánones de la Iglesia católica, no se refiere al sexo de los cónyuges, o a otra característica meramente humana, se refiere a la religión que profesa cada uno de los futuros contrayentes. En efecto, el matrimonio mixto es aquel que podrá celebrarse entre un hombre y una mujer, en el que uno de ellos es católico, y el otro un bautizado no católico. Cuando se dan estas circunstancias, para que el matrimonio se configure válidamente, sin ningún defecto inicial de forma, hemos de conocer, antes de seguir adelante con el proyecto de vida matrimonial, lo que está dispuesto en el Catecismo de la Iglesia Católica.  

El matrimonio mixto está regulado en los artículos 1633 al 1637 en el Catecismo de la Iglesia Católica; en el Compendio en su artículo 345; y en el YOUCAT en el artículo 267, el cual dice lo siguiente:



“¿Qué se hace cuando un católico quiere casarse con un cristiano no católico?
En este caso, para la celebración del matrimonio hay que solicitar un permiso expreso de la autoridad eclesiástica. Porque el matrimonio llamado mixto (entre católico y bautizado no católico) exige por ambas partes una fidelidad especial a Cristo, de forma que el escándalo, aun sin remedio, de la separación de los cristianos  no se continúe en pequeño y lleve quizás incluso al abandono de la práctica religiosa”.

En consecuencia, hemos de acudir a la sede de la diócesis del lugar del domicilio, es decir al obispado, y preguntar los requerimientos documentales o de otro tipo que serán necesarios para obtener esa autorización para luego casarse. Esto es significativo, no solo para contraer matrimonio, sino además para estrechar lazos con nuestros hermanos cristianos.

A continuación, el link de la web del Youcat.

YOUCAT, el Catecismo de los jóvenes

septiembre 16, 2012

Los elementos que construyen la familia

El Santo Padre Benedicto XVI, en el VII Encuentro Mundial de la Familias, en la homilía de la celebración eucarística del día 3 de junio de 2012, en Milán, nos animó profundamente a seguir en la vocación del matrimonio cristiano. Ahora es un nuevo momento para releer aquella brillante homilía; sin duda despertará en nosotros ideas nuevas o antiguas, para empujar y seguir adelante en la relación conyugal.

A continuación se cita un extracto, y al pie, el link de todo el texto de la santa sede.

"Vuestra vocación no es fácil de vivir, especialmente hoy, pero el amor es una realidad maravillosa, es la única fuerza que puede verdaderamente transformar el cosmos, el mundo. Ante vosotros está el testimonio de tantas familias, que señalan los caminos para crecer en el amor: mantener una relación constante con Dios y participar en la vida eclesial, cultivar el diálogo, respetar el punto de vista del otro, estar dispuestos a servir, tener paciencia con los defectos de los demás, saber perdonar y pedir perdón, superar con inteligencia y humildad los posibles conflictos, acordar las orientaciones educativas, estar abiertos a las demás familias, atentos con los pobres, responsables en la sociedad civil. Todos estos elementos construyen la familia".

Homilía sobre la familia y el matrimonio, Benedicto XVI

septiembre 11, 2012

Una oración en el ritual matrimonial

La celebración del Matrimonio católico para que sea válido debe tener tres elementos esenciales: el primero el consentimiento de los novios, la bendición e intercambio de anillos y la bendición nupcial. Además, en la celebración se recitan y rezan unas oraciones muy bonitas. Todo ello está en los libros litúrgicos de la Iglesia católica. El sacerdote que bendecirá el Matrimonio es el que suele sugerir a la futura pareja la conveniencia del contenido de la celebración pero con la aceptación  de los novios que son en definitiva quienes serán los ministros del sacramento.

Seguidamente, me refiero al rito de los desposorios cristianos según el rito occidental romano; los nombres propios de Joan e Isabel están en el lugar donde se han de decir los nombres del hombre y de la mujer que se casan:

Señor Dios nuestro,
que para revelar tus designios
quisiste que el amor del hombre y la mujer
fuera signo de la alianza
que estableciste con tu pueblo,
y que la unión de los esposos
en el sacramento del matrimonio
manifestara las bodas de Cristo con la Iglesia.

Extiende tu mano protectora
y sobre estos hijos tuyos Joan e Isabel
que a lo largo de la vida común,
santificada por este sacramento,
se comuniquen los dones de tu amor
y que, siendo el uno para el otro signo de tu presencia,
sean en verdad un solo corazón y un solo espíritu.

Concédeles, Señor,
mantener con su trabajo la vida de su hogar,
y educar a sus hijos según el Evangelio,
para que formen parte de tu familia santa.
Colma de bendiciones a tu hija Isabel
para que pueda cumplir sus deberes de esposa y madre,
y sea el alma y la alegría del hogar.
Bendice también a tu hijo Joan,
para que cumpla su misión
de esposo fiel y padre solícito.
Concede, Padre Santo,
a quienes se han unido ante ti
y desean acercarse a tu mesa,
participar un día en la alegría del banquete eterno.
Por Jesucristo Nuestro Señor.

Ahora, ánimo! Que con tanta belleza y buenos augurios en manos de Dios, tenemos mucho camino hecho en el matrimonio de nuestra vida.

septiembre 08, 2012

El sometimiento en el Matrimonio

La lectura simplista y lineal o literal de los textos sagrados, tanto del Antiguo Testamento como del Nuevo, nos puede llevar a confusiones, y en definitiva a no entender nada. No se pueden leer como una noticia de un periódico habitual. De la Sagrada Escritura no se puede extrapolar nada del contexto en que está escrito, de la época y de su misión: mostrar la Revelación de Dios y la Redención; siempre hay que leerlos a la luz de la fe, para su real y completa comprensión. En efecto, si leemos de san Pablo a los Efesios (5, 21-32) el extracto referido al Matrimonio a frases sueltas, y con mala fe, nos podemos encontrar con que la mujer, la esposa, mejor se ponga debajo de una mesa para no ser azotada, o eche a correr y salga del domicilio conyugal.

Este texto empieza y sigue así:

“Hermanos: Sed sumisos unos a otros con respeto cristiano. Las mujeres, que se sometan a sus maridos como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la Iglesia; él, que es el salvador del cuerpo. Pues como la Iglesia se somete a Cristo, así también las mujeres a sus maridos en todo”.

Este punto ha sido despreciado y criticado muy a menudo porque el concepto de sometimiento induce a entenderse como represión. En cambio, la palabra “someterse” en el diccionario de la lengua tiene muchas más acepciones. Una muy habitual es la que se usa en las cámaras legislativas o asambleas parlamentarias cuando se dice que tal texto “se somete a votación”. Creo que ningún parlamentario se siente oprimido ni reprimido porque se le ofrezca la posibilidad de votar, además puede votar o no, es decir abstenerse, votar sí o no, salir de la cámara a tomar un café… etc. Así, en el Matrimonio “someterse” también puede significar: mostrar, ofrecer, exponer, proponer, sugerir, plantear, expresar, presentar, formular, brindar, encomendar, delegar…

A continuación san Pablo dice:

“Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a su Iglesia. Él se entregó a sí mismo por Ella, para consagrarla, purificándola con el baño del agua y la palabra, y para colocarla ante sí gloriosa, la Iglesia, sin mancha ni arruga ni nada semejante, sino santa e inmaculada. Así deben también los maridos amar a sus mujeres, como cuerpos suyos que son".

En este pequeño extracto, el cual sigue con más enseñanzas para los esposos, podemos comprobar que tanto revuelo por lo del sometimiento está fuera de lugar. En lo que insiste san Pablo y es la lección más importante, es que tanto el hombre, el esposo, como la mujer, la esposa, tienen un auténtico y único referente: Cristo y su Iglesia.

septiembre 06, 2012

Se casan

Una madre sabe que sus hijos, cuando se hacen mayores, quieren volar, independizarse, pero no tienen más remedio que seguir viviendo en la casa de los padres hasta que se da ese mejor momento para irse. De repente, llega ese día que lo has visto venir, con más o menos escepticismo, pero lejanamente, y te dice: ¡Mamá! me he prometido, ¡nos casamos el año que viene! Entonces, te pones contenta, te hace feliz saber que tu hijo es feliz también, que tiene un proyecto de futuro de felicidad eterna pues lo ha unido al de Dios para que Él lo bendiga.


Pero al cabo de unas horas, cuando se reempieza la rutina que debido a las emociones se había interrumpido, te entra esa sensación profundamente íntima de madre de que aquel hilo umbilical imaginario que se mantenía en el aire del hogar paterno, en breve, se iba a disipar. Dejas en su dormitorio su ropa planchada, alguna cosa más que le corresponde poner en sitio y miras sus cosas, ordenadas, sus recuerdos a la vista, y piensas que en breve será esposo de su esposa, bella entre todas, buena, la mejor para él, sin duda, pues los dos se quieren y desean establecer un compromiso mutuo y para siempre, pero, tú la madre, sentirás el último desgarro pues él dejará la casa de su padre y de su madre y se unirá a ella en una solacarne. Imaginas tu casa con tus hijos, pero borras la imaginación para no rebobinar y atropellarte. Éste era último que quedaba en casa, y pronto se irá fuera del hogar familiar. Has hecho lo que has sabido y lo que has podido, y Dios sabrá si los has hecho bien. A pesar de que todo era bueno, se te llenan los ojos de lágrimas, que las retuviste para no demostrar flojera ni compasión, finalmente en tu soledad lloras porque ves que pronto aquella habitación quedará vacía. Pero no pasa nada, es la ley de vida natural. Te pones en marcha, a pensar, y concluyes (de momento) ¡menos mal que hemos ahorrado un poco! porque tendremos una boda en la familia, que esperamos que sea presidida por el amor y la austeridad... un nuevo motivo para transmitir nuevas ilusiones en este blog.

septiembre 01, 2012

En contra del aborto

Todos tenemos derecho a cambiar nuestras ideas, actitudes, maneras de pensar y de partido político a la hora de elegir a nuestros representantes en las cámaras legislativas y gobiernos, sobre todo si con anterioridad nuestra elección no fue moralmente justa. A partir de ahora, mirando al futuro, lo importante es usar la conciencia, y si está adormecida, despertarla. Estas agitaciones se producen cuando se inicia un proceso electoral, como ocurre cada cuatro años en USA, para cambiar de Presidente, o bien para confirmarlo un nuevo periodo. Vemos sus magníficas campañas electorales como un gran espectáculo, incluso con los errores o equivocaciones, sin que sean tomas falsas, en vivo y en directo. Todo aquel gentío ilusionado y aplaudiendo parece que nos contagie a estar a su vez de acuerdo con todos ellos.

El toque publicitario lo dan siempre los señores y las señoras de Hollywood. Uno de ellos que en esta campaña electoral no lo he visto, todavía, participar en favor de ningún candidato es Jack Nicholson, el cual no solo es conocido por su amplia filmografía, muy interesante, con más de 65 películas, sino por su vida disoluta. Sin embargo se produjo un acontecimiento importante en su vida que le hizo cambiar diferentes posicionamientos que había sostenido hasta entonces. En estos últimos años se proclama antiabortista: se enteró, tarde, que la mujer que le había hecho de madre era su abuela, y la que le había hecho de hermana mayor era su madre; ésta se quedó embarazada muy jovencita y le propusieron abortar, pero ella a pesar de los problemas que tuvo que afrontar, siguió adelante, ¡una mujer valiente!. Jack Nicholson ante este acontecimiento impresionante, proclama: Estoy en contra del aborto…Mi única emoción es la gratitud, literalmente, por mi vida.  Esta actitud a favor de la vida también la hemos de encontrar en nuestros gobernantes, legisladores, presidentes y reyes, para votarles realmente en conciencia y a conciencia.

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta